Revista Qué

14 Mar 2016 | Milagro

El bebé prematuro que sobrevivió a todo pronóstico

En la mañana del sábado 18 de agosto de 2012, Austin Gerstenslager aún se encontraba dentro del vientre de su madre, Keri, cuando empezó a luchar para nacer… o para encontrarse con la muerte.

austin 3austin 2 Austin nación con 700 gramos en la semana 20, cuando Keri rompió bolsa. Era su tercer hijo y a pesar del cuidado de los médicos, éstos comprobaron que su estado era malo.

Los mismos les comunicaron que el niño había nacido ‘sin posibilidades de supervivencia’, por lo cual había que dejarlo ir. Le sacaron el respirador y se lo entregaron a su padre.

Ante esta situación, los padres aceptaron con serenidad la situación. Trasladaron al bebé de la UCI a la habitación, lo bautizaron y se dispusieron a esperar que llegara el momento de su partida.

Keri acurrucó a su hijo entre sus brazos y se preparó para que dejara de respirar pero, cuanto más lo abrazaba, más mejoraba Austin.

Once horas después, viendo que el bebé no sólo no había muerto sino que incluso se encontraba mejor, los médicos se lo llevaron de nuevo a la UCI.

Su corazón seguía latiendo, sus pulmones continuaron aspirando aire. Su giro inesperado y no planeado, finalmente, se convirtió en días, semanas y meses en el Hospital Aultman.

Tras insertarle al bebé una sonda intravenosa en el cordón umbilical, el personal lo conectó de nuevo al oscilador respiratorio; luego le colocaron un dispositivo de presión positiva, el cual insufla aire continuamente a través de las fosas nasales.

Lo mantuvieron así, hasta la tarde del día siguiente.

El doctor Vazquez comentó que jamás le había dado tanta alegría haberse equivocado; en sus 18 años de trabajo en el Hospital Aultman, nunca había visto nada parecido.

Hasta el día de hoy no sabe con certeza qué sucedió. Les ha contado el caso a otros neonatólogos, y ninguno de ellos ha podido dar una buena explicación de la supervivencia de Austin.

Lo importante es que Austin, contra todo pronóstico, sobrevivió.

Hoy es un niño de casi cuatro años, con buena salud.

 

Compartir
?