Revista Qué

6 Mar 2017 | Un acto de amor profundo

Tiene cáncer y le busca esposa a su marido

Una escritora estadounidense de cuentos para niños, Amy Krouse Rosenthal, publicó una emotiva nota en su columna tradicional del diario New York Times.

La sección, llamada Amor Moderno, tenía un título intrigante esta vez: Tal vez quieras casarte con mi marido.

Amy nunca imaginó tener que escribir esa nota, pero antes de todo eso, tampoco imaginó que el 5 de septiembre de 2015, aquel dolor que tenía en el lado derecho no era una inofensiva apendicitis, sino un cáncer de ovarios en fase terminal.

Amy es una escritora que tiene 51 años y autora de más de 30 libros, donde ha participado en proyectos cinematográficos, y colaborado con todo tipo de publicaciones.

Amy, confiesa que llevaba un tiempo intentando escribir la carta, pero era algo que debía hacer. “Tengo que terminarlo ya porque tengo una fecha límite, una muy cercana“, lamenta la escritora.

No es coincidencia que las palabras cáncer y cancelar son tan similares“, asegura lamentando que tras descubrir que le queda poco tiempo de vida “los planes se desvanecen“.

Unos planes que tenía con su marido y que quiere que cuando ella falte, Jason los pueda tener con otra persona, que no esté solo.

En la carta, cuenta que conoció a su esposo, con el que tiene tres hijos, cuando tenía 24 años en una cita a ciegas. “Tenía exactamente cero expectativas de que la cita sería provechosa. Pero cuando tocó a la puerta de mi pequeña casa, pensé: Oh, no, esta persona es muy simpática. Para cuando acabamos de cenar, me quería casar con él“.

Poco antes, la escritora lamenta los planes que no podrá cumplir junto a él, pero no se resigna. “Adoptamos entonces el plan alterno (…) para vivir el presente. Para el futuro, quiero presentarles al protagonista de este artículo, Jason Brian Rosenthal“, añade.

A partir de ese momento, elabora la mejor carta de presentación posible para su marido. “Nunca he estado en Tinder, eHarmony ni nada así, pero voy a crear un perfil general de Jason, hecho a partir de mi experiencia con él tras 9.490 días viviendo en la misma casa“.

Es así que la escritora describe físicamente a su marido, “mide 1,78 metros, pesa 72 kilos, tiene ojos color avellana y cabello entrecano“, antes de hablar de cómo ha sido su día a día en pareja.

Si nuestro hogar hablara, agregaría que Jason es asombrosamente habilidoso. Este hombre sabe cocinar. (…) Le encanta escuchar música en vivo: es lo que más nos gusta hacer juntos. (…) Es un gran padre. Es compasivo… Y puede voltear las tortitas en el aire“, agregó.

Luego la escritora prosigue con más virtudes de su pareja, asegura que pinta y que “es un acompañante de viajes de ensueño“.

Y agrega: “Ese es el tipo de hombre que es Jason: llegó al ultrasonido de nuestro primer embarazo con flores. Es el tipo de hombre que, ya que siempre se despierta temprano, me sorprende los domingos en la mañana al hacer caritas felices con algo que se encuentre cerca de la cafetera: una cuchara, una taza o un plátano. Supongo que ya saben suficiente sobre él como para darle sí a su perfil“.

Amy explica que terminó de escribir la carta el día San Valentín, “y el regalo más genuino que puedo esperar darle es que la persona apropiada lea esto, busque a Jason, y empiece otra historia de amor!“.

Así que dejaré este espacio en blanco a propósito, para que tú y él puedan tener el nuevo comienzo que merecen“, son las palabras con las que la escritora concluye la carta, con la esperanza de su marido encuentre a “la persona adecuada“, para compartir su vida.

 

 

Compartir
?