Revista Qué

10 May 2017 | plazas del terror

Juegos en el cementerio 2

En silencio, el Gobierno planea la segunda parte de la construcción de parques y plazas en el predio del Cementerio de la Chacarita. Para ello, le extirpará al sacramental casi 25 de sus 95 hectáreas. Los detalles del plan que Horacio Rodríguez Larreta guarda bajo siete llaves. Amputarle casi 25 hectáreas al Cementerio de la […]

En silencio, el Gobierno planea la segunda parte de la construcción de parques y plazas en el predio del Cementerio de la Chacarita. Para ello, le extirpará al sacramental casi 25 de sus 95 hectáreas. Los detalles del plan que Horacio Rodríguez Larreta guarda bajo siete llaves.

Amputarle casi 25 hectáreas al Cementerio de la Chacarita. Eso es lo que el Gobierno porteño tiene entre manos desde hace rato y en lo que por estas horas trabaja, con cauteloso hermetismo, el ministerio de Ambiente y Espacio Público, que conduce Eduardo Macchiavelli.

La construcción del Parque Elcano, tema que este medio abordó en su edición #107, fue sólo el comienzo de un megaplan de obras para el sacramental más extenso de Latinoamérica, y que Horacio Rodríguez Larreta guarda bajo siete llaves.

Qué accedió al boceto donde figuran las acciones que se planean ejecutar. Se trata de varios parques y plazas que, sumados, redondean un total de 23,9 hectáreas que le serán extirpadas a la necrópolis. La zona que más se modificará será la parte sur, donde se proyectan el Parque Newbery y el Parque Garmendia, en áreas de 950.000 y 102.000 metros cuadrados, respectivamente.

El Ejecutivo de la Ciudad nunca respondió la catarata de pedidos de informe referidos al tema, que aterrizaron en la Legislatura porteña en reiteradas ocasiones, que se trataron en comisión, y que incluso llevan la firma de legisladores del oficialismo.

“El Gobierno les oculta información hasta a sus propios representantes”, dijo la juntista del FpV en la Comuna 15, Camila Rodríguez. A ella, que desde hace rato sigue bien de cerca el asunto, no le caben dudas de que hay una decisión deliberada del Ejecutivo de avanzar en el proyecto y mantenerse en mute. “¿Por qué no dicen qué es lo que quieren hacer? ¿Por qué no responden los pedidos de informe?”, se preguntó Rodríguez en diálogo con Qué.

Pero el Gobierno no solamente esquiva las interpelaciones de la Legislatura porteña, sino que también busca eludir a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. El organismo que preside Alejandro Amor recibió varias denuncias de particulares damnificados por las modificaciones que se vienen haciendo en el cementerio. Ante el vacío de respuestas, la defensora Lorena Lampolio se vio obligada a imponer un recurso de amparo para que le contestaran sus preguntas sobre el caso. Allí, el Gobierno reveló que las obras que se hicieron hasta el momento se enmarcan en la licitación pública de mantenimiento integral de espacios verdes N° 1463/2014, y que destina $ 522.755.434 para tal fin en diversos puntos de la Ciudad. Para ello, se dividieron 15 zonas, de la A a la O. Esta última contiene los trabajos realizados sobre el Cementerio de la Chacarita, el Cementerio San José de Flores, y el Centro Verde Núñez. El presupuesto oficial de esa zona es de $ 35.309.840, y la empresa adjudicataria fue Salvatori S.A. Parques y Jardines.
La organización Basta de Demoler presentó un formulario 104 de acceso a la información pública, preguntando por qué no hay carteles de obra. El Gobierno respondió que, al tratarse de tareas de mantenimiento, eso no hace falta. “Son todas obras muy contundentes. Se hacen los distraídos”, resaltaron desde el organismo.

Más allá de eso, no hay cuentas claras. Nadie sabe con exactitud cuánto dinero se devoró el Parque Elcano, ni cuánto se devorarán las próximas obras.

El Parque Elcano fue erigido sobre huesos humanos, y a centímetros de la cámara frigorífica mortuoria, que despide hedores nauseabundos y líquido cadavérico, ya que allí se reparan ataúdes pinchados por acumulación de gases. Las nuevas obras proyectadas se emplazarán en superficies donde también hay muertos enterrados y que se hallan repletas de cruces. Y una de ellas, el Parque Garmendia, se construirá a metros del crematorio, que se traga cerca de 50 cadáveres al día.

Además, para ello, se deberán tirar abajo nichos históricos, muros y galerías, situación que afectará el trabajo de los empleados del sacramental. En ese sentido, desde SOECRA (Sindicato Obreros y Empleados de los Cementerios de la República Argentina), confirmaron a este medio que interpusieron una medida judicial por las fuentes de trabajo. Es que alrededor de 30 personas se quedarán sin galerías que cuidar.

La parte central es la que va de la galería 1 a la 9, el sector más codiciado de la necrópolis. Muchas personas denunciaron que las obligaron a sacar a sus muertos de allí y trasladarlos a otro sitio. Sin explicaciones, no se les permite renovar los arrendamientos, y les sugieren enviar a sus difuntos a las galerías de la 15 a la 22, que están en mal estado.

En contacto con Qué, delegados de SOECRA se manifestaron muy preocupados por la situación, y advirtieron que, para llevar adelante las obras en cuestión, habría que efectuar un sinfín de exhumaciones. “Estamos hablando de unos 15 mil cuerpos que están enterrados en esos terrenos”, aseguraron. También vaticinan que el total de las demoliciones planeadas dejará en la calle a más de 100 empleados.

En los próximos días, Eduardo Macchiavelli tiene pautada una reunión con el sindicato y con la Defensoría del Pueblo, que tiene como objeto explicar en detalle cuál es el plan del Gobierno, desde donde dijeron a este medio que sólo “se trata de un plan de refuncionalización”.

“ESTÁ TODO PARA POR LAS ELECCIONES”
Afiliados al Sindicato Obreros y Empleados de los Cementerios de la República Argentina deslizaron que, por estas horas, el asunto está parado. “Hay mucho silencio. Está todo muy tranquilo. Es por un solo motivo: las elecciones. Por eso, el Gobierno todavía no quiere dar a conocer lo que piensa hacer en el cementerio”, disparó un miembro del gremio.

Además, dijo: “Al Parque Elcano van muy pocas personas. ¿Quién va a ir a disfrutar de una plaza que está en un cementerio? Es absurdo”.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #135 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?