Revista Qué

10 Ene 2017 | Nueva Policía porteña

Vera denuncia ascensos turbios en la fuerza

El legislador porteño, Gustavo Vera (Bien Común), cuestionó a los nuevos ascensos en la Policía de la Ciudad “por ser comisarios ligados a las zonas liberadas que venimos denunciando con los mapas del delito que confeccionamos con los vecinos y el apoyo de distintas iglesias o instituciones barriales”.   Ayer, a través del Boletín Oficial […]

El legislador porteño, Gustavo Vera (Bien Común), cuestionó a los nuevos ascensos en la Policía de la Ciudad “por ser comisarios ligados a las zonas liberadas que venimos denunciando con los mapas del delito que confeccionamos con los vecinos y el apoyo de distintas iglesias o instituciones barriales”.

Vera nueva 1

 

Ayer, a través del Boletín Oficial Nacional, se conoció el ascenso del Comisario Alejandro Carlos Attili a Comisario Inspector. Atilli, a fines de diciembre, fue apartado de la Comisaría N° 38 del barrio de Flores por el crimen del adolescente Brian Aguinaco. El funcionario policial y otros comisarios fueron promovidos en el marco del convenio de traspaso de las 54 comisarías a la Ciudad de Buenos Aires, con la aprobación del jefe de la Policía Federal Nacional, Néstor Roncaglia, y del subsecretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, se ascendieron a comisarios inspectores (esto significa que estarán a cargo de una circunscripción que controla por lo menos seis comisarias) a comisarios muy cuestionados entre ellos a Atilli. Sobre este último, el legislador dijo: “Parece una broma de mal gusto el ascenso de Attili, quien desde la comisaría 38 se sucedieron tres crímenes en un año alrededor de la seccional e hizo la vista gorda liberando la zona con más de diez prostíbulos, de los narcos y transas como de los 50 talleres textiles clandestinos”.

Vera, titular de la Comisión Especial sobre Trata de Personas, denuncia que “fueron ascendidos comisarios cuestionados por zonas liberadas como el titular de la Comisaría N° 38 del barrio de Flores, apartado tras el asesinato de Brian; la comisaría del barrio de Liniers donde explotó un cohete en el cuadro de Martín Ocampo; y  al comisario del barrio de Once como de Floresta cuestionados a través de los Mapas del Delito de los vecinos y la Alameda. Asimismo serán comisarios mayores jefes de circunscripción cuestionados por las zonas liberadas por parte de sus subalternos”.

Asimismo pasó a Comisario inspector, la titular de la más nueva de las comisarías “pero con viejos vicios de corrupción porque la comisaria Roxana Corbo, desde la 54, no bajó el delito en el barrio de Liniers que sigue viviendo las entraderas, robo pirañas en banda, la terminal de ómnibus con miles de traficados para los talleres, lo narco-prostíbulos”, aseguró Vera legislador porteño de Bien Común, el partido de La Alameda.

“El barrio de Once que se encuentra hace años cruzado por una poderosa red mafiosa tuvo de comisario a Valdivia (Héctor Gerardo) ahora ascendido pese a que en octubre de 2013 ya dejábamos en evidencia con los vecinos y la iglesia las galerías con venta de celulares robados, los aguantaderos con narcos, más de diez prostíbulos y decenas de talleres textiles clandestinos”, recordó Gustavo Vera que encabezó reuniones en la Iglesia Nuestra Señora de Balvanera (más conocido por celebrarse San Expedito) o en el entonces Teatro IFT.

Otro de los comisarios conocidos por La Alameda y el legislador es el comisario José Ricardo Celeste. Gustavo Vera recuerda “que a fines de diciembre de 2013, en la Comisaría N° 43 del barrio de Floresta, el Comisario Celeste recibió en mano, tras una marcha que encabezó un sacerdote, una comunera y los vecinos, el mapa del crimen organizado con más de cien talleres textiles clandestinos, y que en el tema narcotráfico reconocía no tener en ese momento ningún expediente en curso cuando es sabido y lo hicieron saber los vecinos en un reclamo a principios de marzo de 2014 que denunciaron con un nuevo mapa las zonas liberadas alrededor de los colegios para la venta de drogas y los robos de los motochorros”.

Por el ascenso a Comisario Mayor, o sea el equipo más cercano al jefe de policía porteño José Pedro Potocar, es cuestionado Orlando María Gavilán (hasta hora jefe de la circunscripción VIII, o sea responsable regional de las comisarías 15ª, 17ª, 19ª, 21ª, 23ª y 53ª) a “Gavilán lo conocemos bien porque estaba el 2 de diciembre en el 2015 frente a la Comisaría 44 cuando más de 500 vecinos marcharon con bronca por las zonas liberadas que demostramos con el Mapa del Delito que confeccionamos en las Iglesias Perpetuo Socorro y Nuestra Señora de La Salud. Gavilán luego vino a una reunión en la iglesia donde también participó la comisaria Corbo, las respuestas efectivas fueron muy bajas y las promesas quedaron en vano ya que no pudieron resolver crímenes aún impunes (por ejemplo caso Fernando Sorroche), no desterraron ningún aguantadero de motochorros y transas”, afirmó Vera.

“El otro comisario mayor recién ascendido por decreto con la firma del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es José Jesús Ascona, quien fue comisario en la seccional 1° en el microcentro porteño dominada por los prostíbulos de tipo privado, y que en esa época tenía a Potocar de colega en la Comisaría 3. Ascona viene de ser el titular de la Dirección General de Conducción Operativa” prosiguió el titular de la Alameda.

Gustavo Vera aporta propuestas para terminar con las zonas liberadas. “Tenemos que ir a auditorias externas por comisaría, que la nueva policía la encabece un civil, que se pidan declaración jurada del personal de brigada para arriba, subcomisarios, comisarios y demás, y se debe ir por más democracia y transparencia que es otorga la sindicalización para que los policías que no pasan la gorra se separen de los corruptos”, cerró el legislador.

Compartir
?