Revista Qué

9 Nov 2016 | Diagnóstico de Noah

El hijo de Luisana tiene un tumor en el hígado

Tras el duro golpe que recibieron Luisana Lopilato y Michael Bublé luego de que su hijo mayor Noah fuera diagnosticado con cáncer, Daniela Lopilato, hermana de la actriz habló del tema.

daniela 2Si Dios quiso que se lo descubrieran de esa manera, es porque quiere salvar a Noah“, le dijo la tía del pequeño a la revista Gente.

Y agregó: “El cáncer es una enfermedad horrible, pero tenemos fe en que Noah va a salir adelante. Lo sabemos. Llegó la hora de empezar un tratamiento que será largo y muy duro, pero que hay que pasar. Dicen que los niños suelen ser fuertes para soportar la quimioterapia… y mi sobrino es un guerrero“.

“Tiene una manchita en el hígado, pero no muestra distintas tonalidades. Por eso, es probable que sea benigno, pero hay que seguir con los estudios”, le dijeron los médicos a Luisana sobre el diagnóstico de Noah, el jueves 27 de octubre, al que llegaron estudiando los síntomas de la mononucleosis.

“Soltemos todo y nos vemos en Los Ángeles”, le dijo Michael a Luisana desde Londres, en plena gira promocional de su nuevo disco.

Ella no dudó y el sábado 29, a primera hora de la mañana, aterrizó en dicha ciudad junto a Elías.

Fue acá donde descubrieron que algo andaba mal. Tenemos muy buenos especialistas. Pero por cuestiones personales y familiares, Lu y Mike decidieron volar a los Estados Unidos para hacer el tratamiento”, contó Daniela sobre la decisión para que el nene siga su tratamiento allá.

Pero el martes 1 de noviembre llegó el diagnóstico que ningún padre querría leer: cáncer en el hígado. ¿El tratamiento inicial? Cuatro meses de quimioterapia, con la posibilidad de una cirugía para extirpar el tumor más adelante.

“Noah ya empezó la quimio y la está tolerando muy bien”, aseguran amigos de la familia. Daniela agrega: “Tiene la inocencia de los nenes y eso está bueno. No entiende demasiado lo que está pasando”.

Claro que sus papás juegan con él mientras recibe el tratamiento, e incluso su tío Darío puede ser parte del proceso desde Buenos Aires. Varias veces habló con Noah vía Skype, y hasta lo escuchó decir “¿Cuándo voy a ir a tu casa a jugar, tío?”.

En los próximos días Daniela volará rumbo a Los Ángeles, para acompañar a Luisana, y así sumarse al equipo de contención Lopilato, que lideran Eduardo y Betty, los padres.

El pronóstico podría ser alentador: con tratamiento, ese tipo de cáncer infantil tiene un 90 por ciento de chances de cura.

Compartir
?