Revista Qué

28 Sep 2016 | Conmovedora historia

El instructor de fitness que peleó hasta el final

Corría el año 2012, precisamente agosto, cuando Neil Vines, un instructor de Fitness de 19 años, se encontraba trabajando en la Isla de Creta, cuando experimentó fuertes dolores en la cabeza, cuello y hombro. 

neil 4neil 1 neilneil 2 neil 3 De un momento a otro se desvaneció y debieron trasladarlo hacia su casa en un vuelo de emergencia, donde recibió el peor diagnóstico, aquel que le cambió la vida para siempre: meduloblastoma.

Es un cáncer de rápido crecimiento en el cerebro, que ya se había extendido por toda su columna vertebral.

A medida que batallaba el cáncer, la misma enfermedad fue deteriorando su vista y también lo imposibilitó a caminar, debido a que le afectó la columna.

Según su hermana Sarah, en una entrevista para el diario Daily Mail: “Neil jamás se rindió y siguió siendo positivo aun el final. Él jamás quiso utilizar una peluca, jamás se avergonzó por escapar en su silla de ruedas“.

Fue casi lo contrario, quiso escapar para enseñar a los demás que no le importaba lo que padecía“, agregó.

En abril de 2013 Neil finalmente recibió el alta, luego de casi un año agotador entre tratamientos y quimioterapia, por lo cual volvió a su vida rápidamente.

Gracias a su superación interna y sus ganas de vivir volvió a caminar, andar en bicicleta y porque no, también volvió a correr, que era lo que más le apasionaba.

Pero la recuperación iba a durar poco, ya que, a tan sólo 7 meses, en noviembre de 2013, Neil recibe otro duro golpe.

Un segundo tumor en su tronco cerebral lo aqueja nuevamente.

Para un deportista nato, aspirante a las Olimpiadas, la vida no podía acaecer de extenso de ese modo, y fue ahí donde Neil, a sabiendas de estar en su recta final, quiso alcanzar sus sueños y sus metas.

Por eso terminó las 600 millas de la carrera de John O’ Groats en una bicicleta especial, completó el Desafío de los Tres Picos.

También quiso llegar a la cima de Monte Everest, pero su sueño quedó trunco cuando sufrió una fractura en la columna vertebral, a poco de concluir la prueba.

Luego tuvo que ser intervenido de urgencia y superar otros procesos de quimio, a partir de ahí, su estado de salud fue desmejorando, hasta que el 20 de abril de 2015 Neil falleció rodeado de su familia y amigos. Tenía tan sólo 22 años.

Ahora su hermana Sarah sostiene que la fuerza de Neil durante tres años para salir adelante, es una inspiración para ellos para seguir con sus vidas, a pesar de tanto dolor.

 

Compartir
?