Revista Qué

1 Mar 2016 | 38 años después

Se reencuentra con la enfermera que la cuidó

La historia de Amanda Scarpinati ha conmovido al mundo entero y tuvo lugar en estados Unidos, y todo gracias al poder de las redes sociales. 

susan 1 susan 2 susan 4susan 5 susan 7  susan 6La mujer de 38 años recurrió al Facebook para buscar a una enfermera que cuidó de ella cuando tenía apenas tres meses de edad y había sufrido un grave accidente.

En 1977, cuando era apenas una bebé, Amanda sufrió severas quemaduras luego de haberse caído de un sofá arriba de un vaporizador que estaba con agua hirviendo.

La pequeña fue trasladada de inmediato a un centro médico de Nueva York. En ese lugar había una enfermera especial que la cuidó muy bien. Amanda se pudo dar cuenta luego de ver unas fotos que el recinto tomó para su reporte anual.

Ante esto, Amanda intentó buscar durante 20 años a la mujer de la foto, para agradecerle lo que había hecho por ella, porque las fotos dicen mucho sobre el cuidado que ella le entregó.

Y no le fue bien, hasta que una amiga le dijo que usara la influencia de las redes sociales para publicar en Facebook sus fotos. y encontrar a esa persona.

He tratado durante casi 20 años de encontrar quién era la enfermera, pero no he tenido suerte. Quizá ahora, con el poder de las redes sociales, alguien pueda ayudarme“, escribió el pasado mes de septiembre.

Tan solo 24 horas después de colgar su mensaje en Facebook, miles de personas habían compartido ya su mensaje. Una de ellas identificó a la enfermera y le aseguró que se trataba de Susan Berger, una mujer que en 1977 tenía 21 años y empezaba a trabajar como enfermera.

Ahora, tras muchos años de búsqueda, Amanda Scarpinati ha conseguido reunirse con la enfermera. Entre lágrimas, ambas se fundieron en un abrazo ante decenas de periodistas y fotógrafos, en un reencuentro cargado de emotividad.

Amanda sufrió durante muchos años bullying cuando era pequeña, por tener parte del cuerpo quemado y ha tenido que someterse a distintas cirugías y tratamiento, durante toda su vida.

Muchas enfermeras la han acompañado, pero para ella Susan Berger fue la que más recordó ya que sentía que esas fotos reflejaban el amor con que ella la había cuidado.

“Mirar las fotografías me reconfortaba. Ves la bondad. Las miraba constantemente”, aseguró Scarpinati, sin dejar de soltar la mano de quien, más de una vez, la había abrazado cuando más la necesitaba.

Recuerdo lo calmada y confiada que era. No era habitual para un bebé tan pequeño que acababa de salir de una cirugía”, narró Berger.

Y agregó, “Es un gran recordatorio para el final de mi carrera, para pensar de nuevo en todas las interacciones que tuve con los pacientes, todas las cosas que hice“.

Berger ahora es vicepresidenta ejecutiva de Cazenovia College en Cazenovia, Nueva York.

Compartir
?