Revista Qué

20 May 2015 | Sin acuerdos

Polémica en el armado de listas PRO

Luego de las PASO, el macrismo presentó la interformación de las
listas a miembros de la Junta comunal. Pactos rotos y conflictos internos.

Aunque recibió una contundente derrota por parte de su rival en la interna, Gabriela Michetti se guardó un as bajo la manga. Al momento de presentar su lista de comuneros rompió con un pacto que se había rubricado la semana previa al cierre. Ella debía  encabezar su nómina en cada una de las 15 comunas con una mujer. De esa forma, se aseguraba que en la lista definitiva después de las PASO haya un equilibrio.

comunas

“Era lo que se había arreglado para tener clara la regulación por el cupo femenino, pero Gabriela decidió hacer la suya”, explicó una fuente cercana a la senadora.

Fue una revancha. Mauricio Macri no le perdonó las declaraciones respecto del juego días después de haber alcanzado un principio de acuerdo para una lista única; y ella tampoco soportó el apoyo explícito a su rival, Horacio Rodríguez Larreta.

Los principales perjudicados de la maniobra fueron las cabezas de lista, ya que en varios casos designaron en el segundo o tercer lugar de su nómina a personas de su extrema confianza.

Sin embargo, debido al cupo femenino obligatorio que estipula la ley 1777 y que dice que debe haber la misma cantidad de hombres y mujeres para los diez espacios (siete comuneros y tres suplentes) y que tienen que estar intercalados entre sí, ese esquema se modificó.

El escollo normativo en las comunas también prevé que la interformación de las listas, debe calcularse con el sistema D’Hont. No obstante lo ocurrido, el resultado en los comicios le dio a los candidatos que responden al jefe de Gabinete un margen de  maniobra para sortear esa situación y mantener algunos de los nombres que deseaban que ingresen.

A pesar de las presiones de Macri, Michetti no quiso ceder el puesto que actualmente maneja en una sola comuna y logró colocar a gente de su confianza en los primeros puestos, como Gustavo Caballero, hermano de la legisladora Alejandra Caballero, en la Comuna 6, Carlos Brun, en la Comuna 13, y a Agustín Giustinian como líder de la Comuna 2.

Pero esta no fue la única sorpresa que le deparó al larretismo en las comunas. Antes de que el Tribunal Superior de Justicia pueda oficializar las listas, se necesita pasar por la Junta electoral del partido, compuesta por tres personas. Para darle el visto bueno a cualquier lista, se necesita de una votación unánime. Uno de los integrantes es justamente Giustinian, ladero de Michetti. Su postura fue clara. El pasado 5 de mayo, presentó su descargo ante su disconformidad con el armado de las listas  definitivas que fue desestimado por completo en una reunión posterior de la Junta. Es que, según Carlos Romero y María Fernanda Inza, los integrantes restantes, el planteo no sólo está fuera de tiempo sino que “resulta a todas luces violatorio del sistema que resulta de la Constitución nacional, la CABA y la legislación vigente”.

Además, advirtieron que “la errónea concepción de las reglas de conformación de candidatos puede ser considerada como una ignorancia voluntaria que se acerca a la mala fe”.

Por lo tanto, no se oficializará ninguna de las listas y será el TSJ el que intervenga y falle en el caso. Deberá judicializarse una situación en la que el PRO buscó mostrar como una unidad y que resultó ser inexistente.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA N° 32 DE REVISTA QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?