Revista Qué

12 Dic 2012 | PROYECTO DE TRASPASO

Al Pro no le alcanzan los votos

Este jueves en la Legislatura se realizará la última sesión ordinaria del año, en la que se estimaba que se iba a tratar el proyecto oficialista para regular el traspaso de subtes a la Ciudad. El Pro pelea con el tiempo para conseguirlos tres votos que le faltan para aprobar la iniciativa.

El oficialismo no cuenta con los votos y podría retrasar el tratamiento.

El debate sobre el traspaso previsto para mañana quedó postergado para el 20 de diciembre, aunque no descartan iniciarlo y pasar a un cuarto intermedio.

Hasta el momento, el macrismo cuenta sólo con 28 votos de los 31 que necesita para sacar la ley. El problema con el que se enfrenta el oficialismo porteño es que existen algunos puntos conflictivos que están trabando la propuesta del diputado Marín Ocampo, quién aseguró: “La ley debe generar fuentes de financiamiento genuino y encauzar la conflictividad gremial. Estamos dispuestos a negociar, pero si proponen alternativas viables para estos puntos. Vamos a seguir conversando hasta fin de mes y si el proyecto no se aprueba, tendremos que sesionar en enero. Porque sin ley, no hay subte para la Ciudad”.

A esto se suma que los bloques opositores presentaron proyectos alternativos, uno creado por un grupo de diputados de Proyecto Sur, Buenos Aires para Todos y la Coalición Cïvica; y el otro del kirchnerismo.

En el primero, escrito por Rafael Gentili, Virginia González Gass, Fabio Basteiro, Fernando Sánchez y Rocío Sánchez Andía, tiene como puntos fundamentales una auditoría del contrato, del estado del subte y de Metrovías.

Además, establece un Fondo de Subsidio a la Tarifa, conformado por un porcentaje de las ganancias de Autopistas Urbanas S.A. (AUSA) –según lo estipulado en la ley 3.060-; el 4% de lo que se recaude en Patentes; los ingresos por los impuestos de sellos por venta y transferencia de autos; y lo acumulado por el cobro del estacionamiento medido y acarreo.

En el caso de la propuesta del interbloque kirchnerista, también se establece una auditoría a Metrovías. La diputada María José Lubertino explicó cuáles son los puntos de conflicto con la propuesta macrista: “Estamos de acuerdo con el aumento de las patentes para los autos con una tasación fiscal superior a $ 150.000, pero no con un impuesto a los combustibles”, contó a la vez que agregó: “Además de las partidas asignadas por el Ejecutivo o la Legislatura, el subte debe financiarse con el 5% de las ganancias de AUSA destinado a infraestructura, que establece la ley 3.060, más otro 5% para el funcionamiento del servicio”.

A su vez, reconfirmó que rechazan el artículo que impediría a los empleados del subte cortar el servicio en forma de protesta: “Nos oponemos a que se afecten los derechos de los trabajadores declarando al subte como esencial”.

Ayer, el legislador del Pro Enzo Pagani advirtió que se estaban poniendo todos los esfuerzos en sacar la ley antes de fin de año, situación que se les complicaría si no consiguen los votos, o que los obligaría a llamar a sesiones extraordinarias. Cabe recordad que el Ejecutivo tomará posesión del subte a partir del 1 de enero.

El diputado del Frente para la Victoria, Francisco “Tito” Nenna también había realizado declaraciones en las que puso un freno a la esperanza macrista al asegurar que desde su fuerza se planteaban rechazar la iniciativa.

Según dijo Nenna, el proyecto plantea “superpoderes” por los cuales el gobierno porteño podrá aumentar la tarifa del subte “cuando lo disponga”. Además, criticó que se quiera cercenar el derecho a huelga de los trabajadores del subte, y consideró que este tema “requiere una discusión más profunda”, por lo que descontó el rechazo de su bloque a la iniciativa.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?