Revista Qué

1 Feb 2017 | OBRA POLÉMICA

Los túneles de la discordia

El 14 de enero, Horacio Rodríguez Larreta anunció que iba a visitar a vecinos de Villa Devoto para atender sus reclamos e inquietudes. Cuando el Jefe de Gobierno charlaba con los devotenses, algunos habitantes de Villa del Parque se acercaron y pidieron la palabra. Rogelio González, presidente de la Unión de Comerciantes, le volvió a […]

El 14 de enero, Horacio Rodríguez Larreta anunció que iba a visitar a vecinos de Villa Devoto para atender sus reclamos e inquietudes. Cuando el Jefe de Gobierno charlaba con los devotenses, algunos habitantes de Villa del Parque se acercaron y pidieron la palabra. Rogelio González, presidente de la Unión de Comerciantes, le volvió a solicitar al Jefe de Gobierno que concediera el pedido de audiencia urgente presentado por ellos para tratar el tema de los túneles que se construirían en el barrio.

Nota de tapa QUE #121

El comerciante relató el momento: “Nosotros queríamos una reunión formal donde quedara algún documento escrito. Desde varios frentes le solicitamos reuniones a Larreta: la Junta Vecinal, la Unión de Comerciantes, la Junta Comunal. No hubo respuesta formal para nadie”. Ante la requisitoria, el mandatario aceptó atenderlos informalmente, según declararon los vecinos.

Finalmente, Larreta se reunió con algunos miembros del colectivo vecinal en una confitería ubicada en Cuenca y Nogoyá. Estuvieron presentes las co-muneras Delfina Velázquez (FpV) y Marta Liotto (ECO), y acompañó al je-fe de Gobierno Camila Suárez, de la empresa AUSA, que es responsable de la obra.

Ante la inquietud de los habitantes de Villa del Parque, que plantean que la construcción de túneles generará perjuicios económicos, sociales y ambientales a la zona, Larreta se comprometió a que los túneles de las calles Cuenca y Campana no fueran realizados durante su gestión, pero dejó en claro que las obras del túnel de la avenida Nazca seguirán adelante.

El Gobierno de la Ciudad sigue con el Plan “Buenos Aires sin barreras”. En la zona de Villa del Par-que, se planean construir once túneles por debajo de las vías del Tren San Martín, desde la calle Empedrado hasta avenida General Paz. Se estima que el tiempo de realización de cada obra sea de dos años, hecho que obligará al cierre de calles y desvíos del tránsito por largos períodos de tiempo. Esto generará un severo impacto económico, por la caída de ventas, en toda esta zona de la Ciudad. Según expresan los vecinos, “se perderán miles de puestos de trabajo, y el centro comercial, delimitado por la avenida Nazca y las calles Cuenca y Campana, correrá grave peligro”.

“Estamos hablando de un perjuicio para los comerciantes y para los vecinos. El túnel, como dijo Moccia, va a ser el más largo hecho hasta ahora en la Ciudad. Tendrá 525 metros. Todo lo que quede frente al túnel, como comercio, muere. Cuando se hacen túneles, quedan zonas muertas: ahí la inseguridad es más notoria”, planteó Rogelio González.
Los vecinos no quedaron satisfechos con la solución que propuso el Jefe de Gobierno porteño. Dicen que Larreta sólo plantea la postergación de los túneles, aunque sigue adelante con el de Nazca. Pese a que lograron torcerle al brazo, al menos por dos bajo niveles, en Devoto piden “que no hagan absolutamente ninguno de los túneles”.

Por otra parte, Mónica Rodríguez, vecina, hizo declaraciones a Revista Qué sobre las alternativas superadoras a la obra que propusieron: “Nosotros planteamos que el Gobierno contemple y analice, antes de hacer los túneles, otras tres opciones. Una es la continuación del viaducto ferroviario en altura, que piensa hacer entre Palermo y Paternal. Que lo continúe por dos estaciones más: Villa del Parque y Villa Devoto. Otra alternativa es que se haga el tren en trinchera; y la otra, que sería la ideal, es el soterramiento del tren, como se está haciendo en el Sarmiento”.
Los habitantes de la zona están de acuerdo con el plan “Buenos Aires sin barreras”. Dicen que las barreras en una ciudad como Buenos Aires son anacrónicas, pero advierten que hay mejores maneras de solucionar el tema de los pasos a nivel.

El mismo plan estipula la construcción de viaductos entre Palermo y La Paternal. La obra, que tendrá una ex-tensión de 5 kilómetros y eliminará once pasos a nivel, costará u$s 240 millones. Cuando los vecinos de Villa del Parque se reunieron con Franco Moccia, le preguntaron por qué no se continuaban los viaductos, a lo que el funcionario respondió que “técnicamente es posible. El único motivo por el cual no se hace el viaducto elevado en este tramo es un tema de costos”.

“Somos ciudadanos de segunda”, afirmó un vecino consultado. “Larreta habla de las virtudes del viaducto. Son las mismas en Palermo que en Villa del Parque. Con el viaducto se conecta el barrio mucho mejor de lo que está. Todas las calles que hoy mueren en las vías se abrirían. Para unas zonas, el viaducto es caro; para otras, no”, se quejaron.
La comunera Delfina Velázquez denuncia falta de planificación para una obra de tal envergadura, por parte del Gobierno.

Ante la posible continuidad del conflicto, algunos vecinos, sobre todo comerciantes de avenida Nazca, evalúan el tema de la presentación de amparos judiciales, porque creen que, a través del diálogo, no se consigue nada. “Eso tendremos que decidirlo. Seguramente los más perjudicados, o algún comerciante al que le quede el túnel en la puerta de su negocio, se dirigirán a la justicia. Hicimos una presentación en la Defensoría del Pueblo pero todavía no tenemos ninguna novedad”, concluyeron los vecinos.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #121 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?