Revista Qué

6 Nov 2012 | PARO SORPRESIVO

No voy en tren

Miles de usuarios de ferrocarriles amanecieron este martes con la noticia de que los trabajadores del ramal Sarmiento estaban realizando un paro al que, más tarde, se sumaron los del Mitre. Reclaman que no les pagaron los sueldos. El gobierno criticó la medida.

Reclaman la falta de pagos

Los usurarios amanecieron con la noticia de que no había trenes.

El ramal que une las cabeceras Retiro y Tigre se plegó a la medida que se inició en el Sarmiento y que rige al menos hasta media mañana. Los trabajadores denuncian que no les depositaron los haberes.

El delegado Roberto Núñez aseguró en declaraciones radiales que “lamentan la decisión tomada, pero no es unilateral. Fue votada por los trabajadores de las tres vertientes que tenemos. Al tocar el salario de los trabajadores, creemos que es justo el reclamo”.

Según explicó, el reclamo se debe a que aún no fue depositado el salario de octubre, un retroactivo y un acuerdo salarial que habían firmado”.

Con respecto a la duración de la protesta, Núñez advirtió que a media mañana se volverán a reunir para analizar qué hacen.

La asamblea se realizó en el taller Castelar con todos los ferroviarios de esa línea y estuvo presente el directivo Roberto Núñez de la Unión Ferroviaria, en representación del gremio, avalando la medida para todas las especialidades.

El mismo Núñez, anticipó que según versiones, el pago de los salarios adeudados llegaría el próximo jueves.

Los pasajeros, que desconocían la sorpresiva decisión, comenzaron a llegar a las cabeceras para tomar el servicio, como lo hacen todos los días.

Esta mañana, las autoridades del ramal ferroviario informaron que el servicio se encuentra “totalmente suspendido”, tanto las denominadas líneas diesel como las eléctricas. El Ministerio del Interior y Transporte puso a disposición de los pasajeros un servicio de colectivos alternativo, gratuito.

Los micros, con destino a la Capital Federal salen desde las localidades de Moreno, Merlo, San Antonio de Padua, Ituzaingó, Castelar y Morón, indicaron a Télam fuentes de la empresa.

Desde el gobierno de la Nación, la respuesta al paro fue dada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien negó que no se hayan depositado los sueldos y llamó “energúmenos” a los manifestantes.

También en declaraciones radiales, el funcionario explicó: “El Estado nunca se atrasó con los salarios. El plazo vence el jueves 8 de noviembre, y hoy hay feriado bancario. Estamos liquidando los retroactivos. Es una vergüenza”.

Asimismo, agregó que “la actitud de los dirigentes sindicales de la línea Sarmiento es de una irresponsabilidad absoluta, pero no con el Gobierno, sino con los miles y miles de usuarios que utilizan el motivo. La actitud no contribuye para nada en el intento de mejorar el servicio”.

El funcionario calificó a los sindicalistas de la línea Sarmiento como “energúmenos que cobran entre 10.000 y 12.000 pesos por mes, y parte de sus salarios se los paga el conjunto de los argentinos”. Y pidió a continuación que se revea la medida.

“Estos señores no están a la altura de los trabajadores, y mucho menos de los usuarios del ferrocarril Sarmiento. Quieren destruir el ferrocarril. Por actitudes como esta, dentro de otras, es que los trenes están como están”, cuestionó el ministro.

Compartir
?