Revista Qué

8 Nov 2012 | SIN SOLUCIÓN A LA VISTA

Una cuestión de (falta) de prioridades

La situación bien podría titularse como el caos que se viene. Según el pronóstico del tiempo, la ola de calor va a aplacarse producto de la tormenta que se espera para el viernes. Con la falta de luz y las calles inundadas de basura, la pregunta que cabe hacerse es ¿está preparada la Ciudad?

La basura continúa en las calles

Las calles porteñas siguen repletas de basura.

Si hay una manera de calificar al gobierno porteño según su accionar en estos días podría ser, sin lugar a dudas, de marketinero. Lindas imágenes, amarillo por doquier, propuestas e iniciativas inconclusas y proliferación de slogans, pero a la hora de solucionar conflictos, el Pro hace agua.

El tema de la basura lleva ya casi una semana y no hay vistas a que encuentre un final feliz. Mucho se habló de la separación de residuos entre los reciclables y los que no lo son, de las bolsas ecológicas y de los 88 millones invertidos en contenedores -que podrían haber ayudado a alivianar el problema- pero lo cierto es que en las esquinas porteñas se amontonan bolsas de basura y el olor es insoportable.

Si bien el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli intentó dar la cara y ofrecer alguna explicación, él mismo debió admitir la dificultad para hallar una salida. Eso sí, implementó operativos de desinfección y control de plagas en los puntos de mayor acumulación, para evitar la proliferación de cucarachas, moscas y roedores.

Y si también es cierto que la recolección comenzó a realizarse de manera muy lenta, la preocupación es saber si lograrán completar el servicio antes de que se desate la tormenta prevista para el viernes o si las bolsas obstruirán los sumideros, complicando así el escurrimiento del agua. Es decir, si nuevamente habrá que ver a los autos flotando por las calles como cada vez que llueve fuerte.

Y ya que hablamos de autos, bueno es recordar que en 2008 se anunció con entusiasmo la creación por primera vez en la Ciudad de un Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito y Transporte cuyo objetivo es hacer cumplir las normas en esa área y ordenar las calles.

Pues bien, ayer cuando la capital colapsó no se vio a ninguno de ellos. Menos aun en la zona de Leando N. Alem, 9 de Julio, Ingeniero Hurgo y en las arterias de salida al Norte y al Sur. Es decir, en este ámbito la Ciudad tampoco estaba preparada.

Revista Qué intentó comunicarse con la Subsecretaría de Transportes y con gente del área de control y seguridad vial, pero no obtuvo respuestas.

Por suerte, este jueves para combatir el calor había personal del gobierno repartiendo agua y barras de cereal en el centro porteño, llamado la atención de algunos medios y demostrando que sí se ocupan de los ciudadanos.
Habrá que esperar a mañana para escuchar qué nueva excusa darán a la falta de solución de problemas.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?