Revista Qué

14 Mar 2016 | Entrevista a Carlos Tomada

“No cambiamos de un día para otro”

El titular de la bancada K apunta contra las omisiones del gobierno porteño y sostiene que hasta ahora hubo sólo anuncios del traspaso de la Policía. Desestima divisiones internas y enfatiza el rol opositor

Después de haber sido ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación durante doce años, Carlos Tomada desembarcó en la Legislatura porteña como presidente de un unitario bloque del Frente para la Victoria y con la intención de apuntalar la estrategia K.

En una entrevista con Qué cuestiona “omisiones” de Horacio Rodríguez Larreta en la apertura de sesiones, y desestima la posibilidad de una ruptura en el bloque porteño, como la que tuvo lugar en la Cámara de Diputados. Reclama que el PRO revise su estrategia en la presentación de proyectos para con la oposición, y no deja de salir al cruce de los masivos despidos de los últimos días. “Es un mecanismo perverso que busca una persecución ideológica”, dice.

-¿Qué le pareció el discurso de Horacio Rodríguez Larreta?

-Ante un cambio de Jefe de Gobierno, uno trata de abrir un crédito. Ocurre que esto es una continuidad de la gestión anterior, y ha habido grandes incumplimientos en pos de una Ciudad inclusiva y equitativa. Sobre todo porque en los ocho años anteriores hubo vetos y leyes no reglamentadas, y en el discurso no hubo mención para aspectos centrales. Me refiero a subejecución de partidas, achicamiento de presupuestos en áreas como Salud, Educación, Vivienda. No dejo de resaltar la importancia de más jardines, pero no es lo que ha venido ocurriendo.

Tomada REVISTA QUE

Hoy gobierna el mismo signo político la Ciudad y la Nación. ¿Qué es lo que espera desde la gestión?

-Que se inicie un proceso de verdadera autonomía de la Ciudad de Buenos Aires. Hemos dado un paso adelante con el traspaso de la Policía Federal, pero por ahora se trata más de anuncios que de otra cosa. Parece un acuerdo entre amigos, aprovechando que son del mismo signo político. Es un tema que nos involucra a todos, y hay que discutir la necesidad de una Policía de mayor cercanía y eficiente. Si el traspaso significa la continuidad automática de las malas prácticas, y no una verdadera mejora entre la Policía y la sociedad, me parece que estamos perdiendo una oportunidad.

-¿En esta línea se inscribe el pedido de una Comisión de Seguimiento?

-Sí. Lo hemos hablado con la vicepresidenta I, Carmen Polledo. Estamos esperando que se concrete. Creo que hay un compromiso que, sin lugar a dudas, se va a cumplir, pero quisiéramos que sea lo an-tes posible.

-¿Y qué espera del resto del paquete a transferir: el puerto, IGJ, Justicia nacional ordinaria?

-Todos esos temas los debemos discutir. La inconclusa e incompleta situación de la Justicia debe ser modificada. No desconozco lo difícil y progresivo del traspaso de la Justicia, pero empecemos a discutir, fijemos prioridades, qué jurisdicciones, qué competencias son las más importantes.

Se trata de asumir compromisos y empezar a cumplir un cronograma que concluya con el traspaso. No nos olvidemos de que hay normas que se han aprobado y no se han cumplido.

-Con relación a Vivienda, el Gobierno destacó la transferencia de tierras para la urbanización de villas…

-Fue uno de los puntos más sustantivos del discurso del Jefe de Gobierno. Pero recordamos que hay leyes ya aprobadas que no se cumplen con respecto al proceso de urbanización, y queremos que se cumplan. Hay que dar un debate operativo. No es necesario grandes discusiones filosóficas, hay que pasar a la acción.

 

-La discusión de la Policía Federal abrió dos posturas diferenciadas en el bloque, ¿cómo es la convivencia hacia dentro?

