Revista Qué

29 May 2017 | Más de 100 organizaciones en contra

Nuevo Código Urbanístico en la mira

El Observatorio del Derecho a la Ciudad junto a ciento de organizaciones difundieron un comunicado  en el que dieron a conocer su rechazo al Nuevo Código Urbanístico y al Código de Edificación propuesto por el Gobierno de la Ciudad y las “corporaciones inmobiliarias”.   Como ya ha publicado Qué, el Ejecutivo porteño ya le dio forma […]

El Observatorio del Derecho a la Ciudad junto a ciento de organizaciones difundieron un comunicado  en el que dieron a conocer su rechazo al Nuevo Código Urbanístico y al Código de Edificación propuesto por el Gobierno de la Ciudad y las “corporaciones inmobiliarias”.

 

Como ya ha publicado Qué, el Ejecutivo porteño ya le dio forma a una de las leyes más importantes de la Ciudad, que regulará su planificación. La oposición denuncia que el Nuevo Código Urbanístico será en beneficio de los desarrolladores inmobiliarios. El oficialismo asegura que les cambiará la vida a los porteños.

El comunicado en contra del Nuevo Código Urbanísitco señala que el 5 de Junio el Gobierno porteño va a convocar “una especie de audiencia pública (Seminario del Foro Participativo Permanente) para discutir el nuevo Código Urbanístico y el nuevo Código de Edificación para la Ciudad en cumplimiento de una sentencia judicial”.

Dicho compendio, al que tuvo acceso Qué, se resolvió en un cúmulo de reuniones que incluyó la participación de varias empresas que buscan sacar rédito del asunto, pero una casi nula participación ciudadana, como lo establece la Constitución porteña en su artículo 1, que dice que Capital Federal organiza sus instituciones autónomas con democracia participativa.

Con muchas especificaciones técnicas, el cuerpo de legisladores de la oposición se tomará el tiempo prudencial para analizar en detalle el proyecto que, desde el Ejecutivo, ya cerraron con moño. Los diputados vaticinan que será un Código en beneficio de las grandes empresas inmobiliarias, “fiel al estilo PRO”, comentaron a Qué en los pasillos del recinto capitalino.

Según contaron a este medio desde sectores que se oponen a diestra y siniestra a la norma, el nuevo Código Urbanístico “está orientado a solucionar los problemas jurídicos de los emprendedores inmobiliarios” que, por ahora, desde lo legal, no cuentan con un respaldo suficiente como para hacer y deshacer a su antojo en determinadas zonas de la Ciudad.

“En los últimos años, los jueces detectaron ilegalidades en varias obras, con alturas no permitidas. Por eso, se ordena-ron las demoliciones de varios edificios. Este Código busca legalizar esas ilegalidades”, contó Jonatan Baldiviezo, abogado ambientalista y miembro del Observatorio del Derecho a la Ciudad.

En su edición #106 -octubre de 2016-, Revista Qué adelantó que el Observatorio del Derecho a la Ciudad e integrantes de la Campaña por una Carta del Derecho a la Ciudad demandaron al Gobierno porteño por “violación a la democracia participativa”, en el debate sobre el nuevo Código Urbanístico, que reemplazará al Código de Planeamiento Urbano que rige desde el 1977.

Según la denuncia, se violarían la Constitución de la Ciudad y el Plan Urbano Ambiental (PUA) que ordenan que, para la deliberación, decisión e implementación del nuevo Código Urbanístico, deben respetarse ciertos criterios a fin de garantizar la participación ciudadana.

En este contexto, más de 100 organizaciones dieron a conocer su rechazo al Código Urbanístico y al Código de Edificación propuesto por el Gobierno de la Ciudad y las “corporaciones inmobiliarias”.

¿Qué se puede construir en CABA?

Uno de los principales puntos es que dejen de existir zonificaciones dispares; por ejemplo, barrios sólo residenciales y otros fabriles, para que estos sean más homogéneos.

Además, se eliminará el Factor de Ocupación del Terreno (FOT), fórmula para determinar hasta cuántos metros se pueden edificar en determinada parcela. Se lo reemplazará con un formato de alturas máximas por zona, para preservar las identidades barriales.

Asimismo, se priorizarán los espacios verdes y las peatonales, y se buscará, primordialmente, que se desarrollen los centros barriales, de modo que haya un crecimiento parejo de los distritos que evite la concentración de toda la actividad en el micro y macrocentro. Para el oficialismo, se trata de una actualización sumamente necesaria, para que Buenos Aires tenga un perfil más amalgamado y con mayor espacio público.

  • Simon Samuel

    Si el codigo duplica la poblacion, estaria reduciendo la superficie verde de 6 m2 por habitante a 3 m2. Esto viola la constitucion de la ciudad que habla de incrementar la superficie verde.

Compartir
?