Revista Qué

17 Nov 2014 | Dura historia de vida!!!

Mariano Iúdica a corazón abierto

Todos los sábado Luis Ventura tiene un invitado de lujo en su programa, Secretos Verdaderos. Y esta vez fue el turno del actor Mariano Iúdica, que a lo largo de la entrevista tocaron diferentes puntos de su vida, entre ellos el más doloroso y crucial: la muerte de su hermano Eduardo.  

mariano 1A los trece años, su hermano mayor murió y él tuvo que darle la trágica noticia a sus padres. “A mis trece años fallece mi hermano Eduardo en un accidente en la estación de El Palomar. Fue tremendo, nunca vi un velorio así, en el barrio mi hermano era el chabón más lindo, el que mejor jugaba a la pelota, el más bueno, el que tenía la mejor novia, tocaba en una banda y esos pibes diez, que van a diez centímetros del piso, generalmente se los llevan rápido, mi hermano no era una persona normal”, recordó Mariano muy movilizado.

El conductor recordó el duro momento: “Tuvo un accidente de tren en la estación de El Palomar, yendo para la facultad, nunca supimos bien, pasaba el rápido y parece que patinó en el estribo, no sé bien cómo fue, mi hermano se puso a investigar. Para mí fue un estigma muy grande que me llevó muchos años de terapia y de contarlo siempre en mis reuniones, donde uno saca el diablo para poder exorcizar, porque esas cosas enferman cuando uno no habla. Mi hermano Fernando, de hacerse cargo de la familia y no sacar lo que sentía y le pasaba, tuvo un cáncer que casi se lo lleva a los cuarenta años y con nueve hijos”.

Ese fatídico día, Mariano con apenas 13 años, recibió la mala noticia y fue el encargado de comunicársela a sus padres: “Pude sacar mucho y mi recurrencia con ese accidente fue que yo estaba solo en casa y todos los llamados me llegaban, ‘tenemos el documento de tu hermano’, llamaba la novia ‘¿sabés por qué Eduardo no llega?’, escucho sobre un accidente en la radio, empecé a atar cabos y cuando sonó el timbre ya sabía que me iban a decir. Tuve que llamar a mis viejos, que estaban afuera los dos, yo tenía trece años y mi hermano veintiuno, ahí me hice grande. Nunca vi llorar a un hombre como lloró mi papá esa muerte, nunca volví a ver un hombre llorar así, fue una desgracia tremenda”.

La trágica noticia fue una bisagra en la familia: “Cada uno salió para el lado que pudo, mi hermano pasó a ser el mayor, mi madre se enfermó fuerte, después mi padre, fue un dominó y todo lo que era familia perfecta, fue desapareciendo. Cada uno trató de hacer su vida”, concluyó Iúdica sobre ese suceso que marcó la vida de su familia para siempre. 

Compartir
?