Revista Qué

17 Sep 2015 | Bloqueo a la interpelación a Macri

El PRO le hizo sentir al FpV el rigor de la mayoría

El kirchnerismo quiso llevar al recinto el pedido de interpelación a Macri, aún sabiendo que no tenía los votos. El PRO contestó con una batería de proyectos de declaración que obligaron al FpV a salir del recinto como la recomendación de Aníbal Fernández para que vaya a la Justicia, la anulación de las elecciones tucumanas y los dichos de Kicillof a Donda, en debate.

Mientras las cámaras de televisión comenzaban a llegar, el Frente para la Victoria confirmó su intención de pedir la interpelación a Mauricio Macri por el caso Niembro, una discusión para la que no contaba, desde el principio, con los votos propios y  a la que el PRO se opuso, habida cuenta del pedido de informes aprobado la semana pasada.

En la sesión, el PRO no sólo rechazó esa votación, sino que le hizo sentir al Frente para la Victoria todo el rigor de la mayoría con ayuda de Energía Ciudadana Organizada (ECO) y distintos monobloques con los que logró aprobar sobre tablas y fuera del orden día cuatro proyectos de declaración.

La manifestación de agrado de que el jefe de Gabinete Aníbal Fernández se presente a la justicia por las recientes acusaciones en su contra que lo involucran en el triple crimen de General Rodríguez y el tráfico de efedrina, el beneplácito por la anulación de las elecciones tucumanas, y los repudios por las declaraciones de Axel Kicillof a Victoria Donda, así como por la condena al dirigente opositor venezolano Leopoldo López.

Fue un combo explosivo que llevó a una sesión -en la que no había un temario controvertido- a que se extendiera por expedientes que, primero, el Frente para la Victoria, y luego el PRO, presentaron por fuera del orden del día, para lo que se necesita los dos tercios de los presentes.

En efecto, el PRO aplastó al Frente para la Victoria, a tal punto que la declaración sobre la asistencia del jefe de Gabinete de la Nación a la Justicia se presentó en dos oportunidades. La segunda, cuando los kircheristas vaciaron prácticamente la sesión y el PRO con la mayoría de los dos tercios circunstancial se impuso en el conteo.

 

Debate

Al principio la discusión fue un cruce entre el macrismo y el kirchnerismo, iniciado por el escándalo de las contrataciones de La Usina por parte del gobierno porteño. Gabriela Cerrutti, del bloque Nuevo Encuentro, fue quien tomó la palabra para exponer la necesidad de las explicaciones “para los porteños”.

“Es inaudito que algo que involucra a cuatro ministerios y al Banco Ciudad pueda llevarse a cabo sin el conocimiento del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, de la vicejefa, María Eugenia Vidal, y del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta”, apuntó Cerruti al principio.

Legislatura porteña

Se votó la alteración del orden del día para autorizar el inicio del debate de ese proyecto y se rechazó al no llegar a los dos tercios de los presentes: 33 votos negativos, 20 positivos, y 7 abstenciones.

Acto seguido, el macrista Héctor Huici pidió una manifestación de agrado de la Legislatura para que Aníbal Fernández se presente a la justicia “para que aclare su situación”, tras el informe de Jorge Lanata que lo vinculó con el tráfico de efedrina, a raíz de dos testimonios.

El expediente fue rechazado y no entró en el orden del día al no contar con los dos tercios: 32 positivos, 15 negativos y 6 abstenciones.

Cerrutti, molesta, pidió la palabra y le recomendó a Huici que lea los diarios. “El Jefe de Gabinete se presentó al día siguiente en la Justicia”.

Cuando el kirchnerismo creía que ya todo estaba dado, la titular del bloque macrista, Carmen Polledo, solicitó incluir un “beneplácito” por el fallo de la Cámara Contencioso Administrativa de Tucumán que anuló las elecciones provinciales de semanas atrás.

Con la ayuda de ECO y de distintos monobloques, el PRO logró aprobar primero el tratamiento sobre tablas de ese proyecto, y luego lo aprobó por 37 votos positivos, 15 negativos y 2 abstenciones, frente a la imposibilidad del kirchnerismo que no pudo rechazar ambas iniciativas.

Gabriel Fuks reclamó ceñir los debates a la competencia de la Ciudad de Buenos Aires. “No aceptamos los debates ajenos a nuestra competencia. Se está evitando debatir que el gobierno de la Ciudad le otorgó 132 contrataciones a un tipo que luego fue el primer candidato a diputado nacional de esa misma fuerza”, bramó.

