Revista Qué

24 Feb 2015 | Informe

Buenos aires, usurpada

Según las cifras del Ministerio Público Fiscal en 2014 se abrieron 1125 expedientes por ese delito. Por su parte, los vecinos registraron 290.

Susana había decidido ir a pasar el fin de semana a la casa de una de sus hijas en Burzaco, provincia de Buenos Aires. Durante tres días seguidos disfrutó de sol, pileta y sus tres nietos. Sin embargo, cuando regresó a su departamento una sorpresa la estaba esperando: lo habían usurpado.

usurpacionesLas cifras del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, a las que tuvo acceso QUÉ, registraron que hasta noviembre de 2014 hubo 1125 usuparciones. En el último “Mapa del delito” elaborado por las asocaiones vecinales, y coordinado por el presidente de la Asociación Barrio Recoleta, Nelson Durisotti, recibieron 290 reportes de inmuebles tomados.
En la ciudad además, según las cifras del Instituto de la Vivienda (IVC) hay 340.975 viviendas ociosas. “Si el Gobierno construyera tan solo 100.000 viviendas se termina el problema del déficit”, sostuvo el legislador por el Movimiento Socialista de Trabajadores (MST), Alejandro Bodart.

Aunque en diferentes magnitudes, ambas radiografias tienen varios puntos en común. Las comunas en las que más se repiten éste tipo de delitos son las 1, la 8, la 4 y la 3. En cuanto a los barrio en particular los más afectados son Flores, Balvanera, Palermo y Villa Lugano. En cada comuna la situación es diferente. Sin embargo en la 3 es dónde los vecinos están más asustados. Fuentes judiciales confirmaron la existencia de allanamientos en los que se buscó estupefacientes por las denuncias de los vecinos, sin embargo hasta ahora no dieron resultados positivos.

Las mismas fuentes explicaron que hay dos tipos de ocupaciones: las que son en viviendas ociosas, es decir, lugares deshabitados por bastante tiempo que nadie reclama, o las usurpaciones propiamente dichas.

En cuanto a los primeros, la mécanica es bastante simple. Una vez que uno de los okupas encuentra una vivienda de esas características, la toma y luego se dedica a comercializar las piezas. “Hay piezas que se han vendido en $20.000”, señaló una calificada fuente judicial. Allí es dónde ocurren la mayoría de los delitos que señalan las organizaciones vecinales. El otro tipo de robo de vivienda, necesita un poco más de logística e inclusive hay “mafias” que se dedican a ello.

“Primero hacen una labor de inteligencia para encontrar inmuebles. Luego van, rompen las cerraduras, llegan tres mujeres con un chico cada una, llevan cuatro colchones y se instalan. Si pasan tres o cuatro días y nadie se entera, comienzan a comercializar la vivienda. Inclusive tienen abogados que los defienden”, contó indignada una fiscal que conoce de éste tipo de delitos.

En la comuna (Nuñez y Belgrano) la situación alcanzó niveles alarmantes, “Antes ésto no pasaba acá. Ahora los vecinos tenemos que estar atentos porque cada vez ocupan más casas antiguas”, explicó Ana Paulesu, asesora de la Asociación Vecinos de Belgrano. Paulesu. “El problema de las usurpaciones y toma de viviendas es multicausal. Hay medio millón de personas en emergencia habitacional, no hay políticas adecuadas de vivienda, no hay ofertas de créditos hipotecarios, hay crecimiento de planes sociales pero no de empleo, hay pobreza estructural, delincuentes organizados, ineficacia policial e inoperancia política. La suma de todos esos elementos explica la cantidad de casos que hay de éste delito”, reflexionó Durisotti.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°20 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?