Revista Qué

9 Nov 2016 | audiencia pública

Avanza la urbanización de la Villa 20

Los legisladores del oficialismo Esteban Penayo, José Luis Acevedo, Paula Villalba, Agustín Forchieri, Francisco Quintana y Emilio Raposo Varela, el socialista Adrian Camps y la diputada del FpV María Rosa Muiños, se reunieron este martes con funcionarios del gobierno y Aysa, también con vecinos del Barrio 20 para explicar en qué consiste el proyecto, cuáles […]

Los legisladores del oficialismo Esteban Penayo, José Luis Acevedo, Paula Villalba, Agustín Forchieri, Francisco Quintana y Emilio Raposo Varela, el socialista Adrian Camps y la diputada del FpV María Rosa Muiños, se reunieron este martes con funcionarios del gobierno y Aysa, también con vecinos del Barrio 20 para explicar en qué consiste el proyecto, cuáles serán los beneficios y escuchar las inquietudes de los presentes.

villa20

El primero en exponer fue Jorge Martin Motta de Secretaría de Hábitat e Inclusión por el Ministerio de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien aseguró que “los vecinos del barrio apoyan este proyecto fuertemente” y que el mismo “se consolido gracias al esfuerzo de la gente”.

A su vez, Motta señaló que a la villa le “falta infraestructura, agua potable y la situación de hacinamiento es muy grande”, además brindó los resultados de un censo que el gobierno está llevando a cabo en el lugar, entre los cuales se encuentra que allí viven 28.500 personas, 9.200 familias y existen actualmente 4.600 viviendas”.

“El 63% de la población que habita el barrio es menor de 29 años”, remarcó el expositor quien además aseguro que el “24% no tiene casa propia, sino que es inquilino” y que del total de los habitantes del territorio el “56% son argentinos, el 28% bolivianos y el 14% peruanos”.

Motta destacó que “nosotros como gobierno en conjunto con los vecinos queremos revertir la situación”, motivo por el cual “la mesa de gestión participativa es muy importante para nosotros porque trabajamos cada uno de los artículos con ellos”. Por otra parte, aseguró que “es un proyecto integral” ya contempla los aspectos “urbanos, habitacionales y socio económica”, a la par que afirmó que “al ser un proceso participativo, el proyecto está en constante modificación”.

“El proyecto ya se está efectuando en el barrio”, destacó y resaltó que “cada vez que el gobierno lleva propuestas, los vecinos las enriquecen con la suyas, sin embargo todo proceso de participación implica tensiones pero estamos muy agradecidos de poder llevar adelante esta obra”.

Por su lado, el representante de Aysa, Rodolfo Rojas, señaló que “todos tenemos que estar en conocimiento acerca de cómo se estudia los servicios de agua y saneamiento” además de que “la Comuna 8 está atravesando una etapa de importante desarrollo”.

“El sistema de desagües cloacales de la Ciudad de Buenos Aires es un sistema que funciona hace más de 100 años y que se complementa con otras plantas como la de zona norte, Hurlingham, entre otras”, explicó y además aseguro que “estamos modificando este sistema para permitir la universalización del servicio, esto va a permitir el verdadero saneamiento del Riachuelo”.

Rojas indicó que con las obras que se dan en el marco de la construcción de la Villa Olímpica “se generaran 46 km de túneles en el sistema Riachuelo para el transporte de efluentes”, y complemento la explicación con una filmina en donde se detallaba que el costo total de la inversión seria de U$D 1.200.000 millones y que generaría 1.500 puestos de trabajo.

Paralelamente, anunció que “para llevarlo a cabo se analizó el impacto de los servicios en el área de influencia de la Estación Elevadora Floresta y el impacto de los emprendimientos de la zona con el aumento de la temperatura”; no obstante, afirmó que “el aéreas más afectadas van a ser aquellas que topográficamente son más elevadas”.

El último en expresarse fue el arquitecto Mariano Orlando, por el gobierno, quien especificó que la obra “tiene 3 aspectos esenciales: el urbanístico, el normativo y el social”. El urbanístico tiene que ver con que el proyecto busca generar un equilibrio entre el norte y el sur, además de impulsar un hábitat digno; el normativo se relaciona con darle al lugar zonificación U8; y por último, el social en el que se espera lograr una mayor igualdad y seguir contando con la participación ciudadana.

“Esta ley es el resultado de la participación, ya que los vecinos luchan constantemente para tener un hábitat digno”, destacó Orlando quien finalizó asegurando que “donde nace una necesidad también nace un derecho”.

Compartir
?