Revista Qué

22 Sep 2014 | En Villa Lugano

Tierras públicas, negocio privado

Desde que se creó el Golf Club José Jurado viene recibiendo concesiones más que favorables por parte del Gobierno de la ciudad. Un proyecto del PRO propone renovarle el contrato por 20 años más. Como contraprestación la asociación deberá invertir solo 15 millones de pesos en detrimento de las arcas de la ciudad. La lucha […]

Desde que se creó el Golf Club José Jurado viene recibiendo concesiones más que favorables por parte del Gobierno de la ciudad. Un proyecto del PRO propone renovarle el contrato por 20 años más. Como contraprestación la asociación deberá invertir solo 15 millones de pesos en detrimento de las arcas de la ciudad.

golf luganoo

La lucha por la tierra siempre fue un tema recurrente a lo largo de la historia de la humanidad pero en la actual gestión del Gobierno de la ciudad, parece no tener precio o bien un valor “dibujado” en favor de las empresas privadas, que por cánones irrisorios hacen una explotación libre de espacios públicos que deberían ser usados en beneficio de la comunidad en general. Tal es el caso de la Asociación Civil sin fines de lucro Golf Club José Jurado que actualmente dispone de un predio de 45 Hectáreas para su usufructo particular en el interior de lo que se conoce como Parque de Las Victorias.

El Club Golf José Jurado es el lugar que ha sido privilegiado con tierras públicas por el gobierno de la ciudad desde tiempos históricos. Se emplaza sobre 45 hectáreas que pertenecen a la urbanización UP, el Parque de las Victorias situado en Villa Lugano. Según lo estipulado inicialmente el predio debe ser destinado por la entidad beneficiaria a la práctica de Golf y actividades, sociales, culturales, en relación a su condición de asociación sin fines de lucro, pero en la práctica actualmente funcionan: un Bar, un Restaurante y un Pro Shop donde se comercializan artículos de las primeras marcas.

Las desprolijidades en cuanto a las tierras no se relacionan solamente con la instalación en terrenos públicos de una empresa privada por cánones irrisorios, sino que La Zonificación correspondiente al Parque de las Victorias es Urbanización Parque (UP) afirman desde Bien Común, por lo que “no puede en él realizarse actividad comercial y sin embargo sobre el terreno hay un restaurante, un local de venta de palos de Golf y un bar”.

Siguiendo los lineamientos generales que viene llevando adelante la gestión actual, a finales del año pasado el legislador Cristian Ritondo del Pro presentó un Proyecto de Ley mediante el cual se otorgaba el permiso de uso y explotación con carácter oneroso e intransferible por el término de veinte años del predio que actualmente ocupa en el denominado Parque Las Victorias. La votación del proyecto expediente N° 2359-D-2013 fue aprobado en primera lectura pero aún no recibió nuevo tratamiento en el recinto.

En contacto con Revista QUÉ el legislador Alejandro Bodart expresaba que “la única razón que detuvo la aprobación de la concesión este año fue no rozar la alevosía” refiriéndose explícitamente a que dos días antes de que se desencadenaran los desalojos del Barrio Papa Francisco, el proyecto ya tenía orden de prioridad para su tratamiento y contaba con la mayoría necesaria para su aprobación en el recinto, lo que hubiese asegurado al Golf de Lugano seguir con el usufructo de las tierras por dos décadas más.Sin contar con que el permiso de concesión caducó en 2011, y aún el Golf de Lugano sigue funcionando.

Entre otras cuestiones el Proyecto de Ritondo propone renovar la concesión del predio por 20 años más a cambio de tener una inversión del orden de los 5 millones de pesos para los primeros 5 años y de 10 millones los años restantes; tomar a su cargo todos los gastos de impuestos e invertir en el mejoramiento del predio; otorgar becas mensuales a niños de escuelas del Gobierno de la ciudad; proporcionar descuentos del orden del 50 % en matriculas y aranceles del club, y explicita que la entidad no puede alquilar ni ceder el uso a terceros, ya sea total o parcialmente.

Actualmente la cuota mensual que dicha Asociación Civil cobra a sus asociados supera los $ 1500 por mes, teniendo unos 300 socios activos a la fecha. A la vez obtiene ingresos por uso del espacio y de la cancha de “no asociados” que abonan un arancel de $180.Por último la Asociación a través de su página Web detalla que es necesaria la recomendación de 3 socios actuales para ser incluido como tal, caso contrario se deberá abonar $12000 de cuota de ingreso.

Lo que está en juego aquí conjuntamente con las tierras de la ciudad, es una metodología general de implementar políticas Públicas que consiste, como sucede en este caso, en ceder tierras públicas en manos privadas, por cánones irrisorios y durante tiempos prolongados. Y por último devela que lejos de ser un bien para toda la comunidad, termina siendo un negocio privado, un beneficio para pocos en detrimento de todos los habitantes de la Ciudad.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?