Revista Qué

13 Oct 2016 | La historia de superación de Nujeen Mustafa

Escapó de Siria en silla de ruedas

Esta es la historia de Nujeen Mustafa, la joven siria de 17 años que escapó de Siria huyendo de los islamistas y de la brutal represión de la dictadura, sólo acompañada de su hermana Nasrine, que la empujó a lo largo de 5.782 kilómetros. 

nujeen 2nujeen 6

 

nujeen 3

Nujeen abandonó su ciudad natal, Alepo, y cruzó Europa buscando una nueva vida en Alemania. La travesía duró 13 meses y le costó los 6.000 dólares que habían juntado durante años.

De esta manera atravesaron a pie atravesaron a pie Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria. Fueron varios kilómetros en total, para llegar a Alemania, exactamente a Colonia donde se reencontraron con su hermano.

Nujeen Mustafa, es el perfecto ejemplo de la capacidad de superación y también de un optimismo vital, casi ingenuo, como revela su primer libro “Nujeen“, una obra autobiográfica que sale a la venta en España de la mano de Harper Collins Iberica.

Ha sido una forma de expresarme y una gran oportunidad para intentar cambiar la forma de pensar de mucha gente sobre los refugiados, como yo“, contó Nujeen en una entrevista, quien asegura haberse visto cómoda relatando su vida privada, aunque ahora se sienta ‘rara’, por la fama repentina.

La gente se olvida de que los refugiados son personas que sufren, y no sólo números“, denuncia.

Su objetivo con este libro de más de 250 páginas era poner rostro y voz a las cifras de la actual crisis de los refugiados, y por la que más de un millón de personas, sirios, iraquíes y afganos, también eritreos, somalís y libios, entre otros, han marchado hacia Europa.

También relata el dolor que le causa a Nujeen cómo su querida Alepo es destruida por una guerra civil, y la joven siente, de pronto, que su vida está en peligro por los ataques del ejército del presidente Bashar al Assad, y el de los yihadistas del ISIS.

Ante la situación conflictiva que estaban viviendo, sus padres deciden que ella y su hermana Nasrine, deben huir. Ese departamento del quinto piso donde viven (en un edificio sin ascensor) ya no es seguro. En Alemania pueden encontrar, no sólo el futuro, sino una esperanza de no morir.

Y lo logró. Ahora vive en un pequeño pueblito alemán, Wesseling, donde va a un colegio por primera vez en su vida y es tratada de su enfermedad por especialistas.

Allí, entre Bonn y Colonia viven 35.000 personas, que la han adoptado como si fuera de su tierra.

Nada es igual ahora. Es triste sentirse diferente, pero también que mucha gente piense que los refugiados no serán capaces de adaptarse a su país de acogida. Me estoy alemanizando“, dice mientras ríe y salta de un fluido inglés, a un correcto alemán, pese a que lleva apenas unos meses aprendiéndolo.

La joven también contó que tiene tres sueños para cumplir, el primero es traer a sus padres a Alemania, ya que hace un año que nos lo ves, desde el día que partieron.

También le gustaría volver a Alepo. “Mantengo la esperanza de que se acabe la guerra. Nada es para siempre, ¿no? Las cosas tienen que mejorar. Si termina la guerra volveré a Alepo“, asegura convencida.

Ella cree que “toda persona tiene una misión“, como repite a lo largo del libro, aspira a “hacer el mundo mejor”, y a contribuir a que su país vuelva a ponerse en pie tras el conflicto.

En tercer lugar queda su sueño oculto: ser astronauta. Para cualquiera sería un imposible, para Nujeen, la refugiada que hizo un recorrido de varios kilómetros sobre una silla de ruedas, todo es posible.

Compartir
?