Revista Qué

3 Abr 2017 | Conmovedora historia

Antes de morir le buscó familia a su hijo

Nick Rose, un británico de 40 años y padre soltero, descubrió en mayo pasado que padecía cáncer terminal cuando un bulto extraño apareció en su cuello, y al concurrir al médico y recibió la peor de las noticias. 

Luego de varios estudios, los médicos le diagnosticaron cáncer terminal. Tenía cáncer a la garganta. Y el tumor y células dañinas ya habían avanzado por todo su cuerpo.

Le quedaba poco tiempo de vida. A pesar del impacto, Nick no se echó a llorar, por el contrario empezó a buscar una familia para su pequeño hijo Logan de cuatro años, y la consiguió.

Al parecer, la madre del pequeño los abandonó a los pocos meses de nacer, y a partir de ahí se convirtió en el mejor padre para su hijo.

Nick tenía claro que Logan tenía que seguir teniendo una buena vida y, a pesar del dolor que le provocaba la enfermedad, se pasó los últimos días de su vida luchando por un buen futuro de su hijo.

Con la ayuda de sus amigos, que uno de ellos se encargó del pequeño durante el tratamiento, pero no podía hacerlo permanentemente; Rose se movilizó a través de internet y logró una buena familia de acogida, aunque no se conoce su identidad, y también consiguió fondos para su hijo.

Nick murió el pasado 10 de enero, pero a pesar de su partida, el padre indicó a su hermana que parte del dinero fuera utilizado para la educación de su hijo.

Compartir
?