Revista Qué

11 Abr 2016 | Luego de su brote psicótico

Matías Alé y su primera nota en vivo

El actor estuvo invitado en la mesa de Mirtha Legrand, donde concurrió por primera vez a un programa en vivo, luego de un brote psicótico que sufrió en noviembre de 2015.

matias 2matias 1Fue un domingo especial, y comenzó de una manera distinta, donde la conductora alzó la copa y le pidió a los invitados Ricardo Darín, Oscar Martínez, Margarita Stolbizer y Julieta Cardinali, un brindis por Matías Alé.

Feliz por su recuperación y por los proyectos que lo esperan este año, Matías repasó cómo fue su rehabilitación en la Clínica Avril.

Estoy muy agradecido de poder estar acá. Hace dos meses estaba en mi casa encerrado como si fuera Cuasimodo. No la pasé bien, fueron 6 meses muy difíciles y el daño colateral que le hice a mi familia, a mis amigos… todo fue difícil“, sostuvo.

A mí me pasaban situaciones y no me daba cuenta. Situaciones que se fueron generando dos o tres meses antes de la eclosión, que fue el 3 de noviembre. Yo creía que lo que me pasaba era cotidiano. Yo sentía que venía a salvar al mundo y que María, mi ex mujer, era mi socia en eso“, detalló.

Andábamos viviendo de hotel en hotel escapándonos de entidades que yo veía o de situaciones que yo veía. Le daba mucha importancia a la diferencia entre el mal y el bien”, agregó Alé y precisó cuál fue el cuadro clínico: “Lo que tuve fue un brote psicótico con delirio místico. Fue producto de un pico de estrés por exceso de trabajo“.

Luego se refirió a la importancia de tener un grupo de contención al lado: “Bajé casi 10 kilos porque no comía: desde enero hasta marzo que estaba encerrado en casa no comía por todo lo que me estaba pasando. Hoy están mis amigos acompañándome y está mi familia en casa. Ellos son como mis acompañantes terapéuticos, que no son necesarios hoy, pero han sido parte de mi proceso y mi recuperación“.

Estoy tomando una sóla pastilla por día. Ayer a la noche mi médico me dio los resultados de mi análisis de sangre y estoy dentro de los parámetros normales, así que estoy dado de alta. Mis médicos y mi psiquiatra determinaron que era imposible que ya esté así, pero le puse mucha garra“, agregó.

Y confesó que sintió mucha vergüenza cuando vio las imágenes delirando en la silla de ruedas.

Me dio mucha vergüenza. Y estaba muy enojado con lo que me había pasado. Porque perdí muchas cosas. Perdí una relación con mi mujer. Perdí una temporada en Mar del Plata. Perdí amigos en el camino“, se sinceró.

Para el final Alé apeló al humor: “Voy a eventos y la gente me pide que bendiga la comida, que baile como en los videos que se vieron, me piden que tome sangre de tortuga… Igual, tómelo señora, es muy buena para los huesos“, cerró, entre risas.

Compartir
?