Revista Qué

2 Mar 2016 | Estrategia

Larreta pide silencio

El jefe de Gobierno porteño se disgustó con las apariciones mediáticas de varios de sus ministros. A cuatro los mandó a callar, y a uno de ellos le ordenó que baje, y mucho, el perfil. Por ahora, procura ser la única voz de la Ciudad. Así será por, al menos, 60 días más.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no quiere que ninguno de sus ministros vuelva a cometer un error de comunicación por declaraciones a la prensa. Lo que en un principio iba a ser un plan de contingencia de 60 días, hasta que varios de los nuevos se adaptaran al ritmo de funcionarios, se duplicó como consecuencia de una serie de escándalos en los medios, en especial el que protagonizó el titular de Cultura, Darío Lopérfido, y que, para muchos en el PRO, lo dejó en la cuerda floja.

larreta enojado

Su par de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, es otro que se encuentra en capilla. En el Ejecutivo porteño intentaron, por ahora sin éxito, lograr que baje su perfil en los medios. “Si bien sabíamos cómo era cuando le ofrecimos formar parte del gobierno, todavía no logra sacarse el chip de ‘emprendedor’ que tiene”, precisó una calificada fuente ministerial.

Ellos no fueron los únicos. Las titulares de las carteras de Salud, Ana Bou Pérez, y Educación, Soledad Acuña, también recibieron un “reto” por parte del jefe de Gobierno, según pudo reconstruir Qué de varias fuentes ministeriales.

Todo comenzó hace tres semanas, durante la reunión de gabinete en Uspallata, en donde, luego de conocer el estado de varios de los proyectos, Rodríguez Larreta cambió de tema. Sin enojarse planteó que más que nunca, todos los ministros iban a tener que notificarlo de los movimientos que hagan con la prensa.

El anuncio fue dirigido principalmente a los titulares de área con menor experiencia en el faro de los medios. Hoy en día coexisten dos grupos: uno, con los ministros que vienen con un bagaje en gestión y, por ende, necesitan cuidarse menos; y el otro, con los “recién llegados”, a quienes les “depuran” su agenda.

Dentro del primer grupo se encuentran, por ejemplo, los ministros de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo; Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli; Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia; y Hacienda, Martín Mura.

En el segundo están las mencionadas Bou Pérez, Acuña, Freire, el secretario general de Gobierno -Fernando Straface- y el jefe de Gabinete -Felipe Miguel-. Este último, además -como cultor del bajo perfil-, evita, según explicaron sus allegados, toda exposición, lo que le generó cortocircuitos en algunos ámbitos de la CABA.

“Horacio siempre fue el vocero de la Ciudad, eso no va a cambiar ahora; lo que sí, eventualmente, tendrá que abrir la cancha, porque todos tienen ambiciones personales”, sostuvo un ministro porteño.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 73 DE QUÉ

Compartir
?