Revista Qué

3 Mar 2016 | Sentencia

La Corte avaló el uso de pistolas Taser

El máximo tribunal rechazó un recurso presentado por un vecino de la Ciudad que consideró el arma “de tortura”. Vía libre para la utilización en manos de la Policía Metropolitana.

La Corte Suprema de Justicia avaló el fallo que le permite a la Policía Metropolitana usar las pistolas Taser, que producen descargas eléctricas, al considerar “inadmisible” el recurso de amparo presentado por un vecino de la Ciudad que sostenía que el uso de dichas armas era de extrema peligrosidad al punto de constituir una tortura.

Taser stun gun

Para tal decisión, los magistrados citaron el artículo 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación que expresa que la Corte podrá rechazar un recurso “por falta de agravio federal suficiente o cuando las cuestiones planteadas resultaren insustanciales o carentes de trascendencia”.

El Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ya había rechazado la demanda al subrayar que no se había demostrado la existencia de un daño concreto para impugnar la adquisición de esas armas, puesto que aún restaba esperar la definición de un protocolo de actuación para el uso de esa clase de dispositivos.

Asimismo, enfatizó que era insostenible la afirmación de que fueran a ser usadas mediante un obrar inconstitucional por la policía local, porque demostraba lo hipotético del planteo, en la medida en que el demandante jamás había sido objeto de práctica alguna de parte.

Ante esta situación el Observatorio de Derechos Humanos (ODH) repudió el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) que “eligió desentenderse en la causa Taser, avalando que la Policía Metropolitana pueda torturar a las personas que transiten por la ciudad de Buenos Aires utilizando las neopicanas”.

“La Corte, con una celeridad asombrosa, prefirió no analizar el Recurso de Queja presentado por el ODH junto a la Defensoría General, declarándolo inadmisible en su primera intervención. Esta actitud procesal, ante la gravedad institucional que significa la posibilidad de que el Estado autorice la tortura, redunda en un fallo político lamentable al permitir la legalidad de un daño a la integridad física de las personas”.

“Sorprende que la Corte haya dado a conocer el fallo a su agencia de noticias antes que a las partes. También resulta absolutamente desafortunado que esa agencia (CIJ) haya editorializado la noticia sobre el fallo, indicando que la Corte evaluó que nuestro planteo resultó ‘prematuro’, cuando ese análisis no surge de ningún párrafo de la sentencia”.

El fallo de la Corte sobre las Taser

Compartir
?