Revista Qué

20 Ene 2015 | Licitación

La ropa de los Guardianes

La Ciudad otorgó la confección de la ropa para los guardianes de plazas a la firma La Bluseri SA, acusada de cobrar sobreprecios. La firma sufrió sanciones a nivel nacional y en la provincia de San Luis por irregularidades

Como es habitual, el Ejecutivo de la Ciudad lanzó diferentes licitaciones públicas para adquirir ropa de trabajo destinada a las distintas reparticiones gubernamentales. Sin embargo, hizo caso omiso a los antecedentes que poseen las empresas.
A través de la resolución

Guardianes 1N° 401/secgcyac/14, publicada en el Boletín Oficial el 3 de noviembre de 2014, la secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, encabezada por Eduardo Macchiavelli, adjudicó a la empresa La Bluseri SA, perteneciente a la familia Jinich, la licitación pública N° 2204-0798-LPU14.

El trabajo apunta a la “adquisición de uniformes y silbatos con destino a la guardianes de plaza y personal de cuadrillas para la subse-cretaría de Descentralización, Desconcentración y Participación Ciudadana”, por una suma de
$ 5.948.600.

Dicha firma fue denunciada públicamente en septiembre de 2009 por el entonces legislador del bloque Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, hoy auditor general de la Ciudad, por cobrar sobreprecios en los uniformes de la Policía Metropolitana.

La crítica surgió a raíz de un estudio realizado por Epszteyn en el que comparó los montos abonados por la administración macrista en la compra de uniformes para los agentes del Cuerpo de Control de Tránsito y Transporte, con los correspondientes para los reclutas del Instituto Superior de Seguridad Pública.

Allí llegó a la conclusión de que los mismos pantalones institucionales de sarga que para Tránsito costaron 173 pesos por unidad, el gobierno los abonó dos meses más tarde a $ 308 para la Metropolitana.

Lo mismo sucedió con las gorras para los oficiales de tránsito, significaron un saldo de $ 49.90 cada una, mientras que para la Policía salieron 100 pesos. En tanto que el mismo pulóver que para los encargados de la Seguridad Vial costó $ 129, a la Metropo-litana le salió $ 260.

Guardianes 2En aquel momento, Epszteyn declaró a la agencia Télam que “se han hecho contrataciones directas eludiendo el proceso licitatorio con una urgencia que no se justifica”. En tanto que los voceros del ministerio de Justicia y Seguridad porteño calificaron a la denuncia del Auditor como “poco seria” debido a que según ellos se trató de “una compra abreviada” y no de una adquisición directa. Luego se limitaron a explicar que “se si-guieron todos los pasos para la compra” y alegaron que el procedimiento “se hizo así por la urgencia” de tiempo.

En la licitación actual, a poco más de cuatro años de lo sucedido, los pantalones tuvieron un costo de $ 320 por unidad. El mismo Epszteyn confirmó ahora que La Bluseri SA es habitual en cuanto a li-citaciones de indumentaria e informó que entre 2008 y 2013 facturó 18.200.000 pesos provenientes del gobierno porteño.

Sin embargo, sus ganancias aumentaron considerablemente durante el año pasado. Sólo a lo largo de 2014, obtuvo trabajos con la Ciudad por $ 12.011.346, el 65% más de lo conseguido en seis años.

En julio de 2014 consiguió adjudicarse la licitación 678-0433-LPU14, referida a indumentaria para el SAME por $ 1.545.690, y la 425-0561-LPU14, perteneciente a sábanas, colchones y almohadas destinadas al Hospital Interzonal General de Agudos Dr. José María Penna.

En agosto se benefició con el concurso 320-0546-LPU14 por el cual vendió uniformes y demás vestimenta para los oficiales de tránsito y de Seguridad Vial, a cambio de 4.311.406 pesos.

A esa lista sumó en noviembre la venta de uniformes de guardianes de plaza y personal de cuadrillas, el cual según el pliego, consta de pantalones de alta visibilidad, chombas manga corta y larga, gorras, camperas de abrigo e impermeables, cinturones, guantes de abrigo y de protección, calzado de seguridad, botas y silbatos.

También recibió subsidios

Pese a los contratos millonarios, el gobierno porteño le otorgó, entre 2009 y 2011, subsidios que superan los 500.000 pesos a través del Programa de Fomento Productivo de la Ciudad, dependiente de la subsecretaría de Desarrollo Económico.

Dicho beneficio apuntaba a aumentar la competitividad de las pequeñas empresas dentro de la Ciudad de Buenos Aires y otorgaba una “bonificación en la tasa de interés para capital de trabajo”.

En 2009 La Bluseri SA fue favorecida con $ 200.000 en concepto de subsidios, en tanto que al año siguiente la cifra se redujo a $ 100.000 y aumentó considerablemente en 2011, alcanzando los 300.000 pesos.

Sancionada por demorar

La firma no se limita sólo a trabajos en Capital, sino que también es proveedora de otras dependencias a nivel provincial y nacional. Entre sus clientes se encuentra el municipio de Quilmes, la Cámara de Diputados y el Poder Judicial de la Nación.

En el PJN fue sancionada mediante el expediente N° 13-20138/12 del día 7 de febrero de 2013, por no cumplir los plazos de la orden de compra N° 62/12. Por dicha razón lo multaron con el descuento del 5 por ciento del monto total del contrato que rondaba los $ 30.000.

Suspendida en San Luis

La misma empresa se encuentra suspendida para proveer de sus productos al Ejecutivo de la provincia puntana por no cumplir con el decreto 784/2009 Art. 1 (causales de suspensión), inciso H.

Según el ministerio de Hacienda y Obras Públicas del gobierno de la provincia de San Luis, La Bluseri SA fue “suspendida” en el Programa Compras y Contrataciones debido a que “están inscriptos pero nunca han subido documentación”.

La sanción es por un año y abarca el período entre el 4 de abril de 2014 hasta la misma fecha de 2015. Voceros del ministerio de Hacienda informaron que “lo que nosotros solicitamos es que activen la documentación o se anulen”.

También especificaron que el proceso puede solucionarse pero que de no regularizar los papeles “después de un período de varios años, se les da de baja o se los anula como proveedores”.

LEE LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN N°15 DE REVISTA QUÉ.

Compartir
?