Revista Qué

22 Nov 2012 | FONDOS BUITRES

Griesa reafirmó el fallo

El juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, rechazó la posición de Argentina contra los fondos buitre, y emitió un fallo donde ordena que se pague el 15 de diciembre próximo la totalidad del valor de los papeles en manos de estos tenedores, más intereses. En un duro fallo emitido anoche, en el cual hasta […]

El juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, rechazó la posición de Argentina contra los fondos buitre, y emitió un fallo donde ordena que se pague el 15 de diciembre próximo la totalidad del valor de los papeles en manos de estos tenedores, más intereses.

En un duro fallo emitido anoche, en el cual hasta se advierte al país que cese “las amenazas enfermizas desafiantes de las sentencias”, el juez desestimó lo expresado por los bonistas que ingresaron al canje.

Sobre la injusticia planteada por estos tenedores, que se generaría si se le pagara a los fondos buitres más que a ellos que aceptaron el canje, el magistrado señaló que estos bonistas “hicieron su elección de no seguir el mismo camino que los demandantes siguieron”.

También rechazó los argumentos del Banco de Nueva York, donde se deposita el dinero que cobran los tenedores que entraron al canje, que le dijo al juez que la única responsabilidad de la entidad financiera es procesar los pagos a los bonistas de la deuda reestructurada, no a los acreedores ajenos al canje.

Al respecto, Griesa sostuvo que “el Banco de Nueva York equivocó el punto ya que sus obligaciones contractuales no implican que no deba cumplir con sentencias judiciales que se dicten sobre el procedimiento de pago”.

“No hay injusticia en este resultado”, se jactó Griesa en su fallo, en el cual recordó que “en diciembre de 2012, hay un pago de intereses a los tenedores de bonos reestructurados por aproximadamente 3.140 millones de dólares”, y estimó que “presumiblemente, Argentina tiene pensado pagar el 100 por ciento de lo que debe”.

Pero subrayó que “hay actualmente deudas que se le debe a los demandantes”, en alusión a los fondos buitres.
Afirmó que “no hay duda acerca de lo que se debe actualmente a la parte demandante”.

Al respecto, puntualizó que “la cantidad que se debe actualmente es la suma principal impaga, cuya fecha de vencimiento se ha acelerado, y los intereses devengados”.

“Debo enfatizar que esto es lo que se debe actualmente, no deuda sobre un período de tiempo futuro. Para poder cumplir con la orden judicial, Argentina tiene que pagarle a los demandantes el 100 por ciento de esos 1.330 millones (de dólares) al mismo tiempo o antes de que les pague a los tenedores de bonos reestructurados”, afirmó el juez.

Aseguró que “Argentina debe esto y lo debe ahora”, y agregó que “debería enfatizarse que estas son deudas actualmente contraídas, no deudas espaciadas sobre períodos de tiempo futuro”.

Consideró que ”esto es difícilmente una injusticia”, porque destacó que “los tenedores de bonos reestructurados hicieron su elección de no seguir el mismo camino que los demandantes siguieron”.

Así estimó que “al aceptar las ofertas de canje de treinta centavos de dólar, los tenedores de bonos que participaron en el cambio negociaron por la certeza y para evitar la carga y el riesgo de litigar”.

Insistió con que “ellos tuvieron la elección de entrar o no, y que al entrar sabían que otros podían no hacerlo y que algunos estaban litigando y podían obtener sentencias favorables por el total del reclamo”.

Sostuvo que “no es una injusticia tener fallos jurídicos que, por fin, implican que Argentina debe pagar las deudas que debe”, y afirmó que “después de diez años de litigio esto es un resultado justo”.

Además advirtió que “la Republica Argentina tiene permanentemente prohibido realizar acciones que evadan las directivas de esta orden”.

El magistrado también alertó que “han ocurrido circunstancias extraordinarias que claramente requieren acción judicial”, y señaló que “los más altos funcionarios (argentinos) han dicho que no se pagarán los bonos de los demandantes”.

Consideró que “Argentina ha recibido un tratamiento justo durante diez años en los cuales ha prevalecido”.

Pero puso de relieve que “la corte urge a la Argentina a discontinuar las amenazas enfermizas desafiantes de las sentencias”, y advirtió que “dicha postura desafiante no solo sería ilegal sino que representaría el peor tipo de irresponsabilidad en su relación con el poder judicial”.

Concluyó que “es la opinión de la Corte de Distrito que estas amenazas de desafío no pueden pasarse por alto, y que se requiere una acción”.

Télam.
Compartir
?