Revista Qué

9 Nov 2012 | RETRATOS DEL 8N

Las cacerolas sonaron en la Ciudad

Manifestantes opositores al gobierno Nacional se concentraron ayer en distintos puntos de la capital para reclamar en contra del modelo kirchnerista. El centro de la manifestación fue en el Obelisco, aunque hubo expresiones en todo el interior y en algunos países del extranjero.

La manifestación tuvo distintas consignas

Con diversas consignas, los caceroleros llegaron al Obelisco.

La cita estaba prevista en diversas intersecciones para las 19. Allí comenzaron a llegar los manifestantes y partieron al epicentro del cacerolazo. También hubo protestas en el conurbano bonaerense y ciudades del interior del país, con marchas en Rosario, Córdoba, Paraná, San Miguel de Tucumán y Mendoza.

Si bien no hubo gran presencia de representación política, dado que la intención de los convocantes era asistir “sin banderas”, se vieron dirigentes de varias fuerzas, sobre todo del Pro.

Cabe destacar que el propio Mauricio Macri había arengado la participación de los ciudadanos. Entre los que se acercaron estaban el ministro de Desarrollo Urbano porteño, Daniel Chain; el presidente del PRO, Humberto Schiavoni; el diputado porteño Sergio Bergman, y el referente de esa fuerza en Lanús y ministro de Hacienda de Macri, Néstor Grindetti.

También estuvo presente el dirigente piquetero Raúl Castells; el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías y el dirigente de ultraderecha Alejandro Biondini, que lidera el partido no reconocido por la Corte Suprema de Justicia, Nuevo Triunfo.

El marco de la protesta tuvo color, aportado por grandes globos zepelines con consignas contrarias a las medidas del gobierno aportaban un marco de color al reclamo en el Obelisco, donde varias agrupaciones políticas afines al PRO, al radicalismo y a Unión por Todos, fuerza liderada por Patricia Bullrich, aportaron remeras, banderas y hasta carteles eléctricos.

Las consignas fueron muy heterogéneas, pero en general alusivas a la defensa de la democracia y de la libertad, aunque no se terminó de entender libertad de qué, en contra de la Reforma Constitucional y de varias políticas del gobierno.

En el comienzo de la concentración en Plaza de Mayo, jóvenes militantes alineados al PRO también repartieron botellas de agua mineral junto a barras de cereal para los “independientes”.

Algunos de los que aportaron cotillón a la marcha, decidieron no esconderse, como el caso del legislador del PRO, Jorge Garayalde, que repartió con la leyenda “No renunciamos a la Fragata de Libertad”, junto a su firma.

El markenting tampoco estuvo ausente entre los caceroleros, donde hubo una fuerte venta de remeras con la leyenda “8N, yo estuve”, y hasta los vendedores ofrecían una serie de productos “Anti K”, según vociferaban.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?