Revista Qué

7 Dic 2016 | Sesion especial

Visto bueno para el Ecoparque

En un clima caldeado por la presencia de proteccionistas de animales que expresan su repudio al proyecto de Ley, la legislatura porteña aprobó, en general y particular, la transformación el zoológico de la ciudad de Buenos Aires en un Ecoparque. La norma prohíbe “en todo el ámbito del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los […]

En un clima caldeado por la presencia de proteccionistas de animales que expresan su repudio al proyecto de Ley, la legislatura porteña aprobó, en general y particular, la transformación el zoológico de la ciudad de Buenos Aires en un Ecoparque.

descarga

La norma prohíbe “en todo el ámbito del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los Jardines Zoológicos”, entendiendo con esa denominación “a los espacios creados artificialmente, que simulen ecosistemas, sean estos públicos o privados de domicilio fijo, con o sin fines de lucro, a los fines de mantener y exhibir al público animales exóticos o autóctonos no domésticos”.

En este sentido, la propuesta de los legisladores es la de reemplazar el zoológico por el “Parque de Concientización Ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, convirtiéndolo así en un espacio de reflexión y educación referido a los Derechos de los Animales y del Ambiente.

En la medida también se contempla la “exposición tecnológica, robótica y científica de especies silvestres autóctonas, exóticas extintas o existentes informando y enseñando las condiciones de hábitat natural de cada una de esas especies”, así como también promueve “la realización de una granja educativa donde se desarrollarán tareas propias de la vida rural” en la que se conocerán “las características más significativas de los animales domésticos, plantas aromáticas, medicinales y frutales, reciclado de papel, practica de compostaje, observación del bosque, y realización de huerta orgánica”.

El diputado socialista y ambientalista Adrián Camps aseguró que “muchas organizaciones animalistas han denominado a esta ley como ecofraude” y explicó que esto se debe a que “este gobierno aseguro que el Zoo de Buenos Aires se iba a convertir en Ecoparque, pero Andy Freire planteo que los animales iban a ser trasladados a reservas ecológicas, no obstante el proyecto plantea llevarlos a otros zoológicos”.

Asimismo, Camps aseveró que “ahora nos plantean, que es lo que pido que recapaciten y lo cambien, que los animales sean trasladados a otros zoológicos, es decir, los sacamos de una cárcel para llevarlos a otra” y que “los van a mandar a otras cárceles en donde van a estar mucho peor, el bienestar animal no es posible en un zoológico, los animales no se van a poder adaptar a otros ambientes, se nos van a morir”.

Por su parte, el legislador del FIT Marcelo Ramal subrayó que “si hoy estamos hablando de un proceso de reinversión del zoológico, no es porque el gobierno haya entendido que hay que terminar con el concepto carcelario del zoo, acá han participado muchísimas organizaciones proteccionistas” y denunció que “este concesionario del zoológico no solo ha deteriorado los edificios, sino que también las vidas de los animales y las condiciones de sus trabajadores”.

Además denunció que “este concesionario del zoológico no sólo ha deteriorado los edificios, sino que también las vidas de los animales y las condiciones de sus trabajadores” y que “acá no sólo se está maltratando a los animales, también maltratan a sus trabajadores, las condiciones laborales de los empleados violan las leyes de la Ciudad”.

Desde el bloque Confianza Pública, el diputado Marcelo Depierro resaltó que “es la ley posible, quedarnos de brazos cruzados hubiese sido mucho peor” y que “nosotros decidimos involucranos en este tema, es un primer paso, no es la ley que queríamos pero es lo posible en este momento”, motivos por los cuales “vamos a acompañar este proceso de transformación”.

Por el FpV, José Cruz Campagnoli afirmó que “este proyecto propone trasladar a los animales a zoológicos que están judicializados, como es el caso del zoo de Córdoba” y que “esta ley permite una nueva concesión, porque no deja en claro que no se pueda privatizar, así mismo tampoco deja en claro cuál será la situación de los empleados”, motivos por los cuales “nosotros no vamos a acompañar la medida”.

Finalmente, la legisladora oficialista Natalia Persini aseguró que “estoy muy feliz de que podamos estar votando esta ley” y que “este es un aporte que hacemos a la construcción de una sociedad global más equitativa” ya que “somos conscientes de la situación del mundo, en el que cada día perdemos una especie”.

De esta manera destacó que “esta ley será el nuevo paradigma de conservación en la Ciudad” y señaló que “tenemos que pensar que es lo mejor para cada habitante del Ecoparque” para lo que “hoy ponemos un proyecto mejor y más enriquecido a consideración”.

El presidente del bloque Suma+, Hernán Rossi, detalló que sabía que “este era un proceso largo, en el cual la sanción de una ley iba a ser apenas una parte del camino que iba ir mucho más allá de esa ley” ya que “no queremos que ningún animal quede tras las rejas”.

Así mismo, reconoció que “no es la ley perfecta y deseada, pero es una ley posible” a la cual catalogo como “una ley fundacional”, ya que “esta ley piensa en cómo resolvemos este problema” por lo cual “el zoológico de Buenos Aires tendrá que adecuarse a estas nuevas exigencias de la ley”.

A su vez, el parque deberá contar con un “Centro de Conservación de Especies de Flora y Fauna de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, el cual desempeñara funciones como “alojar, curar, rehabilitar y liberar especies silvestres a su medio natural o parque de conservación de especies según lo establezca la autoridad de aplicación”.

La iniciativa además prevé que “en aquellos casos que los animales no puedan ser liberados debido a cuestiones de adaptabilidad, sanidad o peligro de extinción, quedarán bajo el máximo cuidado del Centro, los cuales nunca podrán ser exhibidos al público”. En este mismo sentido, otra de las tareas del centro será la de “recepcionar fauna silvestre proveniente de procedimientos de aplicación de leyes de protección de fauna, entregados voluntariamente y/o rescatados”.

En dicho centro también se destinara un espacio para que se genere “la reproducción de especies autóctonas de la región cuyas poblaciones se encuentren en peligro o en disminución a los fines de repoblar si fuese necesario”.

La normativa dispone la creación del “Registro de Flora y Fauna Recuperados de la Ciudad” en el cual “todo animal que ingrese o se encuentre en el antiguo Jardín Zoológico, deberá ser incluido en dicho registro” en el que se registraran todos sus datos, estado sanitario, etc.

Así mismo se estimula la conformación del “Instituto de Capacitación e Investigación Vinculadas a la Biodiversidad de Flora y Fauna de la Ciudad”, el cual tendrá la función de “investigar sobre la conservación de las especies en peligro de extinción sean estas de flora o fauna”, además de prohibir “la experimentación que no sea con fines reproductivos y conservación de la especie”.

 

 

 

  • Lig Javi

    Lamentable lo que ha sucedido. Le han cambiado el nombre al Zoo, le cortaron el pasto, echaron 80 empleados, llevaron 46 animales a otros zoos del interior. Y encima este proyecto Ecofraude admite un montón de aberraciones más. Cambiemos para que nada cambie.

  • Andrei M. Coypus

    Por favor revean esta nota: describe un proyecto, pero está hablando de otro por lo que hay muchos errores! Están leyendo el proyecto de Rossi y lo que se votó fue el proyecto del PRO, son muy diferentes.

  • Carolina Ragazzon

    170 animales sacados y que MURIERON!!!
    Animales que SIGUEN en el lugar.
    502MILLONES DE PESOS!!!!
    NEGOCIADOS.
    TODO MENTIRA, TODO NEGOCIADO!!!!

Compartir
?