Revista Qué

5 Sep 2014 | Implica desalojos y demoliciones

Último día de protesta en San Telmo contra el Metrobús Sur

Vecinos de San Telmo cortarán por última vez en la semana la circulación de la avenida Paseo Colón entre H. Primo y San Juan, entre las 13 y las 16, para hacer oír su rechazo al proyecto de construcción del Metrobús en esa arteria. El lunes comenzaron con esta medida y la mantuvieron hasta hoy, para protestar […]

Vecinos de San Telmo cortarán por última vez en la semana la circulación de la avenida Paseo Colón entre H. Primo y San Juan, entre las 13 y las 16, para hacer oír su rechazo al proyecto de construcción del Metrobús en esa arteria. El lunes comenzaron con esta medida y la mantuvieron hasta hoy, para protestar en contra del desalojo de 40 familias y la demolición de cinco cuadras que prevé concretar el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para llevar a cabo su plan.

El edificio Marconetti, construido en 1929, alberga a 40 familias

El edificio Marconetti, construido en 1929, alberga a 40 familias

La Comisión de vecinos sostiene que  agotaron “todos los pasos para establecer vías de diálogo con el GCBA para encontrar soluciones consensuadas al problema que afecta a decenas de familias” pero que nunca  fueron escuchados.  Así, enumeran que un pedido de informes votado por la Legislatura de la Ciudad hace cuatro meses nunca fue respondido; que otro hecho al Ministro de Educación por el destino de las escuelas afectadas, tampoco fue contestado; que las reiteradas solicitudes de encuentros con Rodríguez Larreta jamás fueron atendidas. Además, quienes viven hace más de 25 años en el histórico edificio Marconetti, ubicado en Paseo Colón al 1598, no sólo deben afrontar la amenaza del desalojo (pese a que existen medidas judiciales que suspenden la medida), sino que además deben tolerar el hostigamiento y la persecución por parte del gobierno de la ciudad. Por ejemplo, se les cortó el suministro de gas en pleno invierno, pese a que no existe ningún tipo de deuda con la empresa que les brinda el servicio, o se les impidió ingresar a su casa a niños que viven en el inmueble. Otros edificios que se pretenden destruir son dos escuelas y el Centro Educativo Isauro Arancibia, que atiende a 200 alumnos en situación de calle. También se prevé demoler el espacio para la memoria construido en los restos del ex centro clandestino de detención Club El Atlético, el hogar de día para chicos de la calle CAINA, un campo de deportes, el frente del diario Ámbito Financiero y la Sala de Teatro Osvaldo Bayer, entre otros.

Compartir
?