Revista Qué

9 Mar 2017 | Financiamiento del Paseo del Bajo

Legislatura aprobó Catalinas Norte 2

El cuerpo de diputados de la Legislatura porteña aprobó con 42 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones el convenio suscripto entre el Gobierno porteño, la Agencia de Administración de Bienes del Estado y el Ministerio de Transporte de la Nación, que le dio la sanción definitiva al proyecto Catalinas Norte 2, una […]

El cuerpo de diputados de la Legislatura porteña aprobó con 42 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones el convenio suscripto entre el Gobierno porteño, la Agencia de Administración de Bienes del Estado y el Ministerio de Transporte de la Nación, que le dio la sanción definitiva al proyecto Catalinas Norte 2, una de las fuentes de financiamiento del Paseo del Bajo.

El proyecto fue aprobado con 42 votos (el PRO, el bloque Peronista, Confianza Pública y Suma +) contra 12 sufragios negativos y dos abstenciones (Coalición Cívica).

La norma permitió modificar esa zona en el Código de Planeamiento Urbano, luego de que se hiciera la audiencia pública el pasado 25 de febrero. La ley aprobada dispone el uso de unas 12 hectáreas desafectadas como terrenos portuarios y ferroviarios, donde se planifica un parque y aprovechamientos comerciales e inmobiliarios relacionado con el futuro Paseo del Bajo.

De esta manera, el predio destinado a la construcción de las torres se encuentra ubicado en la calle Cecilia Grierson, Av. Eduardo Madero, la calle San Martín, deslinde con vía pública y la Av. Antártida Argentina.

La medida fue cuestionada duramente por el diputado de PSA Adrián Camps, quien había presentado un despacho de minoría en el que afirmaba “que la liquidación de tierras públicas nacionales se ha convertido en una ´política de estado´” y agregó que “esa política está diseñada para promover la especulación inmobiliaria en una ciudad que tiene prácticamente agotada la tierra disponible”.

En este sentido, Camps indicó que “esta actividad inmobiliaria está destinada a sectores de la población -o extranjeros- que la utilizan como un bien especulativo, no para satisfacer necesidades sociales, siendo éstas, prioritarias” y explicó que “interponer una barrera más de edificios del porte planteado en el proyecto de ley, entre la ciudad y el estuario del Plata significa, de hecho, la eliminación de la posibilidad de ventilar el sector céntrico de la ciudad y, por lo tanto el aumento del efecto “isla de calor” de este importante sector de la ciudad”.

A su vez, el socialista denunció que “el espacio verde público resultante sería, por su extensión y ubicación, de uso casi exclusivo de los usuarios/habitantes de los nuevos edificios haciendo prácticamente nulo el aporte para la ciudad”.

 

El debate en el recinto

 

El presidente de la comisión de Planeamiento Urbano, Agustín Forchieri, aseguró que se trata de “un proyecto muy importante para nuestra comunidad, y este como todo gran proyecto se trató dialogando y buscando el consenso”. En este sentido, explicó que “todos estamos de acuerdo con que la situación del colapso en la zona del Bajo no da para más, y parte de este proyecto, va a para la obra vial más importante de los últimos 50 años”.

“El Paseo del Bajo viene a ordenar el tránsito, por lo que esta obra va a cambiar significativamente la estructura de nuestra ciudad”, señaló y aclaró que “el 100% del valor de el proyecto Catalinas Norte 2 va a ir destinado a la financiación de este gran proyecto”.

Por su parte, Camps insistió en que “aquí se está violando el principio republicano de la división de poderes, por que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, decretó la venta de tierras públicas, pero la Constitución sostiene que esa es una facultad que le corresponde al Congreso de la Nación”.

“El poder político tiene supremacía sobre el poder económico, y por eso somos nosotros quienes tenemos que decidir lo que se hace con las tierras públicas”, remarcó y agregó que “el plan urbano ambiental sostiene que debemos aumentar el espacio verde público y resguardar la masa de aire que ingresa en la ciudad proveniente de la costa; sin embargo, con Catalinas Norte 2 avalamos la creación de torres que van en contra de esto”.

Asimismo el legislador de Bien Común Gustavo Vera afirmó que “nosotros acompañamos el proyecto del diputado Camps” y añadió que “esto es una dictadura inmobiliaria, y no soy un exagerado, esta situación es real; no podemos depender de la especulación de diversos inversores inmobiliarios” por eso “tenemos que defender la ley y tenemos que terminar con este atropello sistemático a los espacios públicos”.

A su vez, el diputado del FIT Marcelo Ramal sentenció que “esta una operación ilegal, están pasando por encima de nuestra Constitución” y subrayó que “esta norma dispone, lisa y llanamente la privatización del suelo público”. De esta manera, advirtió que “el hilo conductor del pasado gobierno y del actual, es este tema de la privatización del suelo”.

“Con estas tierra públicas que se están privatizando podríamos hacer parques y los establecimientos educativos que tanto necesitamos para solucionar el problema de las vacantes”, concluyó.

Por su lado, el kirchnerista Javier Andrade insistió en que esta “no es la única manera de financiar el Paseo del Bajo” y destacó que “acá lo único que hacemos es aprobar un convenio para que inversores inmobiliarios hagan una pared de edificios de más de 100 metros de alto”. En esta línea, indicó que “es una pared más frente al río” y por eso en unos meses vamos “a discutir una vez más sobre la necesidad o no de la construcción de este tipo de obras que lo único que hace es beneficiar a los inversores”.

Compartir
?