Revista Qué

21 Sep 2016 | sanidad

Faltan centros de salud en la Comuna 1

El comunero de la Coalición Cívica, Santiago Espil, que se desempeña en la Junta Comunal 1 de Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montsearrat y Constitución, se refirió a la escasez de centros de salud en su distrito y a la carencia de otras cuestiones que tienen que ver con la sanidad. El comunero […]

El comunero de la Coalición Cívica, Santiago Espil, que se desempeña en la Junta Comunal 1 de Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montsearrat y Constitución, se refirió a la escasez de centros de salud en su distrito y a la carencia de otras cuestiones que tienen que ver con la sanidad.

espil

El comunero se expresó a través de una nota de opinión que le hizo llegar a RevistaQué.com, y que se destaca a continuación:

“LA NECESIDAD DE LOS CENTROS DE SALUD EN LA COMUNA 1”

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, mantiene al día de hoy una deuda con todos los vecinos de la Comuna 1 en materia de Salud: 2 Centros de Salud proyectados e inconclusos y falta de respuestas concretas.
Hoy, a más de 10 años de espera, creemos necesario reflexionar acerca de lo sucedido en este tiempo y las necesidades en materia de salud en nuestra Comuna.

En el año 2004 por pedido de los vecinos y a través del presupuesto participativo, se decidió la construcción de dos CESACs para la Comuna 1, en los barrios de San Nicolás y Monserrat. Posteriormente, en el año 2005, en GCBA solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo un préstamo para el “Programa Público de Reformas del Sector Municipal” por 200 millones de dólares (el cual al día de hoy seguimos pagando) en el que estaban proyectados centros de atención primaria de Salud para los barrios de San Nicolás y Monserrat. En este sentido, en los presupuestos de los años 2005, 2006 y 2007 se incluyeron partidas presupuestarias para la construcción del CESAC previsto en Viamonte 1747 en el barrio de San Nicolás.

Tiempo después, durante la gestión del Ministro de Salud, Jorge Lemus, se aseguraba desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que si bien la obra estaba retrasada, se anunciaba para el barrio “un Centro de Salud de nivel tres, una posta sanitaria del SAME, un centro de adicciones y también algo sobre discapacidad”.

Sin embargo, a pesar de las promesas, éste no fue finalizado y la posibilidad de acceder a una atención temprana de la salud nunca llegó a los vecinos del barrio de San Nicolás. Al día de hoy, en el predio sólo hay un par de estructuras abandonadas que van contra cualquier precepto de seguridad e higiene y que no cumplen con la misión para la cual fueron diseñadas.

Cabe entonces preguntarnos ¿por qué son tan necesarios los centros de atención primaria para los vecinos de la Comuna 1?

En primer lugar, debería alcanzar para responder esta pregunta, el hecho de que los mismos vecinos, que son quienes conocen mejor que nadie sus propias necesidades, lo plantearon en las audiencias de Presupuesto Participativo de los años 2003 y 2004. No obstante ello, hay indicadores que ponen de relieve y que confirman la necesidad de este pedido realizado por quienes viven en la Comuna.

Es sabido que las comunas del Sur, muestran datos socioeconómicos desfavorables respecto al promedio de la Ciudad. Sin embargo, no es tenido en cuenta, que nuestra Comuna en algunos aspectos, presenta similares insuficiencias que los barrios más postergados. Tomando un indicador global como el porcentaje de población con necesidades básicas insatisfechas (N.B.I), la Comuna 1 presenta la peor marca en toda la Ciudad, con más del doble de la media de todas las comunas. Mientras la Ciudad muestra de modo general un 7,0% de población con N.B.I, en la Comuna 1 esta proporción asciende a 18,1%, muy por arriba del 14,9% en la Comuna 4 y el 13,8% en la Comuna 8 .

Otro factor destacable es la dependencia del Sistema de Salud Pública de la población que reside en la Comuna 1. La población porteña que depende exclusivamente de la atención en centros asistenciales públicos tuvo un descenso sostenido en los últimos años, pasando de un 25% en el 2002 para estabilizarse en torno al 18% en el 2015 . Por el contrario, en la Comuna 1 la demanda del Sistema Público de Salud se viene incrementando hasta implicar la cobertura de más del 30% de los vecinos en el mismo periodo . A su vez, se ha visto que quienes son atendidos en el Sistema Público, realizan menor cantidad de consultas por controles médicos y de prevención que quienes se atienden en el sistema de obras sociales y prepagas. Entre quienes se atienden en el sistema público el 31,3% realizó una consulta en los últimos seis meses por control o prevención, mientras que entre los afiliados a obras sociales esta proporción asciende a 44,9% y a 51,7% en prepagas . Este menor acceso a consultas para el cuidado temprano de la salud repercutirá luego en consultas tardías y de mayor severidad, contribuyendo a su vez en la saturación de guardias y a la demanda de atención en niveles de mayor complejidad.

Los indicadores antes descriptos, nos muestran la necesidad de enfocar las políticas de salud pública en fortalecer el sistema de atención primaria, por su cercanía al vecino y su rol fundamental en la prevención y cuidado temprano de la salud.

Esta realidad requiere de medidas concretas para garantizar una adecuada respuesta a la creciente demanda al sistema de salud pública en nuestros barrios. Consideramos que la construcción de los Centros de Salud y Acción Comunitaria en los barrios de San Nicolás y Monserrat, no solo daría respuesta a un reclamo histórico de los vecinos sino que contribuiría a una mejor atención de la Salud de quienes vivimos y transitamos en los barrios de la Comuna 1.

Compartir
?