Revista Qué

22 Abr 2017 | Estado de los subterráneos

Polémica bajo tierra

El anuncio del ministro Moccia sobre nuevos estudios para la construcción de la línea F generó variadas reacciones del arco político y sindical. Se exige el mejoramiento de la actual red de subterráneos, pero se necesita la expansión. La sospecha del carácter electoral del anuncio. El Gobierno de la Ciudad otra vez volvió a la […]

El anuncio del ministro Moccia sobre nuevos estudios para la construcción de la línea F generó variadas reacciones del arco político y sindical. Se exige el mejoramiento de la actual red de subterráneos, pero se necesita la expansión. La sospecha del carácter electoral del anuncio.
El Gobierno de la Ciudad otra vez volvió a la carga con la idea de una nueva línea en la red de subterráneos porteña, lo que generó la reacción de la oposición y de los gremios, que claman a gritos una mejora en los servicios de las líneas actuales.
   El ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, anunció dí-as atrás la realización de estudios para la construcción de la línea F. “Estamos haciendo la ingeniería”, aseveró el funcionario. Pero desde el ministerio que él comanda, sólo se habla de “estudios de factibilidad”, con la intención de bajar decibeles al anuncio grandilocuente, aunque ese proyecto data de 2014.
   Si bien los estudios nuevamente anunciados por Moccia ya se realizaban por la empresa francesa Systra, debieron ser suspendidos cuando “notaron” que la obra de la línea F colisionaría con otra obra anunciada por el Gobierno de la Ciudad: la Red de Expresos Regionales (RER), la terminal de transbordo bajo tierra en Constitución.
Desde SBASE, ante tan grosero error, explicaron que el anteproyecto se encontraba “en fase de compatibilización de espacio”; es decir, “recalculando”.   Con el anticipo del ministro de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, el gobierno de Larreta vuelve a los anuncios de obras impactantes. Se estima que la construcción de la línea demandaría entre 700 y 800 millones de dólares, por lo que su concreción dependerá de la posibilidad de conseguir un crédito internacional o conseguir financiamiento chino.
De concretarse la línea F, se prevé que movilizará a más de medio millón de pasajeros diarios, situándola como la línea más utilizada del sistema. Pero la proximidad de las elecciones de medio término genera, cuanto menos, sospechas ante el resurgimiento del anuncio de una obra que, según fuentes cercanas al Ejecutivo porteño, no contaría con el beneplácito de Rodríguez Larreta.
Revista Qué consultó al legislador José Cruz Campagnoli (FpV-Nuevo Encuentro) sobre el particular. “El anuncio de que el Gobierno porteño va a construir la línea F del Subte suena más a oportunismo político que a una política de mejorar el transporte en la Ciudad. Si bien es necesario ampliar la red de subterráneos, es imprescindible mejorar las líneas actuales y el servicio para que los usuarios viajen mejor”, dijo.
   Roberto Pianelli, se-cretario general de los Metrodelegados, aportó: “Nosotros vemos bárbaro que se reflote lo de la línea F, si se reflota en serio. Porque siempre que hay elecciones resurge la idea, que se muere el día que se terminan las elecciones. Acá, el PRO y, por ende, SBASE, que es la empresa dueña del subterráneo y la encargada de construir el subterráneo y expandirlo, tienen planeado, desde el 2002, hacer 30 kilómetros más de subte. Entre ellos, están las líneas F, G e I, y lo que hicieron fue, precisamente, no hacerlo”.
   El legislador Claudio Heredia (Bloque Peronista) recordó que, “la semana pasada, la línea D estuvo inundada. No siguen avanzando (el GCBA) en la concreción de obras en las líneas que hoy tenemos, y están planteando una nueva obra. Si eso tiene algún sentido para los vecinos, bienvenido sea. Pero me parece que habría que mejorar y ampliar lo que tenemos, lo que hoy está”. “¿Por qué no siguen extendiendo las líneas A, B y H? ¿Por qué no siguen haciendo una mayor corrección en lo que hoy tenemos?”, cuestionó el diputado Heredia.
   Qué se contactó con fuentes del ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, desde donde relativizaron el anuncio de Moccia. Plantearon que sólo fue “una declaración mínima” y que “se está viendo la factibilidad de la ingeniería”.
