Revista Qué

26 Nov 2015 | Centro de exposicion

Convención y concesión

El gobierno de la Ciudad prevé concesionar a 30 años el Centro de Convenciones y Exposiciones, que aún no fue terminado. Su construcción demandó 340 millones de pesos. Desde la oposición adelantaron que no acompañarán la medida. El PRO necesita 40 votos a favor.

Ni se había inaugurado y Mauricio Macri ya quería concesionar el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires, una obra que le costó a las arcas del Estado más de 300 millones de pesos y se convirtió en uno de los orgullos de la gestión PRO.

La iniciativa avanza a paso lento en la Legislatura porteña, pero no se detiene y podría ser tratada en el recinto antes de fin de año. Pero para eso necesita 40 votos positivos que el bloque oficialista no tiene y le será difícil conseguir. Tanto un sector del kirchnerismo como de la izquierda ya manifestaron su oposición, mientras que desde ECO miran con cautela. Estarían dispuestos a que el nuevo Centro sea manejado por una sociedad público-privada. Sin embargo, las negociaciones seguirán su curso y las posiciones no están talladas en piedra.

22694174160_0422780ccd_o

El Centro de Exposiciones y Convenciones fue la última construcción que inauguró Mauricio Macri como jefe de gobierno porteño, antes de ceder su poder a Horacio Rodríguez Larreta. A comienzos de noviembre, rodeado de periodistas, funcionarios y personajes del mundo del espectáculo, presentó la mega obra a la que aún le faltaba terminar algunos detalles en la plaza. “Este centro nos imagina una Argentina conectada al mundo, cada vez más visitada y admirada porque logramos que en el país la gente pueda vivir mejor”, resaltó Macri en aquella oportunidad, mientras aún estaba de campaña.

El edificio está ubicado en Parque Thays, junto a la Facultad de Derecho de la UBA, y con sus 20.000 metros cuadrados de superficie, cuenta con una sala plenaria principal para 4.500 personas y otra auxiliar con capacidad para 800. El diseño fue planteado para que genere el menor impacto visual, por lo que su construcción fue subterránea.

Licitación y concesión

El 24 de enero de 2014, el gobierno de la Ciudad publicó el decreto Nº 43/14 que adjudicó la “Licitación Pública N° 2.594/13 a la firma CRIBA SA Mejores Hospitales (UTE) para la ejecución de un nuevo parque y de un Centro de Exposiciones y Convenciones bajo éste, que reemplazará al actual Centro Municipal de Exposiciones, a construirse en el predio donde actualmente existe una playa de estacionamiento” por un monto total de $ 313.660.000, 20 por ciento más de lo presupuestado por el Ejecutivo.

Para la mencionada licitación, también presentaron sus ofertas Conorvial SA, Riva SA, Dycasa SA y Corsan Corviam Construcción SA, pero según se explica en el Boletín Oficial, la de Criba SA resultó la más “conveniente porque es la de menor precio y la más completa ya que el monto cotizado para cada uno de los ítems es razonable y suficiente a los fines de la provisión y realización de lo que la documentación licitatoria técnica requiere”.

Sin embargo, las ofertas y montos presentados no fueron publicados en el Boletín y la correspondiente licitación no figura en el archivo online del gobierno porteño. El 13 de mayo del mismo año, el ministerio de Desarrollo Económico, a cargo de Francisco Cabrera, le aprobó a CRIBA SA la solicitud de acopio de materiales, con un límite del 15 por ciento del monto total de obra. Dicha provisión aumentó la suma final de construcción a 340millones.

El orgullo del gobierno porteño

Cinco meses más tarde, con la obra apenas avanzada, el Ejecutivo porteño giró a la Legislatura el proyecto para concesionar el uso y la explotación del Centro, por un plazo de hasta 30 años. En los fundamentos, Macri resaltó que teniendo en cuenta la “magnitud y

características edilicias del Centro, como las especiales características inherentes al funcionamiento del mercado de turismo de reuniones, resultan determinantes de la necesidad de ofrecer un marco temporal razonable que posibilite su adecuado desarrollo”. En esta línea, agrega que la concesión generará un marco que propiciará la concurrencia de un mayor número de oferentes.

Posiciones

“Estoy absolutamente en contra del proyecto de concesión”, dijo a Qué de manera rotunda el diputado porteño del PSA, Adrián Camps. “Las concesiones sirven para compensar los gastos privados, pero en este caso es al revés. Además, que sea a 30 años no te permite hacer ajustes si el funcionamiento es malo. Ya nos pasó con el Zoológico y eso que la concesión es a cinco años”, argumentó.

El proyecto aún no fue tratado en ninguna Comisión, pero promete polémica. Desde el interbloque de ECO prima el criterio y estudian alternativas. “Es un tema complejo para la administración del Ejecutivo, en los próximos días nos reuniremos para definir qué ofreceremos”.

En el Parlamento se preparan para dar batalla en las próximas semanas. Camps advierte sobre los “llamados canjes” entre el PRO y el bloque kirchnerista que, según adelantó, podrían negociar la votación de éste y otros proyectos de concesión.

Esto ya pasó y es de esperar que vuelva a suceder. Sin embargo, un grupo de legisladores kirchneristas ya manifestaron su oposición a la privatización de diferentes inmuebles, que incluyen el Buenos Aires Design y el Autódromo Gálvez. Se trata de José Cruz Campagnoli, Lorena Pokoik, Paula Penacca, Pablo Ferreyra, Fernando Muñoz y Gabriela Cerruti. ¿Será rebeldía o una fractura en puerta? Lo cierto es que el 3 de diciembre tendrá lugar la última sesión ordinaria con la composición actual de la Legislatura, por lo que aún resta definir si los polémicos proyectos serán sometidos a votación antes o después del recambio.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION N° 59 DE QUÉ.

Compartir
?