Revista Qué

1 Dic 2014 | Estadio azteca

Miles de fanáticos despidieron a Chespirito

A dos días de su fallecimiento por un paro cardíaco en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, el comediante Roberto Gómez Bolaños Chespirito (1929-2014), recibió un homenaje de cuerpo presente en el Estadio Azteca este domingo, al que acudieron más de 24 mil personas itinerantes, según cifras policiales.

el chavo 1 el chavo 2 el chavo 3 el chavo 4 el chavo 5 el chavo 6 el chavo 7 el chavo 8 el cahvo 12 el chavo 9 el chavo 10

Niños y adultos disfrazados de El Chavo del 8, Quico, la Chilindrina y el Chapulín Colorado se vieron en el mar de personas que llegaron a darle el último adiós al comediante.

Grandes carteles con célebres frases de personajes de Chespirito como el “No contaban con mi astucia”, del Chapulín Colorado, vistieron la fachada de estadio. “Sentimos mucha tristeza porque se fue una gran persona, que dio a conocer a México de muchas formas, cómo éramos o cómo es el sentido de humor de los mexicanos”, manifestó con tristeza Elvira Domínguez, una vendedora ambulante del estadio.

Antes del mediodía del domingo, el Estadio Azteca lo esperaba. Para ello, la espera fue larga, pero dos pantallas gigantes anunciaron, con imágenes, la salida de Chespirito desde las instalaciones de Televisa San Ángel.

A las 11:40 horas, el cuerpo del actor, escritor y comediante salió de la televisora rumbo  al estadio, por Periférico Sur. 

El ataúd fue expuesto al público a través de una carroza con paredes de cristal rodeada de flores y las figuras de sus personajes, para que sus fanáticos, en el trayecto, pudieran darle el último adiós.

Mientras tanto, adentro del Estadio Azteca se coreó un “¡Chavo, Chavo!”, en referencia a su papel como el Chavo del 8 y se realizaron las famosas “olas” entre las gradas.

En hombros, el ataúd fue trasladado por una de las alfombras rojas. La gente aplaudió, pero con un sonido suave y así quedó en medio de la cancha, bajo la capilla en la que horas después monseñor Diego Monroy oficiaría una misa en su honor.

La movilización inició a las 14:00 horas, pues los espectadores bajaron de sus asientos y formaron las primeras filas, de hasta 30 personas, en la alfombra roja para pasar frente al féretro.

Sin embargo, la primera en hacerlo fue su viuda, la actriz Florinda Meza, quien atrás del púlpito, en pleno pasto verde y como tributo al finado comediante, colocó flores de crisantemos y gladiolas blancas, acción repetida por sus amigos, familiares y el público.

La canción Gracias por siempre se repitió una y otra vez, mientras se formaron filas de flores blancas. Numerosas personas decidieron retirarse después de colocar su flor blanca, acto que finalizó a las 14:20 horas.

 

 

 

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?