Revista Qué

12 Jul 2016 | COMISIÓN DE PRESUPUESTO

Amplio debate por la Tarifa Social

Un nuevo frente de tormenta se podría abrir para el oficialismo en la Legislatura porteña, a partir de la posible convergencia de gran parte de la oposición detrás de una iniciativa, que aún no fue formalmente presentada, pero que busca imponer una “Tarifa Cultural, Social y Deportiva”. La misma permitiría a un gran número de […]

Un nuevo frente de tormenta se podría abrir para el oficialismo en la Legislatura porteña, a partir de la posible convergencia de gran parte de la oposición detrás de una iniciativa, que aún no fue formalmente presentada, pero que busca imponer una “Tarifa Cultural, Social y Deportiva”.

legislatura repercusiones

La misma permitiría a un gran número de instituciones hacer frente al abultado incremento de los costos de los servicios de electricidad, gas natural y agua corriente, cuestión que comenzó a ser debatida este lunes por los asesores en la Comisión de Presupuesto y Hacienda, donde se convino comenzar a solicitar información al Ejecutivo sobre diferentes cuestiones planteadas desde el oficialismo y la oposición, a fin de tener mayores certezas.

Lo que busca la oposición es dar un subsidio del 50% del total de los servicios de luz, agua y gas, retroactivo al mes de abril, para salas de teatro, centros culturales, centros de jubilados, cooperativas, bibliotecas populares y hogares de niños. Se trata de un universo indefinido y por tiempo indeterminado, lo que implicaría una suma millonaria.

Uno de los impulsores de esta especie de subsidio generalizado es el diputado de SUMA+, Marcelo Gouman, quien aseguró que “hay situaciones de clubes de barrio, centros culturales, de asociaciones comunitarias, que son muy importantes para la Ciudad, y que han comenzado a recibir las facturas con cifras que se les hace imposible pagar”.

Esta cuestión es reconocida por el bloque oficialista, al asegurar que desde el mismo Gobierno se está estudiando la implementación de una ampliación de la Tarifa Social, pero con el convencimiento que la propuesta opositora resultaría impracticable, en virtud del alto costo que significaría para las arcas del tesoro porteño.

Frente a esto el propio Gouman sostuvo que son conscientes que esta iniciativa de subsidio, si se aplicara tal como está estipulada en el proyecto original, “va a afectar sensiblemente el presupuesto de la Ciudad”, reclamando también “sensibilidad y afectación presupuestaria para resolver la crisis”.

Desde el Frente para la Victoria se sumó la diputada Andrea Conde, quien tras resaltar el logro del consenso opositor, pidió al gobierno “no mirar tanto los números, sino lo preocupante de la situación”.

Números que, hay que decirlo, no están especificados en el proyecto, toda vez que no tiene el informe técnico correspondiente, cuestión que es reconocida desde los propios impulsores del proyecto. De allí la gran cantidad de información que los propios asesores buscarán obtener de las distintas áreas de gobierno, a fin de poder cuantificar la situación.

Esta deficiencia señalada también desde el bloque del PRO, desde donde se defiende la preocupación social que tiene el propio presidente Mauricio Macri, resaltando que hoy hay tres millones y medio de beneficiarios de tarifa social en el país, no les impide reconocer que quizá este sinceramiento tarifario debió ser implementado en forma paulatina ya que, si bien la tarifa actual de gas cubre las dos terceras partes del costo del servicio, no tiene lógica poner una tarifa que no se puede pagar.

Frente a esto hay que decir que, tanto oficialistas como opositores, saben que casi el 50% del presupuesto total de la Ciudad se destina al pago de salarios, quedando sólo la otra mitad para atender todas las acciones de gestión que desarrolla la administración pública. Legisladores que reconocen que lejos está el Cuerpo parlamentario porteño, o el propio Horacio Rodriguez Larreta, de tener una solución de fondo a la cuestión del alza de las tarifas.

Marcelo Ramal, desde el Frente de Izquierda, adelantó que va a apoyar cualquier iniciativa que traiga alivio a los vecinos y las distintas instituciones que cumplen un rol social, remarcando, sin embargo, que se está “frente a un tarifazo que es impagable para la mayoría de los trabajadores y jubilados”, motivo por el cual reconoció que “no es momento de distraernos con soluciones parciales”, en relación al proyecto en cuestión, a la vez que reclamó “una profunda reacción, y una fuerte iniciativa, para que el tarifazo sea definitivamente anulado”.

Por todo esto sonó fuerte lo dicho por una de las participantes de la reunión, Liliana Weimer, presidenta de la Asociación Argentina de Teatros Independientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien lejos de cualquier especulación política electoral, transmitió su preocupación frente “al aumento del 700 u 800% de los servicios”. “Espalda para cubrir esto no tenemos, con lo cual irá decayendo la actividad, perdiendo calidad, a partir de no poder programar las distintas actividades, terminaremos cerrando”, expresó preocupada.

El diputado Carlos Tomada (FpV) explicó: “Se presentaron muchos proyectos de distintas fuerzas políticas y hemos logrado unificarlos en uno solo pero el PRO decidió dilatar la discusión menospreciando el trabajo de consenso de los bloques. Hay sectores que no pueden esperar”.

Por su parte Andrea Conde (FpV-Nuevo Encuentro) expresó: “Mientras el PRO pone excusas diciendo que tiene que armar registros para ver cómo incide la tarifa, los centros culturales, los teatros independientes y los clubes de barrio siguen cerrando. Se utilizaron diversos argumentos técnicos que lo único que expresaron fue una clara falta de voluntad política para avanzar con una solución de fondo al tarifazo que está haciendo estragos en diversos sectores de la Ciudad”.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?