Revista Qué

26 Feb 2016 | San Cristóbal

Inician campaña contra el cierre de Polideportivo

Vecinos y organizaciones políticas salieron denunciar que el gobierno porteño prevé desalojar la entidad el 1º de marzo. Se oponen en pos de preservar la función social que en la actualidad desarrolla.

Organizaciones sociales barriales y políticas de San Cristóbal junto a vecinos salieron a denunciar que el Gobierno de la Ciudad cerrará el 1 de marzo el histórico polideportivo San Cristóbal, un espacio cultural y deportivo, ubicado en Entre Ríos 1260, e iniciaron una campaña para evitar el desalojo.

Desde hace más de 20 años, el Polideportivo –al que asisten más de 300 chicos y chicas del barrio y sus alrededores– funciona en un predio que pertenece al Gobierno de la Ciudad, cedido para el funcionamiento del club. Según consignó el movimiento Patria Grande, las versiones sobre lo que sucederá con el predio que brindan los funcionarios resultan confusas, además de rehusarse permanentemente a presentar la documentación necesaria con la orden de desalojo.

No obstante, desde la organización política resaltaron que las amenazas son constantes y que hace unas pocas semanas, confirmaron que el 1° de marzo el club sería cedido a Metrovías para instalar una oficina de operaciones.

Ante la primera amenaza de desalojo, ocurrida en el mes de septiembre del año pasado, los miembros del club armaron una mesa de trabajo junto con distintas organizaciones barriales y vecinos, desde la cual organizaron varias medidas para rechazar el desalojo: cortes de calles, peñas, festivales y jornadas deportivas.

“El Polideportivo es un espacio barrial muy importante. Allí no sólo funciona una cancha de fútbol, es un espacio que permite la contención social de muchos jóvenes en situación de vulnerabilidad, y promueve la igualdad en el acceso a bienes sociales y culturales. Se defienden y garantizan los derechos que hoy el Gobierno de la Ciudad está empecinado en negar. El derecho a la educación, al juego, a la no discriminación, al desarrollo integral como niños, niño y adolescente”, explicó Verónica Ibáñez, militante de Patria Grande Comuna 1 y miembro de la mesa de trabajo del Polideportivo.

Poli1

“Estamos en estado de alerta con el apoyo de toda la comunidad cercana al club para evitar el desalojo y que 300 familias queden sin un espacio de recreación, deporte y juego.” agregó Ibañez.

El colectivo de profesores del club junto con los vecinos/as y organizaciones del barrio piden que el GCBA de una solución a este conflicto que permita la continuidad en el desarrollo de las actividades por lo cual solicitan mantener el espacio o la relocalización en un lugar aledaño. Mientras se esperan las respuestas oficiales, se mantiene el estado de alerta ante un posible desalojo y se organizan peñas, festivales y jornadas deportivas para defender al histórico “Poli”. El próximo domingo realizarán una jornada de pintura para la fachada del club.

Los poliderpotivos se han convertido en el último tiempo en un objetivo para el PRO. El Gobierno de la Ciudad debió suspender en agosto la licitación pública que preveía la concesión de dos polideportivos ante el fuerte rechazo de los vecinos.

Compartir
?