-Insistir sobre las diferencias nos hace perder de vista lo más importante: el anterior interbloque hizo un gran esfuerzo para convertirse en bloque, de una manera que ha dejado satisfecho a todos los legisladores. A partir de ahí, lo que ha primado es el espíritu unitario. Es claro que el FpV es un frente, que recoge políticas, sectores, que vienen de distintas prácticas, pero eso enriquece, más que complicar.

Sucede que en la coyuntura hay una diferenciación entre un PJ más tradicionalista y otro más kirchnerista.

-No necesariamente se reproduce una transmisión automática de ciertos debates que se dan en el ámbito nacional. En el bloque de diputados nacionales ha habido una apertura, pero en el caso nuestro considero muy difícil que haya una ruptura por la dinámica propia, por el rol del Partido Justicialista en la Ciudad, que contiene a todos, por la vocación integradora de los legisladores. Acá es muy clara la política del macrismo, y nosotros somos, claramente, la oposición.

-¿Cómo va a ser el planteo opositor del FpV, teniendo en cuenta que en varias votaciones teñidas de polémica coincidió con el PRO?

-No partimos de ningún preconcepto. No decimos que vamos a rechazar todo, y tampoco vamos a venir a levantar la mano para cualquier cosa. Cuando haya propuestas en las que podamos coincidir, que tengan que ver con la mejora de la calidad de vida, acompañaremos. En todas aquellas que signifiquen contradecir los valores de los que es portador del Frente para la Victoria, habrá discusión y rechazo. Ese es el lugar en el que nos ha colocado la ciudadanía. No tenemos la misma mirada que PRO, y eso hace inevitable una confrontación.

Tomada. REVISTA QUE

De 2015 quedaron proyectos de disposición de inmuebles, al principio cuestionados por el kirchnerismo. Quedan dos polémicos: la venta del Buenos Aires Design y la concesión del Autódromo. ¿Hubo debate?

-Todavía no lo hemos dado. Obvia-mente, vamos a tener una postura que compatibilice los distintos aspectos. Hay una cuestión de negocios, que la miraremos con mucho cuidado; también la que tiene que ver con el hábitat, sobre la que formaremos nuestras advertencias; y además, si existe una oportunidad para mejorarle la vida a la gente, que es lo que a nosotros nos importa.

-Sobre este tema, parte del resto de la oposición suele decir que para los negocios, el PRO busca al FpV.

-Me parece que son argumentos retóricos; no hemos votado de manera uniforme todos los proyectos. Tal vez el PRO tenga que revisar algunos mecanismos en cuanto a presentar los  temas. No parece adecuado que al último día de sesiones se llegue con un conjunto de leyes importantes, que hoy no puedo entender por qué no se ha llegado a tratar. No es la primera vez que ocurre. Es una metodología que tiene el PRO, que creo debe ser revisada.

 

“Los despidos buscan desatar una verdadera persecución”

-Cómo ex ministro de Trabajo, ¿qué opinión le merecen los despidos que se están dando?

-Creo que es algo sumamente perverso, que persigue una se-rie de objetivos que no son los publicitados. Estos despidos responden a la idea de desatar una verdadera persecución ideológica, adentro del Estado, como no conocía el país desde la recuperación de la democracia. Están llevando a la práctica la idea de achicar el Estado, y eso no tiene que ver sólo con los despidos, sino que lleva también al desmantelamiento de los equipos de trabajo e implica el abandono de los destinatarios de esas políticas Se apunta a ir formando un ejército de reserva, que sirva de disciplinamiento para aquellos que quieran conservar un empleo y que reduzca la capacidad de conflicto, de protesta, de reclamo. Y también se trata de una señal para el sector privado, que indique que hay piedra libre para los despidos.

 

Trayectoria

Nació el 4 de mayo de 1948 en la Ciudad de Buenos Aires. Fue asesor legal de varias organizaciones gremiales y de la Confederación General del Trabajo. Abrazó al peronismo y fue durante doce años ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, bajo las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Docente e investigador, está vinculado al área de Relaciones del Trabajo.

 

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 74 DE QUÉ EN LA TECLA

Compartir
?