Revista Qué

11 Feb 2016 | Posicionamiento

Larreta en offside

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dio el puntapié inicial para convertirse en el sucesor de Mauricio Macri en 2023, aunque buscará primero la reeleción en la Ciudad. La clave pasaría por lograr la autonomía plena como disparador de la campaña

Año 1991; lugar: Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. Los alumnos de la maestría de Administración de Empresas comenzaron a presentarse uno por uno ante sus compañeros por los próximos dos años.  En un momento le tocó a un joven argentino que provenía de la Universidad de Buenos Aires y se había desempeñado en ESSO como analista financiero. “Hola, soy Horacio Rodríguez Larreta, y mi sueño es ser presidente de Argentina”.

Quienes están desde hace años junto al Jefe de gobierno porteño sostienen que siempre fue una gran obsesión suya. Y que ahora, ante la actual situación política en la que se encuentra el PRO, con las tres jurisdicciones más importantes bajo su mando, se halla abierta a lo que podría llegar a suceder. Sin embargo, no se trata de una situación desconocida para él.

Aunque, las vueltas de la política pueden traerle sorpresas. Sin decirlo, el Jefe de gobierno puso primera en una carrera que duraría ocho años y en la que el resultado de la gestión presidencial incidiría bastante sobre las chances de los demas competidores. Lo que suceda en los próximos seis meses también sería un parámetro a tomar en cuenta, sobre todo si las medidas macroeconómicas no muestran una reacticación.

Corría 2011, la interna entre Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta para ser los sucesores de Mauricio Macri en la Jefatura de gobierno había calado hondo en el PRO. El líder político del espacio decidió desistir de sus intenciones presidenciales por dos motivos. El primero, su baja intención de voto, aunque según recuerdan varios colaboradores “era un riesgo que estaban dispuestos a correr”. El otro, que terminó por inclinar la balanza, fue justamente la disputa partidaria entre la por entonces diputada nacional y el jefe de Gabinete. La reelección de Macri marcó el inicio del proceso de Rodríguez Larreta para reemplazarlo. En cuestión de semanas montó su equipo de comunicación que se abocó a modificar su perfil, hacerlo más cercano al ciudadano.

larreta off side

 

Cumplido ese objetivo, se cambió el horizonte: la meta ahora es ser una opción viable para pelear por la Presidencia en 2023.

Aunque para muchos se trata de una apuesta a largo plazo, en su círculo íntimo saben que uno de los mayores anhelos de Horacio es sentarse en el sillón de Rivadavia. Eso sí, siempre y cuando tenga el consentimiento, llegado el momento, del mismo Macri.

La maquinaria ya se puso, de forma indirecta, en marcha, aún cuando falten ocho años y mucha agua que corra para su molino.

En su entorno sostienen que el proceso consta de dos partes. La primera de ellas, lograr en los cuatro años que tiene por delante el mandato como Jefe de gobierno, la autonomía plena de la Ciudad. Como publicó este medio en varias notas, es la obsesión máxima de Rodríguez Larreta. La Policía Federal, la Justicia ordinaria, el manejo del puerto y, por consiguiente, el tráfico en dicha zona, y todo traspaso de atribuciones es con lo que Rodríguez Larreta buscará darle su marca registrada.

“Horacio siempre tuvo ese objetivo en su mente. Es uno de sus mayores anhelos personales”, contó a Qué uno de sus históricos colaboradores, quien llegó a catalogarlo como “sobrehumano”. No obstante ello, también están los que sostienen que todavía es muy prematuro hablar de lo que pueda suceder dentro de ocho años. “Horacio está abocado de lleno a la Ciudad. Por ahora no se habló nada al respecto. No hubo ninguna reunión tampoco. Es un objetivo suyo. Siempre lo dijo, pero no pasó de ahí”, explicó a Qué otro de sus colaboradores íntimos con los que comparte reuniones periódicas en la Comuna 14 (Palermo).

larretahome_1

 

El segundo paso, de estar dadas las condiciones, sería luego de apostar por una reelección en la Ciudad, comenzar a trabajar una posible candidatura para suceder a Macri. El modus operandi sería el mismo que se utilizó en la campaña porteña. Acercar a Rodríguez Larreta a la sociedad, “humanizarlo” en términos del PRO. “Las principales cualidades de Horacio son las que menos impactan en el electorado. Es un gran administrador y un enorme armador político. Pero su faceta social, la de cercanía, es una de las falencias más grandes”, sostienen desde el PRO. Pero no todo es color de rosa. El camino, para muchos de los operadores partidarios, no estaría tan allanado como sucedió en la Ciudad, en donde la búsqueda del sucesor de Macri se limitó a dos opciones potables. El panorama en la Nación ya tendría más competencia. “Hay muchas figuras que van a crecer por decantación”, sostuvo una calificada fuente de la Casa Rosada.

En primer lugar, quien hoy en día tiene la mayor intención de voto, después de Macri, es la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Durante la campaña se destacó por la empatía que generó en el electorado. Eso la convirtió en una de las figuras con mayor capacidad de crecimiento, aunque se encuentra atada a lo que suceda en la Provincia. “Es la mimada de Mauricio, quien en más de una oportunidad pidió que la cuiden y la protejan”, recordó uno de los principales colaboradores del PRO bonaerense. No obstante ello, son conscientes de la herencia en las cuentas de Buenos Aires, como también en lo que respecta a obras de infraestructura y pago de proveedores. “Es quien tiene más para ganar, como también para perder”, dijo la misma fuente. El siguiente en la consideración es el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña. Aunque siempre evitó el foco de atención y prefirió manejarse detrás de bambalinas, su nuevo cargo lo expuso como uno de los hombres más fuertes del macrismo. Habitual mano derecha y principal asesor en comunicación y campañas electorales, la victoria en las presidenciales lo catapultó como una persona de referencia fuera de la Ciudad. Si bien siempre le dijo a sus íntimos que “vive el presente y no piensa tan a largo plazo”, sus nuevas funciones son una vidriera para crecer. El podio lo completa el ministro del Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, quien en poco tiempo pasó a integrar la mesa chica nacional. Incluso, comenzó a tender puentes en vistas de un posible armado político para ir tanteando el terreno electoral. “La situación no es la misma que en 2012. Ahora hay muchos que quieren crecer”, sostienen.

larreta offside 2

 

Quienes son los que están al tanto

El entorno del Jefe de gobierno que está al tanto de sus aspiraciones es bastante escueto. El ministro de Educación bonaerense, Alejandro Finochiaro, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, su hermano y miembro del directorio del Banco Provincia, Augusto Rodríguez Larreta y el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli, son quienes lo integran. El subsecretario de Fortalecimiento Familiar, Maximiliano Corach, y el subsecretario de Demanda Ciudadana, Facundo Carrillo, también participan.

 

Proyectan gestiones de ocho años

Luego de la victoria en el balotaje presidencial, Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta coincidieron en un punto: ambas gestiones tendrían, de darse todas las condiciones, ocho años de duración.

La experiencia en la Ciudad fue clave para definir ese punto. Al asumir en 2007, Macri planteó una serie de cambios a los que tildó de “urgentes”. Muchos de ellos fueron subsanados pasada su primera gestión. “Los primeros cuatro años se atendió lo urgente y se proyectaron varias obras a largo plazo, cuyos beneficios se vieron en la segunda etapa”, explicaron.

 

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 70 DE QUÉ

 

Compartir
?