Revista Qué

31 Dic 2014 | Piden “urgente intervención” del Gobierno

La Defensoría denuncia “abandono” en el Zoo

A través de una resolución el Defensor del Pueblo, recomendó la “urgente intervención” del Zoo de Buenos Aires debido a la “falta de mantenimiento” y “mal estado” del lugar.

El Defensor del Pueblo porteño, Alejandro Amor, firmó una resolución en la que recomienda a la Dirección General de Concesiones del GCBA su urgente intervención con el objetivo de “poner fin a los casos más graves de incumplimiento normativo sobre el bienestar y salud de la fauna confinada en el Zoológico porteño”.

Gigante-Chicos-Zoo-NESTOR-GARCIA_CLAIMA20131031_0040_27Además, solicitó la implementación de “un plan de mantenimiento general para la colección botánica y espacios verdes, asegurar la limpieza de los espejos de agua estancados y con presencia de orgánicos, poner en valor a los edificios históricos y refaccionar inmediatamente los sistemas eléctricos cuyas deficiencias representan peligro inminente para los visitantes, el personal del zoo y los animales cautivos”.

Amor también denunció “mal estado en que se encuentran los recintos de muchos de los animales confinados”, “falta de cuidado sanitario de algunos de ellos y la desatención general que padece parte de la colección botánica”.

Asimismo, exhortó al presidente de la Agencia de Protección Ambiental, Juan Carlos Villalonga, a que intervenga para garantizar en el Zoológico el cumplimiento de los “principios constitucionales acerca del ambiente sobre la fauna cautiva y la vegetación en general”.

Según informaron desde la Defensoría, en octubre de 2014, personal de la Subsecretaría de Derechos Urbanos, Espacio Público y Medio Ambiente a cargo de Bárbara Rossen había realizado una inspección ocular del Zoológico de la CABA. Cuyos informes pusieron en evidencia distintos problemas de infraestructura y falencias en el cuidado de los animales.

Entre ellos se mencionan “numerosos sumideros pluviales obstruidos y falta de mantenimiento en cloacales, aguas estancadas con residuos orgánicos en suspensión e instalaciones eléctricas antirreglamentarias”, entre otros.

El Zoo porteño está concesionado por un agente privado quién, según voceros de la Defensoría, debería “custodiar su patrimonio y la Dirección General de Concesiones dependiente del Ministerio de Desarrollo Económico del GCBA debe controlar sus actividades”.

Además, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos tiene la superintendencia inmediata sobre museos, monumentos y lugares históricos nacionales, entre los cuales se encuentra el Zoo, mientras que en el orden local rige la ley 1227 sobre protección, restauración y transmisión del Patrimonio Cultural de la Ciudad.

 

Compartir
?