Revista Qué

21 Ago 2016 | Comuna 11

Guzzini se corta solo

Moneda corriente en la Comuna 11. En el distrito que integra a los barrios de Devoto, Santa Rita, Villa del Parque y Villa General Mitre, los comuneros se trenzan una y otra vez en el cuadrilátero de la Junta Comunal. Y mientras, desde la oposición se sigue denunciando la falta de transparencia y la nula […]

Moneda corriente en la Comuna 11. En el distrito que integra a los barrios de Devoto, Santa Rita, Villa del Parque y Villa General Mitre, los comuneros se trenzan una y otra vez en el cuadrilátero de la Junta Comunal. Y mientras, desde la oposición se sigue denunciando la falta de transparencia y la nula coparticipación en la toma de decisiones. Desde el otro bando aseguran, sin ponerse colorados, que todo es público, que todo se enmarca dentro de la ley y que nada se oculta.

Guzzini se corto solo #97
La reciente licitación privada 8862/SIGAF/2016 para “Reparación de Aceras y Obras Conexas” que se publicó en el Boletín Oficial de la Ciudad el pasado 2 de agosto, movió el avispero y recrudeció el asunto. La comunera por la Coalición Cívica, Carolina Maccione, que está a cargo del área de Transparencia y Obras Públicas, viene denunciando desde hace tiempo atrás maniobras autoritarias y poco transparentes del presidente de la Junta, Carlos Guzzini.
Guzzini lleva adelante su segundo mandato consecutivo (ya van ocho años de gestión) y sus maniobras siempre asomaron bajo un manto de críticas negativas, señaladas no sólo desde el sector opositor sino también desde el entorno de los comuneros del PRO, aunque esto último cambió hace un tiempo. “Agachan la cabeza y hacen lo que Guzzini les dice”, deslizaron desde el seno de la Junta.
La licitación en cuestión pasó por arriba y desatendió varias actas elaboradas por los juntistas para que, como establece la ley, las resoluciones se tomen en forma colectiva y no individualmente. Según el arquitecto Carlos Buletti, el valor del metro cuadrado de vereda es de 600 pesos. El presupuesto oficial para la reparación de aceras implementado en la licitación privada asciende a los $ 3.000.000, por lo que en total se comprende la reparación de alrededor de 200 sendas. Sucede que el llamado a licitación debió haber sido el resultado de intervenciones de la Junta Comunal, posterior a haberse desarrollado las pertinentes reuniones y a la existencia de un quórum mínimo para sesionar en cada una de ellas. Pero nada de eso ocurrió. Por eso, Maccione presentó una nota de impugnación de la licitación en las oficinas de la Comuna. Lo hizo el mismo día de la apertura de sobres, el pasado 12 de agosto, cuando en una jornada efímera se presentaron tres empresas (Mawa, Instalectro y Suobra) de las 11 que podían ofertar.
Consultada al respecto, Maccione comentó a Qué: “El Presidente de la Junta hizo todo unilateralmente, tanto en este caso específico de veredas como también en otros”. Además, dijo que “los pliegos elaborados por Guzzini no tienen instancias de control y deberían ser más estrictos para las empresas”.
Guzzini se corta solo. Y esa situación no se limita a los procesos de licitación sino que va más allá. Por caso, no vaciló en presentar por su propia cuenta y a espaldas del resto de la Junta, el balance trimestral de gestión de la Comuna 11, al que tuvo acceso este medio y que, justamente, se publicó en la edición N° 94 de Qué. Allí, se evidencia que el informe hace agua. “No contempla ninguna de las áreas de los demás juntistas, sólo la ejecución del presupuesto asignado a las comunas que maneja Guzzini unilateralmente”, disparó la comunera del Frente para la Victoria, Delfina Velázquez. En el documento, se detallan varias falencias. La única obra planeada en el primer semestre, que es para la Plaza Aristóbulo del Valle, nunca se inició, y no hay nada previsto en cuanto a la puesta en valor de espacios verdes, materia en la que el distrito tiene asignados $ 7.500.000. Pero lo más curioso se da en arbolado, ítem en el que no se ejecutó nada de los casi 30 millones de pesos que hay para gastar. En resumen, y en base a esos datos oficiales, la Comuna 11 es la segunda en presupuesto adjudicado pero la última en la ejecución del mismo.
“Lo concreto es que se sigue demostrando la falta de voluntad de cumplir la ley por parte de Cambiemos”, agregó Velázquez, que directamente desempolvó la Ley de Comunas 1.777, cuyo artículo 32 de “Atribuciones de los miembros de la Junta Comunal”, en su inciso D, otorga a todos los juntistas la facultad de “participar en la decisión respecto del ejercicio de la totalidad de las competencias atribuidas a la Junta Comunal”.
Pero Guzzini mira para otro lado, ni se mosquea. Consultado por Qué, no acusó recibo de las recriminaciones:
“La Ley de Comunas dice que el administrador es el Presidente. Ellos (los comuneros) tienen toda la información a disposición, está todo publicado y no hay nada oculto”.
Algunas de las críticas que se le hacen estrictamente al pliego de repa-ración de las aceras, es que se trata de una licitación privada y no pública y, entre otras cosas, que en el punto “Plazo de ejecución” se consigna que será “hasta agotar la cantidad de metros a reparar”.
“Carece de rigor técnico”, dijo en ese sentido Facundo Del Gaiso, auditor general de la Ciudad por la Coalición Cívica. Fue él quien hace dos meses denunció la falta de controles para la compra y reposición de hamacas en la Comuna 11, y concluyó en que hubo un sobreprecio del 400 %. Esa vez, Guzzini presentó el preciario de mala gana ante los reiterados pedidos de informe de la comunera Maccione.
Ahora, con un pedido de impugnación que ya aterrizó en las oficinas de la Comuna, queda aguardar por las evaluaciones que determinarán si Guzzini vuelve a salirse con la suya o falla en el intento.

Compartir
?