Revista Qué

26 Nov 2015 | Nueva sesión

La Legislatura debate polémicos proyectos

Llega al recinto la transferencia de un conjunto de inmuebles al Arzobispado de Buenos Aires, la cesión de un predio a la Universidad Torcuato Di Tella y la prórroga por 5 años de la concesión del servicio de “Bus Turístico”.

En una de las últimas sesiones del año, la Legislatura porteña debatirá una serie de proyectos que levantaron polémica. Se trata de la transferencia de un conjunto de inmuebles al Arzobispado de Buenos Aires, la cesión de un predio a la Universidad Torcuato Di Tella y la prórroga por 5 años de la concesión del servicio de “Bus Turístico”.

Legislatura porteña

La transferencia de parte de un predio que hoy pertenece a una escuela pública hacia las arcas católicas generó un verdadero malestar en la comunidad educativa y ahora esa fracción puede ser eliminada. En la audiencia pública de la semana pasada, hubo una fuerte presión vecinal al respecto.

La iniciativa prevé que la cesión de terrenos sea “con fines educativos y religiosos”, por un término de 20 años. La ley fue votada en primera lectura por 47 votos positivos, 4 negativos y 3 abstenciones.

Además, se incorporó el proyecto que propone otorgar a la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) el permiso de uso oneroso del predio ubicado en la Avenida Figueroa Alcorta Nº 7.310, por un plazo de treinta años, prorrogable por un plazo similar, una de las iniciativas que, como adelantó RevistaQue.com levanta polémica.

En tanto, también se puso en consideración un despacho de mayoría para prorrogar por 5 años la concesión del denominado servicio de “Bus Turístico”, y el despacho de minoría (con firma del diputado José Cruz Campagnoli) para que tal proyecto vuelva a comisión.

La concesión del servicio venció en 2013 y desde entonces ha funcionado de manera irregular mediante una prórroga a la UTE que la opera: Derudder Hnos. y Rotamund, vinculadas a la firma Flechabus. El PRO busca desde el año pasado los votos necesarios pero el trámite se empantanó.

En pos de sortear esa dificultad, el macrismo echó mano a la ingeniería legal y habilitó a fines de octubre la extensión de la concesión mediante una resolución para lo que necesita, de esa manera, 31 votos. Sin embargo, el FpV cuestiona el procedimiento y entiende que debe llamarse a una nueva licitación, para lo que se necesitan 40 votos, dado que la explotación es por más de cinco años.

Compartir
?