Revista Qué

26 Ene 2016 | Reabierto el debate

Cuidacoches: PRO cuenta con Ocaña para prohibirlos

Con el caso en San Martín, el tema volvió a estar en el tapete en la Legislatura Porteña. Quintana ya indicó que buscará avanzar con la iniciativa y Ocaña se manifestó en el mismo sentido. La resistencia kirchnerista.

El registro fílmico de la agresión de un cuidacoche, o mal llamado “trapito”, a un automovilista que se negó a pagar en San Martín reabrió un debate largo sobre la actividad en la Ciudad de Buenos Aires: en medio de la coyuntura el PRO apunta ahora a exponer al kirchnerismo, que siempre se ha opuesto a la prohibición.

El presidente del bloque amarillo, Francisco Quintana, dejó claro en distintas intervenciones periodísticas y en las redes sociales que volverá a proponer el debate en el recinto. “Los demás bloques de la @LegisCABA no nos acompañaron en el proyecto para prohibir trapitos” escribió en un tiro por elevación a los K.

Ahora, el PRO piensa en volver a llevar la discusión al recinto. Y ya tiene las manos del espacio de Graciela Ocaña, Confianza Pública –que se mostró a favor de la iniciativa– para llegar al mágico número de 31 y conseguir la aprobación que tanto le ha costado en los últimos años.

Los números bailan en la mente de más de un macrista: aprobar la ley de prohibición es, ante todo, una victoria ante el Frente para la Victoria y las fuerzas de izquierda que han rechazado esa medida al considerar que se trata de una “criminalización”.

cuidacoches

El PRO tiene 28 diputados desde diciembre. Para aprobar la iniciativa requiere tan sólo de mayoría simple, y con los tres votos de Confianza Pública le alcanza. Pero, incluso, en un nuevo escenario político, macristas miran de reojo a los legisladores de ECO, y piensan que, cuando menos, el bloque de SUMA + y la Coalición Cívica, con quienes tiene una alianza en la Nación se sumen para aislar, más que nada al FpV. Cuatro años atrás, los lilitos habían apoyado el proyecto opositor

La prohibición de los “trapitos” se impulsó en la Legislatura en cuatro ocasiones, pero en todas ellas no contó con el consenso necesario de la oposición. Incluso el debate alcanzó su clímax cuando Macri vetó en 2012 una ley que regulaba la actividad de los cuidacoches, votada sólo por la oposición.

En 2015, Quintana volvió a la carga con dos proyectos uno para prohibirlos “durante la realización de espectáculos deportivos” y el otro lo hace extensivo a otro para “las actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público”.

En ambos casos, el proyecto estipula multas de $500 a $3000 para aquellos que realicen esta actividad en el espacio público. En tanto, si los mismos actuaran dentro de un perímetro de 30 cuadras a la redonda del estadio o sede de realización de cualquier espectáculo masivo, las multas podrían variar entre $ 5.000 y $ 30.000 o con 1 a 10 días de arresto.

Ocaña, por las redes sociales, también se ubicó en la misma sintonía de exponer al Frente para la Victoria. “En la Legislatura nosotros apoyamos que se trate el tema de los trapitos, pero bloques como el FPV se han negado a tratarlo. El caso de San Martín muestra claramente el manejo de esta mafia”, apuntó.

Por otro lado, desde el kirchnerismo insisten en que la instalación del tema por parte del PRO “es pura demagogia” y advierten que el Código Contravencional no permite la actividad. “Como representantes de los porteños, no podemos avalar una legislación que criminaliza situaciones de trabajo precarias que deben ser resueltas por otros medios”, había apuntado Pablo Ferreyra el año pasado.

Compartir
?