Revista Qué

1 Nov 2017 | Sigue el escándalo en Hollywood

Dustin Hoffman denunciado por acoso

Luego de las denuncias por acoso sexual a Kevin Spacey, y contra el poderoso productor Harvey Weinstein, un nuevo escándalo sexual sacude a la industria cinematográfica de Estados Unidos.

Se trata de la denuncia de una ex asistente de Dustin Hoffman, que denunció al actor de manosearla en un rodaje en 1985, cuando ella tenía 17 años y él 47.

Esta es una historia que he contado tantas veces que a veces me sorprende cuando alguien que conozco no la ha escuchado“, así arranca el texto de Anna Graham Hunter.

Públicamente, sin embargo, el relato de la escritora no se conocía hasta hoy, cuando ella misma lo ha narrado, en un artículo en The Hollywood Reporter. 

Estaba en el último año de la escuela secundaria de la ciudad de Nueva York y entré como pasante de producción”, detalló la mujer, quien denunció que el acoso era algo naturalizado por el entorno del actor.

Su comportamiento era abierto. Me agarraba la cola, me hablaba de sexo. Una semana fui a su camarín para preguntarle qué quería desayunar. Me miró y sonrió. Se tomó su tiempo. Después, me dijo: ‘Quiero un huevo duro y un clítoris húmedo’. Su séquito se puso a reír. Me fui al baño a llorar“, recordó.

En mi segunda semana de trabajo me preguntó si había tenido relaciones sexuales”, advirtió, al tiempo que destacó que el actor se había excitado con el diálogo.

El acoso, según las cartas que por entonces Anna le enviaba a su hermana, también era sufrido por otra de las asistentes, Elizabeth, a quien llegó a decirle que quería su “pecho derecho” como almuerzo.

Pero un día las palabras se transformaron en acciones. “Estaba caminando con Dustin hasta su limusina, y me tocó la cola cuatro veces. Cada vez que lo hizo lo golpeé, y le dije que era un viejo sucio. Él se quitó el sombrero, señaló su cabeza y dijo: ‘No, soy un joven sucio’”.

La incomodidad fue tal que la joven decidió encarar a Hoffman para ponerle un límite. “Me pidió disculpas y, después, se comportó muy atento por un tiempo. Pero un día vino Warren Beatty al set, y le dijo que pasara la noche conmigo“, remató.

Por su parte, Hoffman, consultado por la denuncia, respondió: “Tengo el máximo respeto por las mujeres, y me siento terriblemente mal si cualquier cosa que haya podido hacer le pueda haber causado incomodidad. Lo siento. No refleja quién soy“.

 

 

Compartir
?