Revista Qué

26 Nov 2012 | CROMAÑÓN

Chabán rompió el silencio

El ex gerenciador del boliche Cromañón, Omar Chabán, se presentó este lunes en un programa de televisión y dio su versión de lo ocurrido en la noche del 30 de diciembre de 2004 en la cual murieron 194 personas durante un recital de Callejeros.

Chabán volvió a apuntar contra quien tiró la bengala

Chabán insistió en la responsabilidad del que tiró la bengala.

A fines de octubre, la Justicia determinó que tanto el empresario como los integrantes de la banda y otros implicados en la causa continúen en libertad hasta que queden firmes las condenas que les impuso la Cámara Federal de Casación Penal.

El ex gerenciador decidió romper el silencio al presentarse en un programa de televisión para defenderse de las acusaciones y explicar el papel que, según él, jugó en la tragedia.

“Si yo no bajo el sonido, la gente no empieza a salir y ahí adentro nos moríamos todos”, se defendió Chabán. En ese sentido, el periodista Mauro Viale le preguntó “¿De quién es la responsabilidad de la tragedia?”. “De estos tres pibes que prendieron las bengalas y hay que prohibir el material (la tela que se usaba para proteger el techo”, respondió el empresario, reafirmando la postura que mantuvo desde un principio.

Chabán recordó que durante un recital de La Renga un joven perdió la vida al ser impactado por una bengala náutica, sin embargo en aquel entonces se cargó la responsabilidad sobre el joven que había utilizado la pirotecnia y no sobre el dueño del estadio.

“A mí ya me han juzgado. Los que tiraron los fuegos artificiales estaban atrás y tenían conocidos alrededor. Hay un montón de chicos que saben quiénes tiraron la bengala”, insisitó y detalló lo que recordaba de esa noche: “Aparecen tres locos a mi derecha que empiezan a tirar cosas al techo. Nunca se supo quiénes eran. En un momento hay un loco que tiró una bengala que quedó colgada en el techo”.

El empresario también defendió a su ex empleado de seguridad, Raúl Villarreal, quien –según sus palabras- durante 20 años se dedicó a cobrar entradas y a enseñarles a las nuevas bandas de rock cómo se administraba la organización de recitales. “Ganaba 50 pesos por noche”, recordó.

Mientras espera que se sustancien los recursos de apelación contra el fallo de la Cámara de Casación, Chabán dice que espera “con miedo” la resolución de caso. Pasa sus días leyendo y viendo películas y asegura que no hará “más nada” en su vida. “Si sabía que iba a ir a prisión, no hubiera hecho nada. Me hubiera dedicado a dirigir obras de teatro”, indicó.

Chabán adelantó que aceptará lo que diga el Poder Judicial, pero advirtió que empezará a hablar en distintos medios de prensa para defenderse. “Tenemos que salir todos los condenados a hablar, sino nos transformamos en un número”, aseguró.

Compartir
?