Asimismo, también calificó como una “paparruchada” el falló de la Cámara tucumana a quien le atribuyó la resolución de una decisión sobre la base de que las ciudadanos de esa provincia “son subhumanos a los que se los lleva a votar por una bolsa de comida”.

Claudia Neira, también del FpV, criticó que la anulación  de la elección partiera de la justicia contenciosa administrativa y no de la Junta Electoral que ya había finalizado el escrutinio definitivo con un resultado positivo para Manzur.

“Era correspondiente la competencia, a tal punto que el partido oficialista no se presentó para rechazarlo ese tratamiento”, reclamó, por su parte, al diputada Graciela Ocaña, del bloque Confianza Pública, en el interbloque ECO.  “El fallo no está asentado en recortes periodísticas sino en una realidad”, argumentó.

“No quiero vivir en un país en el que se dice que para ganar hay que hacerlo por 10 ó 15 puntos, porque de lo contrario se pierde”, señaló el radical Hernán Rossi, del monobloque SUMA +, al tiempo que reclamó que las elecciones se realicen de nuevo. “No nos importa por cúanto, pero queremos que se respete cada uno de los votos de los tucumanos”.

Sin embargo, el diputado Marcelo Ramal Frente de Izquierda, aunque acompañó, no se olvidó de cuestionar al PRO por rechazar tiempo atrás un proyecto de cuestionamiento del fraude en Tucumán, así como de la detención de militantes de su fuerza. Habló del carácter “impostor, faccioso y superficial” de la iniciativa.

Victoria Roldán Méndez asestó otro golpe al kirchnerismo que, claramente, ya había entrado en el juego del PRO. Pidió repudiar las declaraciones de Kicillof, ministro y primer candidato a diputado nacional por la Ciudad del Frente para la Victoria, que le había sugerido ponerse “plumas” a Victoria Donda para salir en los diarios, a raíz de su presentación judicial por la difusión de los índices de pobreza.

La titular del bloque del Frente para la Victoria, Gabriela Alegre, ensayó una respuesta y quiso sacarle importancia a las declaraciones. Dijo que no tuvieron “nada que ver” con una ofensa hacia las mujeres e interpretó que ponerse las plumas aludió al sólo fin de “llamar la atención”. “Se las puede poner cualquiera”.

La respuesta no importó. María Raquel Herrero exigió una respuesta a los hombres que rechazaron esta tabla. Graciela Ocaña manifestó su solidaridad, y en ese mismo momento, Alegre, dio la orden de levantarse. Desbordados por la “jugada macrista”, los diferentes legisladores del Frente para la Victoria se retiraron.

Sólo quedaron Claudio Palmeyro (Sindical Peronista) y Aníbal Ibarra (Frente Progresista y Popular) que vieron atónitos como el PRO, primero, logró aprobar ese proyecto por 35 votos positivos y 2 negativos que expone, de alguna manera, al ministro de Economía.

Acto siguiente, el PRO impulsó un repudio por la condena al dirigente venezolano opositor, Leopoldo López, acusado de “sedición”, en un proyecto consensuado con ECO. Pero, dos diputados de ese espacio, Virginia González Gass y Adrián Camps (Partido Socialista Auténtico) se retiraron del recinto.

La declaración de solidaridad internacional se aprobó con 33 votos positivos, 1 negativo y 2 abstenciones. Pero lejos estuvo la discusión de quedar ahí.

Con la ausencia del kirchnerismo, el macrista Helio Rebot volvió a pedir tratar la declaración que insta a que el Jefe de Gabinete de la Nación se presente a la Justicia, pedido que había hecho minutos antes su colega Huici.

Los dos kirchneristas que quedaban, quedaron estupefactos. El vicepresidente 1º Cristián Ritondo aclaró, rápidamente, que era un procedimiento contemplado en el Reglamento Interno. “Quiero decir que esto se ha desvirtuado”, afirmó el vivianista Palmeyro, quien también se sinceró. “Quiero felicitar por la estrategia y me retiro porque sino vamos a terminar hablando de Marte o Júpiter”.

El pedido se trató y ésta sí se pudo aprobar con 31 votos positivos y 4 abstenciones.

“Acá hay una manipulación de una mayoría transitoria pero que quede claro que no se puede estar dando beneplácitos y repudios cuando me gustan y cuando no me gustan, no”, afirmó Ramal, mientras el resto de los legisladores ya comenzaba a retirarse.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?