   En cuestiones de prioridades, el metrodelegado Pianelli sostuvo que, para él, “la prioridad es hacer líneas nuevas. La Ciudad de Buenos Aires está absolutamente saturada, producto de que el transporte público es muy malo. Insistir en una ciudad como Buenos Aires con un transporte de superficie es de bruto. Eso es lo que ha hecho este gobierno durante 10 años”.
   En tanto, el legislador Heredia destacó otras urgencias: “Está todo bien con la línea F, pero, ¿por qué no nos ocupamos de no viajar como ganado a las 7 u 8 de la mañana como lo venimos haciendo todos los que usamos transporte público en la Ciudad? ¿Cómo nos ocupamos de que no se inunde la línea de subte? ¿Por qué no nos ocupamos de que ha-ya una mayor frecuencia entre vagón y vagón? ¿Por qué no nos ocupamos de que haya más seguridad en el subte?”.
   Pianelli fustigó a la gestión macrista por quedarse a mitad de camino. “El Gobierno porteño se pone a ver cómo re-ordena el transporte terrestre, cuando en realidad lo que hay que hacer es descargar ese transporte bajo tierra. Lo fundamental es hacer túneles, lo que pasa es que no lo hacen.
Y se puede hacer tranquilamente, no hay nada que lo prohíba ni lo impida. Cuando te dicen `No, no se puede´ es todo mentira. Mirá, se hacen túneles por el Canal de la Mancha. En Nueva York pasan por debajo del río Hudson los túneles. No jodamos, no hay problemas para hacerlo. Y segundo, cuando se estatiza, SBASE se propone mejorar lo que hay y tampoco lo han logrado”, se quejó el metrodelegado.
   Finalmente, el diputado opositor José Campagnoli sentenció: “Durante 9 años de gestión al frente de la Ciudad, el macrismo, lo único que hizo en relación al subte, fue aumentar exponencialmente el precio del boleto y excluir cada vez a más pasajeros. Esperemos que el anuncio de que van a dejar de incumplir con la Ley 670 que, desde el 2001, los obliga a extender el subte, no termine siendo otra falsa promesa”.
“La extensión del subte es prioritaria”
El legislador Diego García Vilas (Confianza Pública) habló con Qué y destacó que una obra esencial como la extensión de la red del subterráneo debe ser “prioritaria” y “hay que encararla con la decisión política que esa prioridad requiere”.
García Vilas reconoció que no se trabaja con celeridad en el mejoramiento del servicio y asegura que debería dársele prioridad al subterráneo por ser el eje central del transporte.
El presidente de la Comisión de Obras y Servicios Públicos presentó un pedido de informes referido al funcionamiento de la línea E, ante las reiteradas quejas de los usuarios. Pedirán información sobre frecuencias, formaciones y plan de obras.
Según el diputado, el resto de las líneas tiene quejas que se basan en la falta de espacio en horas pico y la ausencia de aire acondicionado en los trenes, entre otras cosas. También se reclama por frecuencias y seguridad.
Los 3 minutos de Larreta
Continúan los problemas por las demoras en las frecuencias de las formaciones. La promesa de Larreta es llegar a los 3 minutos. Ya llegaron a esa meta las líneas B (2:56 minutos), C (3:08) y D (3:04). La A, con sus 3:21, lo lograría durante este primer semestre, cuando se incorporen 15 coches (todos nuevos y con aire acondicionado) a los 40 que ya funcionan.
Mientras tanto, otro tarifazo
El legislador José Cruz Campagnoli (FpV – Nuevo Encuentro) dialogó con Revista Qué acerca de la idea del gobierno de Rodríguez Larreta de llevar el boleto del subte a 10 pesos, con el argumento de que van a mejorar la frecuencia. “El tarifazo que pretende Cambiemos para este año, aumentando el boleto, va a tener como resultado que solamente van a utilizar el servicio aquellos que puedan abonar el costo del pasaje.
Vamos hacia una caída de los pasajeros, tal como ocurrió en el 2012, cuando aumentaron el precio del subte. Ahí se bajó de 309 millones de boletos anuales a 240 millones de boletos”, expresó el miembro de la co-misión de seguimiento de la red de Subtes, haciendo particular hincapié en la importancia de este servicio como un derecho de todos los que habitan en la Ciudad.
“El Subte no es un lujo, es un derecho”
José Cruz Campagnoli destacó el valor social del transporte bajo tierra: “El servicio del subte, como el agua o el gas, es un derecho. Querer llevar el boleto a 10 pesos, lo que hace, es agravar la situación de recesión. El subte es un medio que debe ser accesible para todos y no para unos pocos”.
Compartir
?