Revista Qué

8 Oct 2014 | Fuerte confesión

“Me prostituí con homosexuales”

El reconocido actor francés Gérard Dépardieu de 65 años, se encuentra en plena promoción de su autobiografía titulada “Así sucedió”. Haciendo declaraciones que rozan la obscenidad, ahora le sumó una confesión en la que el actor que dio vida a Cyarano de Bergerac o a Obélix reconoce que se prostituyó de joven con hombres homosexuales. […]

gerard 5El reconocido actor francés Gérard Dépardieu de 65 años, se encuentra en plena promoción de su autobiografía titulada “Así sucedió”.

Haciendo declaraciones que rozan la obscenidad, ahora le sumó una confesión en la que el actor que dio vida a Cyarano de Bergerac o a Obélix reconoce que se prostituyó de joven con hombres homosexuales.

Hablando de su nacimiento, el actor afirma que su padre era un alcohólico con una vida sexual más o menos nómada. Cuando su madre quedó embarazada, Depardieu afirma que su primera reacción fue intentar abortar, agregando: “No quería que yo naciese. El aborto no funcionó. Y terminé naciendo, cuando no estaba previsto mi nacimiento. Fue mi madre quien me contó la historia, con mucho amor”.

Tras esa confesión el actor continúa haciendo revelaciones sobre su adolescencia: “Un día me di cuenta que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Y pensé que prostituirme me permitiría ganarme pasta, de vez en cuando“, escribe el actor, de 65 años, en “Ça c’est fait comme ça” (Hecho de aquella manera), un relato de 170 páginas autobiográfico que publica Éditions XO.

Dépardieu, que recientemente ha dicho que llega a consumir hasta 14 botellas de alcohol en un día y que se arrepiente de haber interpretado la versión libérrima de Dominique Strauss-Kahn en la polémica cinta “Welcome to New York”, de Abel Ferrara, agrega que continuó rodeándose de homosexuales más adelante, para conseguir dinero.

Pronto tenía todo un grupo de tíos pegados porque les gustaba mi culo. Manipulaba a algunos para desvalijarles”, escribe el actor. Cuando el dinero no le alcanzaba, prosigue, se dedicaba a desvalijar tumbas con un amigo para robarles las joyas y los zapatos a los muertos, actividades delictivas que a los 16 años le llevaron a prisión por el robo de un coche. El psicólogo de la prisión le dijo que tenía manos de escultor, recuerda el excesivo actor, que en 1988 interpretó a Rodin en el largometraje “Camille Claudel”, de Bruno Nuytten.

Tremendas declaraciones de Gerard.

Compartir
?