Revista Qué

4 Mar 2015 | renovacion en la Legislatura

Competencia de fichas

Quiénes quedan y quiénes se van de la Legislatura. Objetivos para los que no pueden renovar y quiénes figuran en los borradores para competir. La agenda de temas que presentará la oposición en un año atravesado por el período eleccionario.

En un año de definiciones, la Legislatura se convertirá en 2015 en un espacio de expresión de las disputas electorales que tendrán lugar afuera, en las que los bloques pugnarán por conservar o incrementar su fuerza actual. “Las sesiones se van a convocar como corresponde todos los jueves, después quedará a criterio de los bloques si se realizan o no”, señalan desde la conducción del Poder Legislativo porteño.

bancas legislaturaLa atención electoral repercutirá en la producción legislativa. En 2014 se presentaron más de 4.000 proyectos, de los cuales 1.341 fueron de ley. Para este año, puede ser menor, porque los bloques ponen todas sus fichas en conservar sus escaños.

De los bloques mayoritarios, el macrismo y el Frente para la Victoria son los que más ponen en juego: el Jefe de gobierno porteño aspira a conservar o superar las 16 bancas conseguidas hace cuatro años, mientras que los kirchneristas se conforman con retener las 6 que les vencen.

En la actualidad, el FpV cuenta con 10 escaños propios, más la de sus aliados: 1 del bloque Sindical Peronista, 2 del Frente Progresista y Popular, 3 de Nuevo Encuentro y 1 de Seamos Libres. Pero, de ese conjunto sólo conservará hasta 2017 cuatro propias, más la del sabbatelista José Cruz Campagnoli, la del dirigente Pablo Ferreyra (SL) y la del gremialista Claudio Palmeyro (Sindical Peronista).

El difícil panorama del Frente para la Victoria es, al parecer, resultado de su falta de aceptación en la Ciudad. En 2011 obtuvo en la elección de Diputados el 13,58% de los votos contra el 43,56% del PRO. En tanto, en 2013 se ubicó tercero con el 17% de los votos, detrás de UNEN con casi el 30%, y el PRO que arañó los 34 puntos.

En tanto, lo que constituyó UNEN y ahora formó ECO, con Ocaña y Lousteau, es la convergencia más be-neficiada: de todos los partidos que lo conforman, sólo arriesga las bancas de Virginia González Gass, del Partido Socialista Auténtico (PSA), y la de Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El buen caudal de votos conseguido en 2013 pone al naciente y conflictivo espacio en una situación ventajosa respecto del Frente para la Victoria. No en vano distintos dirigentes partidarios de ECO creen que, de mínima, serán la segunda fuerza a partir de diciembre de este año, en línea con lo que sugiere la mayoría de las encuestas.

El bloque SUMA +, alineado con Martín Lousteau, se mantendrá inalterable. A eso se suma que el ex mi-nistro de Economía se ubica segundo en todas las encuestas, muy por delante de los precandidatos del Frente para la Victoria que, en general, no superan los 10 puntos en las distintas mediciones.

Tras la fractura de UNEN en dos espacios, ECO primerea: gozará hasta diciembre de las cuatro bancas de SUMA +, 2 de la Coalición Cívica, 1 del Partido Socialista y 1 del PSA, a las que se suman las adicionales de Confianza Pública, la de Graciela Ocaña y su compañera Cristina García. En tanto, el frente SURGEN capitaneado por Pino Solanas, Margarita Stolbizer y Humberto Tumini puede quedar sin el único re-presentante que le queda. El legislador de Proyecto Sur, Javier Gentilini, tildó de “testimonial” la alianza presentada y se mostró más inclinado a acordar con Sergio Massa.

Por otro lado, el bloque Bien Común, que pone en juego de sus dos bancas la que ocupa Pablo Bergel, y la banca rotativa del Frente de Izquierda (FIT), a cargo en un principio de Marcelo Ramal del Partido Obrero.

Del otro lado, el macrismo, confiado en su gran penetración en el electorado porteño, está sumido en el conflicto interno: la polarización entre la senadora Gabriela Michetti y el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, también se replica, aunque hasta ahora sin heridos por lo menos hasta el cierre de listas.

De los 16 legisladores que tienen mandato hasta diciembre, 9 están en condiciones de renovar, pero en rigor, dependen del lugar que les consigan sus jefes políticos.

A eso se agrega el dedo del propio Mauricio Macri, quien buscará no perder influencia propia al dejar el cargo.

Chances en 2015

De los mandatos macristas que vencen en 2015 y pueden renovar, hay dos que pican en punta para integrar la lista: el dirigente de Jóvenes PRO y ex funcionario Francisco Quintana y Lía Rueda, proveniente de las organizaciones no gubernamentales que apoyan a Macri.

Por su parte, entre los que ya no pueden volver a la Legislatura, sobresale la figura de Cristian Ritondo, precandidato a jefe de gobierno porteño. Si bien desde su entorno se mantiene cautela, se especula que pueda integrar la lista de diputados nacionales por la Ciudad o que asuma un cargo ejecutivo en la Ciudad o en la Nación en un eventual triunfo PRO.

En el Frente para la Victoria aún no está dicha la última palabra. La actual presidenta Gabriela Alegre no puede renovar, por lo que su futuro es incierto. Sin embargo, por lo bajo, ya ha trascendido que la camporista Paula Penacca podrá renovar su banca desde los primeros lugares, en tanto, pulsean por lo mismo el dirigente villero Jorge “Quito” Aragón y Claudia Neira, otrora alineada a Pino Solanas.

Quien también está anotado en esa danza de nombres es el ibarrista Fernando Muñoz, a partir de la decisión de su jefe -que cumple dos mandatos como legislador de competir en las Primarias dentro del Frente para la Victoria como candidato para jefe de gobierno. No obstante, en el kirchnerismo analizan colocar en los primeros lugares a “dirigentes de peso y nuevos” para la Legislatura porteña.

La referente de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti es otra de los legisladores que no puede renovar y que buscará encabezar la candidatura K en las tierras porteñas, objetivo para el que también puede medir con su par e histórico dirigente peronista, Dante Gullo, integrante del FpV.

En ECO, no se sabe todavía qué pasará con Virginia González Gass del Partido Socialista Auténtico y el presidente de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro. En medio de las fervientes disputas que lo atraviesan, aún no están definidos todos los lugares. Si bien González Gass aspira a renovar, en el entorno de Ferraro no descartan un algún otro destino.

Por otro lado, el legislador del MST – Nueva Izquierda Alejandro Bodart irá en busca de renovar su banca de la mano de la candidatura a jefe de gobierno del actor Héctor Bidonde.

Párrafo aparte merece el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Si bien le quedan dos años de mandato, Marcelo Ramal (PO) puede llegar a competir por la jefatura de gobierno o, en su defecto, como primer candidato a diputado de la Ciudad, algo que deberá definir en el marco de la alianza, en la que el PTS propone a la abogada Myriam Bregman.

Pablo Bergel, integrante de Bien Común, todavía no manifestó qué hará al concluir su período
en diciembre. Una de las posibilidades que se maneja es que integre la lista de legisladores de su actual compañero de bancada, Gustavo Vera, titular de La Alameda, otro de los lanzados para llegar al sillón de Bolívar 1.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°21 DE QUÉ.

Compartir
?