Revista Qué

27 Jul 2017 | guardianes escolares

¿Quién cuida a los chicos?

En agosto, el Gobierno porteño pondrá en marcha una iniciativa que permite a los vecinos ayudar en la custodia de los niños camino a la escuela. Legisladores y comuneros del frente Evolución aseguran que el programa puede atraer a pedófilos y abusadores de menores. La campaña electoral en la Ciudad toma forma y color en […]

En agosto, el Gobierno porteño pondrá en marcha una iniciativa que permite a los vecinos ayudar en la custodia de los niños camino a la escuela. Legisladores y comuneros del frente Evolución aseguran que el programa puede atraer a pedófilos y abusadores de menores.

La campaña electoral en la Ciudad toma forma y color en varias direcciones. Y, como informó Qué en ediciones anteriores, uno de los partidos políticos que juegan más fuerte, despotricando contra diversas iniciativas y decisiones del Gobierno porteño, es el que lidera Martín Lousteau.

En esta ocasión, la riña desplegada por el frente Evolución se traslada al territorio de las comunas. Es que juntistas de ese espacio, en varios distritos, se posicionaron al pie del cañón, en torno a un programa que ya despierta un debate de alto calibre: “Guardianes escolares”.

La iniciativa permite a los vecinos de los barrios de la Ciudad postularse ad honorem para integrar un cuerpo de voluntarios que vigile el andar de los chicos a la escuela, ida y vuelta. Básicamente, la premisa es potenciar la seguridad, dando apoyo a los agentes de tránsito y policías que se nuclean en el programa “Senderos Escolares”, que busca garantizar que los niños y niñas puedan ir y volver tranquilos del colegio.

Días atrás, comuneros de Evolución lanzaron una carta que repudia la iniciativa y deja en claro una postura: creen que “Guardianes Escolares” puede ser un espacio oportuno para abusadores de menores. La publicación lleva las firmas de juntistas de las comunas 3, 4, 5, 7, 9, 11, 12, 14 y 15.

María Cruz Báez, docente y comunera de la 9, donde integra el área de Educación, es quien sigue más de cerca el asunto. Y en diálogo con Qué, comentó: “Es algo sumamente preocupante, porque el Gobierno no tiene conocimientos del postulante y no hay estudios previos para saber si existen antecedentes o conflictos psicológicos en la persona”.

Además, Cruz Báez añadió que “nos preocupa también el hecho de que, si antes había personal contratado, ¿qué necesidad hay de darle al ciudadano una tarea que, en realidad, le compete al Estado?”.

Según averiguó Qué, “Senderos Escolares” se nuclea en el área de Participación Ciudadana, y tiene 204 puntos de acción que son monitoreados a toda hora por policías y agentes de prevención. Mariano Sirito, titular de la Subsecretaría de Prevención del Delito, es quien lleva las riendas del asunto. El programa depende de esa sección de la cartera de Seguridad y Justicia, que dirige Martín Ocampo.

“Guardianes Escolares”, en tanto, se lanzó a través de la Dirección General de Comunicación Participativa, en conjunto con el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Educación porteños. “El objetivo es reforzar la presencia de integrantes voluntarios dispuestos a prevenir y alertar situaciones de emergencia”, explica-ron a este medio desde el área de Gobierno que lleva adelante el programa. Además, subrayaron que los postulantes deberán “suscribir una carta de compromiso en la que aseguren no poseer antecedentes penales ni ninguna orden judicial en su contra que les impida establecer contacto o estar a una determinada distancia de un niño, niña o adolescente”.

Pero la embestida de Evolución se replica también en la escena parlamentaria. Hay dos pedidos de informe presentados por la tropa de Lousteau en la Legislatura porteña, que por ahora permanecen en comisión. Uno, confeccionado en mayo, lleva la firma del legislador Hernán Rossi, mientras que el otro, que data de julio, fue presentado por Natalia Fidel y Marcelo Guouman.

“Tenemos problemas con varios proyectos que el PRO no tiene la voluntad política de tratar”, expresaron fuentes legislativas de Suma+.

El expediente de Rossi plantea, entre otras cosas, que “Guardianes Escolares” se trata de “un canal de comunicación directa entre niños, ni-ñas o adolescentes y su posible agresor”, y destaca que “en ningún momento ese programa cita ninguna medida preventiva en la selección de los postulantes”.

Para Alejandro Caracciolo, juntista de la Comuna 7, la cosa está mal instrumentada. “Si no pedís certificado de antecedentes a quien tiene que cuidar a tu pibe, algo anda mal. No creemos que tenga que ser un trabajo voluntario, si-no un trabajo concreto. Se mete un pedófilo y te hace un desastre”, manifestó. También dijo que “en Flores y Parque Chacabuco los antecedentes no se piden”. En esa sección, que preside Guillermo Peña, la Junta Comunal trabaja en sintonía con organizaciones vecinales para conocer a fondo a los que aspiren a ser guardianes.

Por su parte, desde el gremio docente Ademys, sostuvieron que “la forma irrestricta del ingreso de voluntarios hace del programa “Guardianes Escolares” un verdadero paraíso para pedófilos y redes de trata, exponiendo a los estudiantes a una situación de suma vulnerabilidad”.

Mientras se espera que el Gobierno porteño acuse recibo de los cuestionamientos por parte de Evolución en la Legislatura de la Ciudad, el programa se pondrá en marcha a partir del mes de agosto en los barrios de Caballito y San Cristóbal, con el objetivo de ser extendido, posteriormente, hacia toda la Ciudad.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #146 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?