Revista Qué

8 Nov 2012 | SOLARES DE SANTA MARIA

Un dinero sin destino

El diputado porteño del Partido Socialista Auténtico, Adrián Camps, dialogó con Revista Qué acerca de los 15 millones de dólares que la empresa IRSA pagaría por la aprobación de un proyecto de ley para edificar en La Boca.

La empresa pagaría para que se apruebe la ley

IRSA pagaría para que se apruebe la ley.

Según denuncia el legislador, “el nuevo texto del proyecto para autorizar a IRSA a construir el barrio de lujo ‘Solares de Santa María’ en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva Boca Juniors, incluye el pago por parte del grupo empresario de 15 millones de dólares al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

Esto es “insólito” para Camps, dado que se trata de un bien de propiedad privada. El diputado además explicó que “frecuentemente, cuando se trata de bienes que el Estado concesiona suele establecerse algún canon de pago o contraprestaciones. Por ejemplo en el caso de Club de Amigos la ley establece que tienen que darles colonias de vacaciones a chicos de la villa o prestar el campo de deportes para a escuelas”, pero esto no aplica para el caso de Solares de Santa María, ya que no es un espacio público.

El terreno –que pertenecía al club- fue vendido a una empresa llamada Santa María del Buen Ayre, que después se lo vendió a IRSA, “posiblemente haya sido una empresa satélite”, reflexionó el diputado.

Pero lo que más le llama la atención al diputado es que “no se diga en concepto de qué la empresa tiene que pagar ese dinero”.

En ese sentido, Camps detalló que no es una licitación de un bien de propiedad pública, si fuera así se pone en el pliego que tendría que pagar tanto dinero en concepto del uso de esos bienes, “pero este es un bien de propiedad privada y lo extraño es que esto no figura en el acuerdo, tendría que estar en el convenio y no en la ley y decir cuál es el motivo de ese monto, de dónde surge y adonde va destinado”.

“La ley lo único que hace es ratificar el convenio que firmaron Mauricio Macri y Eduardo Elsztain, presidente de la empresa. Allí está toda la descripción de cómo es la nueva zonificación con la marina, los lagos interiores, las zonas que van a ser parque, dónde van a poner torres”, detalló el dirigente y agregó que “lo absurdo es que después aparece como anexo del convenio el proyecto de ley, algo que no puede suceder”.

Según el legislador, “la ley tiene muy pocos artículos que lo único que hace es aprobar el convenio entre Macri e IRSA y al mismo tiempo aceptar la donación para el uso de los espacios públicos y algunas cosas más”.

Pero, advirtió Camps, “en el artículo 8 dice La empresa Solares de Santa María S. A. abonará al Gobierno de la Ciudad la suma única y total de pesos equivalente a DOLARES ESTADOUNIDENSES QUINCE MILLONES (U$S 15.000.000) al tipo de cambio vendedor correspondiente a la cotización del Banco Ciudad de Buenos Aires del día anterior a la fecha de pago. El pago se haría en tres cuotas y la primera de ellas, por 5 millones de dólares, se efectivizaría dentro de los 10 días posteriores a la publicación de la ley en el boletín oficial”.

La preocupación del diputado pasa además por el hecho de que “una ley le exige a una empresa privada un pago, entonces mañana cada vez que la Legislatura apruebe algo va a pedir que le paguen”.

“Después viene todo el convenio, como anexo vuelve a figurar el proyecto de ley. Entonces figura dos veces, al principio de la documentación y al final. La diferencia está en que el proyecto está firmado por los jefes de gobierno y de Gabinete y por el ministro Chaín y después cuando en el convenio sólo está firmado por Macri y por IRSA” aseveró el legislador y sentenció que esto “es un disparate porque termina legislando una empresa”.

Con respecto a la votación, que se llevará a cabo en la sesión del 22 de noviembre Camps estima que se va a aprobar “como parte del acuerdo entre el macrismo y el kirchnerismo, si es que les da la cara para aprobar esto, pero forma parte del trato”.

Sobre su postura, admitió que “si se da la posibilidad del debate me voy a quedar en el recinto”. Cabe destacar que en la sesión anterior, en la que se aprobó un paquete de leyes producto de un acuerdo entre el Pro y el Frente para la Victoria, los diputados opositores abandonaron sus bancas.

Además aclaró que está “en contra del proyecto porque se está convirtiendo toda la costa del Río de la Plata en barrios de lujo con torres que alteran el entorno y que van totalmente en contra de lo que establece el plan urbano ambiental de la ciudad”.

“Acá se está privilegiando los intereses inmobiliarios que al final son los que están planificando el modelo de ciudad. Me parece que el debate tiene que ser al revés. La ciudad tiene que debatir cómo quiere ordenar su territorio, dónde quiere construir cada cosa y en función de eso son las empresas privadas las que se tiene que adaptar”, finalizó.

Compartir
?