Revista Qué

7 Nov 2017 | Por la reducción del presupuesto para viviendas

Reclamo de vecinos de las villas

Vecinos de distintas villas de la Ciudad expresaron, frente a la Legislatura, su preocupación por “la reducción del presupuesto de vivienda para el 2018”. El reclamo, que incluyó la instalación de una carpa frente al Parlamento porteño, se dio en la marco de la presentación de de la partida presupuestaria asignada para la Jefatura de […]

Vecinos de distintas villas de la Ciudad expresaron, frente a la Legislatura, su preocupación por “la reducción del presupuesto de vivienda para el 2018”. El reclamo, que incluyó la instalación de una carpa frente al Parlamento porteño, se dio en la marco de la presentación de de la partida presupuestaria asignada para la Jefatura de Gabinete para el 2018.

Los manifestantes denunciaron que el presupuesto para vivienda de la Ciudad para el 2018 que presentó el Gobierno porteño tiene una reducción -con respecto al ejercicio 2017- del 31% en términos reales y 15% en términos nominales, pasando de ser de $10.893.400.000 a $9.233.300.000. De manera tal que el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) también reduce su partida, pasando de 7 mil millones a 6 mil millones. Además, si se tiene en cuenta que el presupuesto 2017 ejecutado para Complejos Urbanos en el primer semestre fue sólo del 5%, la preocupación entre los vecinos es aun mayor.

De la manifestación participaron vecinos de Villa 20, La Carbonilla, Barrio Mitre, Villa 31, Bajo Flores y Saldías, y representantes de organizaciones como el Frente Popular Venceremos – CTEP, La Boca Resiste y Propone.

La legisladora Andrea Conde (FpV-Nuevo Encuentro) advirtió que “el Gobierno porteño necesita ajustar y para variar, le hace pagar el ajuste en el presupuesto a los que menos tienen”. La diputada opositora sostuvo que “es inadmisible que se reduzca tan fuertemente el presupuesto para vivienda en barrios y villas de la Ciudad cuando se aumenta otras áreas absolutamente innecesarias, como el gasto destinado a publicidad oficial”.

Germán Sartori, referente del Frente Popular Venceremos -una de las organizaciones que participaron del reclamo- , manifestó que “con la reunión y con el presupuesto para el 2018 seguimos confirmando que la política de reurbanización de villas no tiene como objetivo mejorar de manera real la vida de nuestros barrios sino garantizar la pacificación para seguir construyendo una ciudad que nos excluye” y destacó que los preocupa “que en estos tiempos en que las mayorías populares de nuestro país están siendo golpeadas por las políticas económicas, la mayoría de las villas de la Ciudad no tenga presupuesto del IVC asignado”.

Miembros de la organización ‘La Boca Resiste y Propone’ expresaron que “en la actualidad hay 98 causas de desalojo que venimos acompañando y en los últimos 3 meses hubo 4 incendios, uno tiene 30 familias acampando en la calle y otro 6 familias acampando en el patio de lo que fueron sus hogares; en los desalojos están involucrados más de 230 menores” y se preguntó “¿Cómo es posible votar la mitad de presupuesto, si desde el año 2007 a la fecha no se ha revertido la emergencia ambiental y mucho menos urbanística?”.

El delegado del barrio La Carbonilla, Matías Esquivel, le exigió al Ejecutivo porteño “que se ocupe de nuestro barrio, queremos un plan integral de urbanización que nazca de nuestras necesidades y el IVC no destina presupuesto” y aseveró que “una vez más, nos vamos sin respuestas mientras la obra del viaducto del San Martin avanza y nosotros seguimos viviendo en las mismas condiciones”.

El representante de la Villa 20, Delfín Gutiérrez, también coincidió con los reclamos al afirmar que “los vecinos de la villa no queremos una urbanización ficticia, queremos una urbanización real donde los vecinos tengan lo necesario: dónde tengamos agua potable, luz, cloaca y donde pueda entrar la ambulancia para salvar vidas y no sea como hasta ahora una mentira en la que construyen solamente viviendas nuevas para taparnos”.

En tanto, el referente de Barrio Mitre, Cristian Ledesma, explicó que “seguimos exigiendo que se garantice la seguridad de los vecinos y vecinas y que se realicen las obras de infraestructura para que nuestro barrio no sufra más inundaciones”.

Además desde el FpV precisaron que “si se analiza programa por programa del IVC, todos sufren una disminución importante de su presupuesto en términos reales, a excepción de dos programas crediticios. Es el caso por ejemplo del Programa 106, de Rehabilitación de Conjuntos Urbanos. Este programa tiene por objetivo recuperar el patrimonio de los barrios construidos por el IVC y así mejorar las condiciones de habitabilidad de sus habitantes. Para 2018, sufre una baja del 52,5% sobre el presupuesto vigente en términos nominales, y del 68,2% en términos reales”.

Compartir
?