Revista Qué

20 Ene 2016 | Larreta suma a la nueva fuerza

Detalles de la suma de la Federal

La Legislatura Porteña aprobó el traspaso de la superintendencia de Seguridad Metropolitana a la órbita de la Ciudad. Además, se crearía la figura del secretario de Seguridad, que sería ocupado por un massista. Para financiar a la fuerza, se aumentó el porcentaje de coparticipación.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, consiguió lo que era una de sus obsesiones durante la campaña: el traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad. En una sesión extraordinaria, la Legislatura aprobó, con 39 votos positivos, 3 en contra y 11 abstenciones, el convenio que se había firmado con Nación el pasado cinco de enero y dos proyectos más relativos al funcionamiento y el financiamiento de la fuerza.

Por consiguiente, ahora sí, el ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, tendrá el control legal de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana. Es que desde que se firmó el acuerdo entre ambas jurisdicciones, la responsable “en los papeles” de lo que podía suceder era la titular de la cartera de Seguridad nacional, Patricia Bullrich.

El traspaso de cerca de 18.000 efectivos, distribuidos en 6 superintendencias y 54 comisarías, tendrá un proceso mínimo de un año, denominado “transición”, prorrogable por cualquiera de las partes. En lo que respecta a la línea de comando, se mantendría al jefe actual, el Comisario Mayor Guillermo Calviño. Lo mismo sucedería con el de la Metropolitana, Horacio Giménez. No obsante ello se introducirían algunas modificaciones en el organigrama ministerial.

Mediante otro proyecto se modificó, por segunda vez en menos de dos meses, la ley de Ministerios para adecuar a dicho ministerio y el de Gobierno, que conduce Bruno Screnci, al nuevo escenario.

No obstante ello, según pudo saber Qué de calificadas fuentes partidarias, el motivo sería otro. El Jefe de gobierno buscaría la creación de la figura de un Secretario de Seguridad, como sucede en la Nación con Eugenio Burzaco, que se encargue de la parte operativa de la Federal. “Este es el primer paso para llegar a la división del ministerio”, le dijo a Qué una fuente al tanto de las negociaciones.

Desde el entorno de Ocampo negaron dicha afirmación. “El asumió como ministro para manejar la Policía Federal y la Metropolitana. Sin eso, se quedaba como Fiscal General”, sostuvieron. Sin embargo, no son pocos los que consideran que, por ahora, el nuevo secretario actuaría como “una especie de fusible” para el actual Ministro.

La persona elegida para dicho cargo sería uno de los diputados nacionales del Frente Renovador, Marcelo D’Alessandro, quien anteriormente se había desempeñado en la cartera bajo la gestión de Guillermo Montenegro. “Hubo un ofrecimiento, se está conversando, hay que esperar el anuncio oficial”, sostuvieron allegados al diputado nacional.

Allegados al líder del espacio del también legislador Sergio Massa confirmaron la existencia de las negociaciones, aunque procuraron bajarle el tono y sostuvieron que no se trata de un acuerdo macro, sino algo personal de D’Alessandro.

El diputado nacional que en la Ciudad ocupó el cargo de Director General de Administración de Infracciones, es un hombre cercano a la jueza federal María Romilda Servini de Cubría. Por pedido de la magistrada a Montenegro, habría llegado al Ejecutivo porteño, del que se desvinculó para ocupar su banca.

La modificación restante que se introdujo generó el malestar en el bloque del kirchnerismo. Se trató de un proyecto que dejó exento al manejo de la Federal del límite de 5% de reasignación de partidas presupuestarias, lo que se encuentra tipificado en la Constitución porteña. Ese cambio provocó dudas en el FpV que amenazó con no bajar al recinto, lo que evidenció una crisis interna.

Dos son los bandos que coexisten. Uno más moderado, que representa, entre otros, la vicepresidenta segunda María Rosa Muiños y Gabriel Fuks, quienes querían aprobar el proyecto, y otro, con la camporista Paula Penacca, que directamente buscaba rechazar el proyecto como medida contra el PRO.

federal metropolitana

Aumento en la coparticipación
El financiamiento también fue uno de los puntos álgidos de la sesión. Durante los días previos, el ministro de Hacienda porteño, Martín Mura, fue el encargado de determinar el valor real del traspaso y cómo se haría para financiar a la nueva fuerza. Esto último fue contestado por varios de los legisladores del PRO que adelantaron la publicación de un decreto mediante el cual el Ejecutivo Nacional modificaría el porcentaje de coparticipación federal que recibe la Ciudad. De 1,40% se pasó a 3,75%, según el decreto 194/2016, lo que representaría poco más de $ 11.000 millones. La duda ahora estará puesta en si la transferencia de fondos, retroactiva al primero de enero de 2016, será mensual o anual.

“El proyecto que permite la distribución de las partidas correspondientes a la Federal se tuvo que hacer porque era imposible operar con el límite del 5%. No alcanzaba para nada. Y se van a necesitar fondos, de forma constante, para los gastos operativos de la fuerza”, sostuvieron en Hacienda.

federal metropolitana 2

Como consiguiente, la Ciudad no tendrá que aportar un peso para el funcionamiento de la fuerza. “Es un traspaso neutro en materia económica”, explicaron desde la jefatura de Gobierno.
Sin embargo, quedaron varios grises sin demasiada aclaración. Uno de ellos es lo que sucederá con la formación policial, aún es un misterio si habrá un plan de adecuación del plan de estudios de la Federal al de la Metropolitana. El objetivo final del convenio es que ambas fuerzas se fusionen bajo el nombre y protocolos de la última de ellas.

Las prestaciones de la fuerza es otro de los puntos. Lo que en principio se estipuló que se iba a respetar, podría quedar sujeto a cambios, ya que en el convenio se le da la potestad a la Ciudad de modificar en el futuro la Caja de Jubilaciones, por ejemplo.

La primera sesion del año

La sesión se caracterizó por marcar el debut de varios de los legisladores porteños que comenzaron su mandato el 10 de diciembre, como también la despedida de algunos que asumirán funciones en el Ejecutivo. También tuvo como marca un áspero debate. ECO, que acompañó el proceso pidió mayores controles y claridad en el financiamiento, el bloque del Frente de Izquierda y de los Trabajadores votó en contra debido a que sus integrantes consideraron que se trataba de una medida del PRO para controlar la calle y criminalizar la protesta social, lo mismo hizo el monobloque de Autodeterminación y Libertad; el Frente para la Victoria, por su parte, se abstuvo en su totalidad con la particularidad de que durante la sesión criticó al Gobierno nacional por una serie de medidas, lo que generó el fastidio de la Cámara, que mediante la vicepresidenta primera, Carmen Polledo, le solicitó al presidente del bloque, Carlos Tomada, que se limite a los temas pertinentes a la sesión. La detención de la dirigente social jujeña, Milagro Sala, la represión a presuntos trabajadores municipales en La Plata y la criminalización de la protesta social fueron los temas que abordaron los legisladores del FpV al hacer uso de la palabra.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 67 DE QUÉ

Compartir
?