Revista Qué

8 Ago 2016 | educación porteña

Sin lugar para los chicos

El Ministerio que conduce María Soledad Acuña admitió un faltante de más de 11 mil vacantes en las escuelas públicas. Pese a que ahora aseguraron que bajó a 7 mil, la problemática está a la vista. La oposición acusa al Gobierno de potenciar el sector privado en detrimento del estatal. Lo reconoció el propio Gobierno […]

El Ministerio que conduce María Soledad Acuña admitió un faltante de más de 11 mil vacantes en las escuelas públicas. Pese a que ahora aseguraron que bajó a 7 mil, la problemática está a la vista. La oposición acusa al Gobierno de potenciar el sector privado en detrimento del estatal.

Escuelas #95

Lo reconoció el propio Gobierno porteño: 11.432 chicos de los niveles Inicial, Primario y Secundario se quedaron sin vacantes a principio de año en la esfera de la educación pública. Eso es lo que consta en la respuesta oficial del 16 de junio al pedido de informes que el legislador del Frente de Izquierda, Patricio del Corro, presentó el pasado 21 de abril.

Además de la cantidad de vacantes, en la petición se hizo foco en los planes educativos e infraestructurales del PRO para garantizar la educación de todos los chicos desde los 45 días de vida en adelante, según se exige en el artículo 24 de la Constitución de la Ciudad, que reza: “La Ciudad asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública, estatal, laica y gratuita en todos los niveles y modalidades, a partir de los cuarenta y cinco días de vida hasta el nivel superior”.

Lo que no contestaron desde el oficialismo fue cómo está la situación en cada una de las 15 comunas de Buenos Aires. Un punto clave: para Del Corro, se trata de una pequeña trampa. Es que, en diálogo con este medio, el legislador sostuvo que hay un déficit mucho más grande en las comunas del sur, como la 8 (Villa Riachuelo, Soldati y Lugano) o la 4 (La Boca, Barracas, Parque Patricios, Nueva Pompeya). “Ellos no dicen que la zona sur es la más postergada, porque te contestan tirando un número general de las vacantes en la Ciudad pero sin especificar las áreas”, lanzó.

En esa línea, desde el Frente de Izquierda y el Partido de los Trabajadores Socialistas, se presentó un proyecto de ley para la construcción de 25 escuelas en la parte sur de la Ciudad. El mismo se basa en un estudio de ADEMYS (Asociación de Enseñanza Media y Superior), que indagó en las necesidades de la población de esa zona y concluyó que, para cubrir la totalidad de la demanda, deberían construirse 13 colegios de nivel Primario, 10 de nivel Inicial y siete de nivel Medio en las comunas 1, 3, 4, 8 y 9. Pero desde el Gobierno nunca le dieron entidad a la problemática, y el proyecto se encuentra bloqueado en comisión, al igual que otro expediente que propone la creación de 40 escuelas Infantiles y Jardines.

En el seno de ADEMYS están al pie del cañón. Vienen denunciando la problemática a partir de la implementación del sistema online para las inscripciones, que rige desde 2013. Según contó a Qué el secretario General de dicha asociación Jorge Adaro, el mecanismo hace agua y obstaculiza el acceso a las vacantes.

Por otro lado, desde la Junta Comunal 8 reconocieron el problema y hablaron acerca de la falta de colegios. “Año a año hay 4 mil chicos que no obtienen lugar en los establecimientos”, dijo el juntista de la Coalición Cívica, Hugo Bentivenga. En esa zona de la Ciudad hay un tema central que yace en los límites de la comuna con el Gran Buenos Aires. Sucede que chicos de Lanús, Lomas de Zamora y La Matanza irrumpen cada vez con más asiduidad en las aulas porteñas y eso merma en la oferta de lugares. “Los padres los mandan a estas escuelas porque acá tienen jornada completa. La solución es construir establecimientos cerca de los límites”, dijo Bentivenga. Lo cierto es que alrededor del 30 % del alumnado de la zona sur de la Ciudad proviene de Provincia. ¿Los barrios que más lo sufren? Lugano y Villa Riachuelo.

Por otra parte, el comunero de la CC-ARI contó que de los trabajos de mantenimiento de los alrededores de los colegios, como por ejemplo el corte del césped, se está encargando la Comuna, cuando en verdad la tarea le compete al Ministerio.

Pero para el Secretario General hay una cuestión más profunda y sustancial en el plano estructural y también político: el incremento del subsidio al sector educativo privado. “Están haciendo un vaciamiento de la escuela pública y una privatización de la educación al extremo”, disparó Adaro.

Elemental: muchos de los chicos que se quedan sin lugar en el ámbito estatal, incursionan por mera necesidad en el privado. ¿Pero qué hay de los que no tienen la espalda económica para efectuar ese cambio? “Van a las parroquiales, donde se paga mucho menos. Al Gobierno le sigue saliendo más barato que sea la Iglesia la que se haga cargo de esos chicos”, expresó el referente de ADEMYS. Y en la misma sintonía, Del Corro deslizó: “Es una línea política que mira a la educación como un negocio y no como un derecho”.

Pasando en limpio, en 2015 y 2016 el monto destinado al sector privado (casi 3 mil millones de pesos el año pasado y 4 mil millones este año) representa el 16 % del presupuesto total del Ministerio que conduce María Soledad Acuña, mientras que el área de Infraestructura y Equipamiento tiene asignados casi 300 millones en 2015 (el 1,69 %) y 383 millones en 2016 (1,55 %). En tanto, la Dirección General de Educación de Gestión Estatal pasó de recibir el 53 % (9 mil millones y monedas) a obtener el 55 % (13 mil millones y medio).

En este marco, fuentes oficiales de la cartera educativa salieron al cruce y negaron que se busque fortalecer el espectro privado en desmedro del estatal. “Eso es un disparate”, comentaron a Qué. Y, además, mencionaron que las vacantes que aparecen en la respuesta al pedido de informes son “con corte a marzo” y que, hoy en día, esa suma de 11 mil se reduce a 7 mil. “Prácticamente el 99 % de esas vacantes corresponden al nivel Inicial y Maternal. Lo que es Primaria y Secundaria lo tenemos cubierto al cien por ciento”, aseveraron, aunque sin precisar más datos oficiales que los respondidos a Legislatura.

En tanto, la matrícula en los colegios privados viene en aumento desde hace años. Mientras 345.625 chicos se su-maron a establecimientos públicos en 2015, otros 361.973 lo hicieron en privados.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #95 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?